Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valencia estrena el AVE que bate récords

Zapatero dice que "hoy es un día para fortalecer la confianza y demostrar al mundo que España es un país próspero".- La nueva línea convierte a la red española de alta velocidad en la mayor de Europa

Ha salido de Madrid con ocho minutos de retraso sobre el horario previsto, pero ha llegado a destino en 92, incluso tres antes de los prometidos por la empresa y sin incidentes. El viaje inaugural de la nueva línea del AVE Madrid-Valencia ha sido un éxito, dice Renfe. Se han alcanzado los 300 kilómetros por hora, que es la velocidad comercial de la línea, y no se han hecho paradas.

En la estación de Alta Velocidad Joaquín Sorolla de Valencia, en torno a 600 invitados han recibido al tren. Del convoy han bajado los Reyes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, el ministro de Fomento, José Blanco, los presidentes de Madrid y Comunidad Valenciana, Esperanza Aguirre y Francisco Camps, alcaldes, un buen número de empresarios, y el líder del PP, Mariano Rajoy. En total hay confirmados mil invitados a los actos para celebrar la apertura de la nueva línea. En la foto de familia, tomada en Atocha hora y media antes, faltó la Reina, que nada más bajar al andén entró en el vagón debido al intenso frío que hacía en la capital.

La modernidad de España, la cohesión social y económica, el trabajo en equipo de las distintas Administraciones y Gobiernos y la unión que supone la línea para las comunidades de Madrid y Valencia han estado presentes en los discursos de las autoridades al llegar a la estación valenciana. "He tenido unos días difíciles últimamente", bromeó incluso Zapatero durante su intervención, pero hoy es "un día para fortalecer la confianza", para "demostrar al mundo que España es un país próspero y que atendemos a las demandas de los ciudadanos".

"Me siento orgulloso por la dimensión y calidad de estas obras", dijo por su parte el Rey. "Nos permite en momentos de crisis y dificultades económicas mirar hacia adelante", afirmó, antes de declarar inaugurada la línea.

Con la llegada del pato, como se conoce por la forma del morro de la locomotora, se culmina una inversión de 6.600 millones de euros que constituye el eje central de las futuras conexiones con el sureste peninsular. La puesta en marcha del AVE en el corredor Madrid-Castilla La Mancha-Comunidad Valenciana permitirá viajar desde la capital española hasta Valencia en 95 minutos. Renfe prevé transportar en 2011 más de 4,5 millones de viajeros en este nuevo corredor, de los que más de tres millones serán de la línea Madrid-Valencia. Tras la inauguración esta semana del tramo Madrid- Albacete, esta nueva línea convierte a España en el primer país de Europa por kilómetros de AVE en servicio, con un total de 2.665.

Un viaje de prueba del AVE entre Valencia y Madrid, organizado por Renfe el pasado lunes para periodistas valencianos registró un retraso de 49 minutos, debido, según el organismo, a una avería técnica sufrida por otro tren. El primer tren comercial saldrá mañana de Valencia a las ocho de la mañana, mientras que desde Madrid lo hará a las 8.40.

Los precios marcados por Renfe Operadora para el nuevo trayecto van desde los 79,80 euros en turista en cada trayecto, hasta los 31,90 en la tarifa web, mientras que para el tramo hasta Cuenca, van desde los 38,40 euros hasta los 15,40 euros. En el caso del Madrid-Albacete, las tarifas van desde los 48,90 euros hasta los 19,50. Con la entrada en servicio del tren de alta velocidad se suprimirán la práctica totalidad de Alaris que, unen las dos capitales en tres horas y media a un precio mucho menor, de 47,50 euros el billete sencillo en clase turista. Hasta ahora, se han vendido 90.000 billetes de la nueva línea en venta anticipada.

Cifras de récord

La línea de AVE Madrid-Valencia generará 136.000 empleos entre 2010 y 2016 y evitará la emisión de 842.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, medición equivalente al consumo energético de una ciudad como Alicante durante seis años, según las cifras que maneja el ministro de Fomento, José Blanco.

Según estos mismos datos, durante los próximos seis años, "el mismo período de tiempo que ha durado su construcción", la nueva línea tendrá un impacto económico superior en más de 1.700 millones de euros al derivado de su ejecución. El informe prevé que, en el primer año de la puesta en marcha de la línea, el AVE será utilizado por 3,6 millones de pasajeros, de los cuales 800.000 serán clientes nuevos.

Además, cuatro de cada 10 desplazamientos entre Madrid y Valencia se realizarán en tren de alta velocidad, por lo que se estima que el AVE sustituirá al 55% de los trayectos que actualmente se realizan en avión entre ambas capitales, así como al 25% y al 5% de los desplazamientos que se hacen en coche y en autobús.

Trazado polémico

La línea que hoy se inaugura generó en su día una fuerte polémica, que incluso dividió al PSOE de Castilla-La Mancha, con Cuenca y Albacete enfrentadas por quedar incluidas en el trazado definitivo. Mientras que Cuenca apostaba por el llamado trazado Norte, que atravesaba la ciudad, Patrimonio de la Humanidad, para seguir luego rumbo a Valencia desde Motilla del Palancar, Albacete defendía el recorrido Sur, que mantendría a la ciudad como el eje de todo el tráfico entre Madrid y Valencia, Alicante y Murcia, y reforzaría su condición de capital económica castellanomanchega. Finalmente, se impuso la opción de Cuenca, mientras que Albacete queda unida a Madrid con un ramal, que enlazará la ciudad con Alicante (2012) y Murcia (2014).

Los Reyes inauguraron el trayecto de alta velocidad Madrid-Zaragoza-Lleida hace siete años, en octubre de 2003, y más de 11 años antes apoyaron con su presencia el nacimiento del primer AVE en Sevilla, tras presidir la víspera los actos oficiales de apertura de la Exposición Universal de 1992.