Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Contabilidad nacional

Los salarios caen pese a que la productividad avanza un 2% en el cierre de 2010

El dato pone en entredicho la receta de Merkel de desligar los sueldos de la inflación

Los salarios caen pese a que la productividad avanza un 2% en el cierre de 2010

La contracción de la economía española ha provocado un duro ajuste laboral que ahora también es salarial. La remuneración por asalariado registró una leve caída en el tercer trimestre del año que se agudizó en el último, con un descenso del 0,4% respecto al mismo periodo del año anterior, según los datos del PIB divulgados por el Instituto Nacional de Estadística. Esa moderación salarial convive con un importante aumento de la productividad (el 2%) en el mismo periodo, lo que evidencia que España está lejos del modelo retributivo que propugna Alemania. No obstante, en la caída retributiva ha influido mucho la rebaja salarial aplicada a los funcionarios desde junio del año pasado.

Si la negociación salarial en España incorporara las recetas de Angela Merkel, el resultado sería, en estos momentos, mucho más favorable al trabajador. La canciller alemana se propone exportar a toda Europa un modelo en el que los salarios crezcan según la productividad, en lugar de la inflación, como ocurre en España. La medida ha generado el rechazo sindical y también del Gobierno, aunque algo más tibio.

Pero la moderación salarial que persigue Alemania con ese cambio de políticas tendría ahora mismo el efecto opuesto: los sueldos que quedan en el mercado laboral tras el brusco ajuste de los dos últimos años deberían estar creciendo un 2%, en lugar de descender un 0,4%, para reflejar los incrementos de productividad. En cualquier caso, si el modelo se implantase correctamente, las subidas estarían diferenciadas por sectores y empresas, en función de la productividad que aportara cada uno.

Los datos ponen de manifiesto que a las empresas les resulta ahora más rentable aplicar el patrón salarial vigente, ligado principalmente a la inflación aunque también con un componente de productividad, que ir a un modelo puro de incorporación del valor añadido. De ahí los titubeos de la patronal CEOE a la hora de valorar la propuesta de Merkel para mejorar la competitividad de las economías europeas. Desde los sindicatos, UGT ha reaccionado hoy a estos datos denunciando que "si los salarios siguen cayendo se frenará el consumo y se retrasará, aún más, la recuperación de la economía".

Más allá de los datos de retribuciones, la información publicada esta mañana por el INE constata que la economía española aun se contrajo un 0,1% interanual en 2010. El dato, que confirma los avances del propio INE y también del Banco de España, mejora el pronóstico inicial del Gobierno (0,3%), aunque sitúa a España en el grupo de cinco países europeos que siguen registrando caídas de PIB en 2010.

La variación del último trimestre del año respecto al anterior ratifica un modesto avance de dos décimas en la economía tras la parálisis registrada en el periodo veraniego. La pujanza de las exportaciones, que crecieron un 10,5% interanual en el último tramo de 2010, incrementó la aportación del sector exterior a la economía. Al mismo tiempo, la demanda nacional (consumo e inversión) restó menos que el trimestre anterior (un 0,6%), lo que contribuyó a suavizar las cifras de caída del PIB.