Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Netflix se cuela en el club de las grandes de Wall Street

El servicio de alquiler de películas por correo e Internet sustituye al grupo The New York Times

Netflix sigue con su marcha imparable. El popular servicio de alquiler de películas por Internet acaba de incorporarse en el índice que Wall Street tiene reservado a las 500 mayores compañías estadounidenses, el S&P 500. Y para más inri, la firma de distribución de contenidos digitales lo hace sustituyendo a un medio tradicional: el grupo The New York Times.

La entrada de Netflix en el exclusivo club de los grandes iconos corporativos de EE UU es algo que se viene rumoreando desde hace más de un mes, y se hizo realidad la pasada madrugada. Y lo hace de la mano de F5 Networks, que toma el lugar en el índice de Standard & Poor?s del fabricante de máquinas fotográficas Kodak, otras de la víctimas de la era de Internet.

¿Cambio de guardia en Wall Street? El S&P 500 es el índice que mejor refleja en el parqué el peso del mundo empresarial en la economía. La revisión anunciada confirma el papel cada vez mayor que tienen las firmas tecnológicas en el mix total, en detrimento de la industria tradicional. Es un debate que también tiene lugar respecto a la composición del Dow Jones.

Netflix es vista como la puntilla que acabó de rematar a la cadena de videoclubs Blockbuster, ahora en suspensión de pagos. Su servicio permitía al abonado alquilar películas a través de Internet. Los DVD llegaban por correo. Poco a poco, la compañía fue ampliando el acceso a su catálogo de películas directamente por vía electrónica (streaming).

La popularidad de Netflix, la escasa competencia que tiene su servicio de distribución y el modelo de negocio que sigue no solo puso en jaque a los videoclubs. Las suscripciones a los servicios de televisión por cable están empezando a caer en EE UU por el contenido audiovisual que se distribuye por Internet, a través de portales como el de Hulu o el iTV de Apple.

También puede acabar convirtiéndose en una amenaza para el negocio de los estudios de cine, por la manera en la que millones de personas están cambiando sus hábitos a la hora de ver la televisión y consumir este tipo de contenidos. Basta con un dato más: el valor de mercado de Netflix supera ya el de algunos grandes nombres de Hollywood.

La cotización bursátil de la firma muestra el momento boyante que está viviendo. En el último año, el precio que se paga por sus acciones se multiplicó por cuatro, hasta rozar los 210 dólares. Impulso que coincide con el debut en el mercado de la tableta electrónica de Apple y otros dispositivos móviles que permiten ver las películas en la nube, sin necesidad de descargarlas.

La compañía de Los Gatos (California) fue fundada en 1997, aunque empezó a aceptar suscriptores un año antes de su lanzamiento. Una década después, había distribuido más de 1.000 millones de DVD. El servicio, disponible en EE UU y Canadá, cuenta con más de 16 millones de usuarios. Para acceder al streaming ilimitado, la cuota mensual es de 7,99 dólares.