Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Gobierno rechaza suavizar las condiciones de las hipotecas

Salgado responde a la decisión de un juez de dar por finiquitado un préstamo tras la devolución de la vivienda con la advertencia de que cambiar la normativa sería malo para el sector

El Gobierno, según ha afirmado hoy la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ni se plantea modificar las condiciones de las hipotecas. Y tampoco prevé hacerlo en un futuro. "Nuestras hipotecas están fundadas en unas condiciones. Los cambios bruscos de un día para otro serían perjudiciales para nuestro sector financiero y para futuras hipotecas y eso es algo que debemos tener en cuenta", ha afirmado la también ministra de Economía en relación a la sentencia de la Audiencia de Navarra que permitió canjear un crédito concedido para comprar una casa con la devolución de la vivienda.

La sentencia del tribunal, que ratificó la decisión en primera instancia de un juzgado de Navarra, ha sido la primera en España en la que el juez da la razón a un cliente que llevó ante la Justicia a su banco porque, una vez que le fue embargada la vivienda por falta de pago y la entidad se hizo con ella en subasta, se le seguía exigiendo el pago de parte de la hipoteca. Esta decisión, que suscitó cierto debate en la opinión pública en torno a una práctica totalmente legal, no genera jurisprudencia ya que el único tribunal capacitado para ello es el Supremo.

En cualquier caso, la postura del Gobierno sobre el actual marco normativo está clara y no se va a tocar. Para la ministra, que ha preferido no opinar sobre el fallo judicial al ser preguntada por ello en una entrevista en Telecinco, un cambio en la legislación, sobre todo si las modificaciones son "bruscas", traería consecuencias negativas para los bancos y cajas españoles. Máxime en un momento en el que el sector español ya acumula demasiada atención sobre su situación contable como para añadir más incertidumbre en cuanto a su futuro.

En España, el ordenamiento jurídico impide limitar la responsabilidad hipotecaria a la garantía del crédito -es decir, al inmueble en cuestión- a no ser que sea a través de un acuerdo previo a la firma del préstamo entre las dos partes. Según el sector, el valor de la vivienda no cubre el importe total del crédito, sobre todo ahora que con la crisis inmobiliaria ha bajado el precio de los pisos. Por este motivo, facilitar el canje de las hipotecas mediante la devolución de la casa crearía un agujero en las cuentas de las entidades, ya que habrían prestado más dinero del que finalmente han recuperado, de ahí los riesgos para el sistema financiero a los que aludía Salgado.

En este sentido, ayer, la agencia de calificación Moody's criticó que aprobar estos cambios alejaría a los inversores en bonos hipotecarios de las entidades españoles ante la posibilidad de un incremento de los impagos y la pérdida de valor de los activos vinculados a la vivienda por la caída del precio de los inmuebles.