Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La gasolina sitúa la inflación en su nivel más alto desde 2008

El IPC marca un nuevo máximo del 3,6% empujado por el encarecimiento de los alimentos y los carburantes

La gasolina sitúa la inflación en su nivel más alto desde 2008
EL PAÍS

La subida del precio de los carburantes por la crisis en el norte de África -el litro de gasolina ronda ya los 1,3 euros- y de los alimentos ha empujado a la inflación a un nuevo máximo del 3,6% en febrero. El Indice de Precios de Consumo (IPC) subió tres décimas más respecto al mes anterior debido, principalmente, a la subida de los precios de los carburantes y lubricantes y de los alimentos y bebidas no alcohólicas, según el indicador adelantado sobre la evolución de precios en España publicado este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Con este repunte, la tasa anual del IPC alcanza su valor más elevado desde octubre de 2008, mes en el que también se encaramó al 3,6%.

Por su parte, el Indice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) alcanzó el pasado mes de febrero el 3,4%, cuatro décimas más que en enero. De confirmarse este dato el próximo 11 de marzo, se trataría también de su tasa anual más elevada desde octubre de 2008 (3,6%).

Uno de los factores en la subida del carburantes es el estallido de las revueltas en el norte de África. Libia es un país más relevante que Túnez o Egipto en la extracción de crudo (con una cuota del 2,3% de la producción mundial) y la incertidumbre generada por la violenta respuesta del régimen de Gadafi han dado combustible a las apuestas alcistas en el mercado de futuros: El precio del barril de petróleo Brent, el de referencia en Europa, se sitúa en 113,85 dólares en el inicio de la sesión de hoy de la bolsa, 1,71 dólares más que en su último cierre. El precio del barril se situó en 104,13 dólares en febrero, frente a los 74,79 dólares que costaba en el mismo mes del año pasado. En enero de este año, el precio del barril era de 96,91 dólares.

De momento las estadísticas de la Comisión Europea no recogen el efecto de la escalada del crudo tras estallido de la revolución en Libia. Sin embargo, el Gobierno español decidió adelantarse al encarecimiento de los carburantes con la reducción de la velocidad máxima en autovías y autopistas -de 120 a 110 kilómetros por hora-, como medida coyuntural, que conseguirá un ahorro del 15% en el consumo de gasolina y del 11% en el de diésel.