Termina sin acuerdo la negociación entre los controladores aéreos y AENA

La solución del conflicto queda en manos del mediador y ex ministro de Trabajo Manuel Pimentel, que tiene como fecha límite el 28 de febrero

AMANDA MARS Madrid 31 ENE 2011 - 07:10 CET

Tras un día de reuniones, no ha habido acuerdo entre AENA y los controladores aéreos (USCA), que han apurado al máximo el plazo para negociar el nuevo convenio colectivo del sector, que finalizaba esta medianoche, que llevan más de un año discutiendo. A dos horas de cumplirse el límite, fuentes del sindicato del gremio, el USCA, daban por hecha la necesidad de recurrir al arbitraje. Ahora es el turno del ex ministro de trabajo con el Partido Popular ManuelPimentel, el mediador elegido por AENA y USCA, que deberá emitir antes del 28 de febrero un laudo sobre las materias en las que no se ha llegado a un pacto.

La jornada laboral es uno de los puntos sensibles, junto con el salario, que alimentó la huelga de los controladores durante el puente de diciembre, que terminó con el estado de alarma y la presencia de militares en las torres de control. Tras más de un año de conversaciones y conflicto, la jornada y reparto de la masa salarial (una media de 200.000 euros) siguen siendo los principales escollos. AENA propone mantener las 1.670 horas de actividad aeronáutica y la posibilidad de establecer cuatro niveles (entre 1.200 y 1.500 horas) según las dependencias, pero, cuando haga falta trabajar más, se paguen las horas como ordinarias. El USCA quiere rebajar la actividad a 1.440 horas, una cifra que, asegura, es superior a la media europea.

Desde ayer los controladores ya señalaban la falta de acuerdo. En una nota de prensa, USCA -que representa al 97% de los casi 2.400 controladores que trabajan en España- recordaba que el capítulo de la remuneración salarial se acordó el pasado mes de agosto, momento en el que AENA aseguró un salario medio de 200.000 euros hasta 2013 con una jornada máxima de 1.670 horas anuales. Aún así, un mes más tarde USCA denunció que no se estaba cumpliendo con los acuerdos ya alcanzados. Para USCA la negociación actual se circunscribía a cuestiones relacionadas con las condiciones de trabajo colectivo, como el número de horas de trabajo, la distribución de los turnos o la formación de nuevos profesionales. Un comunicado en el que también expresaban su voluntad de normalizar la situación y en el que se muestraban confiados en alcanzar un acuerdo en las últimas horas.

El gestor aeroportuario, dependiente del Ministerio de Fomento, y el sindicato de controladores se han reunido a diario los últimos 15 días para desencallar la negociación, un proceso enquistado desde que caducara el convenio colectivo del sector hace cinco años.

El acuerdo debía incluir las nuevas condiciones impuestas en la Ley de Navegación Aérea y tener en cuenta la reducción de salario, las horas extra y nueva organización del trabajo que debe plasmarse en el II Convenio Colectivo de los trabajadores de control del tráfico aéreo de los aeropuertos de la red AENA. Ahora habrá que esperar al 28 de febrero para que Pimentel dicte un laudo arbitral de obligado cumplimiento para ambas partes.

Otras noticias

Manuel Pimentel, en una imagen del pasado diciembre. / CLAUDIO ÁLVAREZ

IMPRESCINDIBLES

Un regreso apresurado

La vuelta de Grecia a los mercados no garantiza su continuidad ni la sostenibilidad de la deuda pública

“Estoy decepcionado con la unión bancaria”

El magnate George Soros asegura que se ha perdido una gran oportunidad

Chile quiere ser potencia alimentaria

El país quiere invertir para impulsar sus vinos, salmones y frutos secos

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana