Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno justifica el Estado de alarma por la "situación insostenible"

La medida, que "moviliza" a los controladores aéreos, tendrá una duración máxima de 15 días.- Rubalcaba califica a los controladores de "colectivo insensato"

El Consejo de Ministros ha decidido en la mañana de hoy, en sesión extraordinaria, la declaración del Estado de alarma, "de acuerdo con la Constitución", tras valorar de "situación insostenible" la que han originado los controladores al paralizar los aeropuertos españoles y a los que el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, calificó de "colectivo insensato". El decreto ha sido publicado en el BOE y ha sido comunicado a los grupos parlamentarios por el ministro de la Presidencia, Ramón Jáuregui. A su vez, el presidente del Gobierno lo ha hecho con el líder de la oposición, Mariano Rajoy, quien ha manifestado a Zapatero: "Espero que salga todo bien".

Pérez Rubalcaba ha aclarado que el Estado de alarma significa que las autoridades militares comunican a todos los controladores que se encuentran movilizados, lo que supone que en caso de no regresar al trabajo estarían incurriendo en un delito de desobediencia tipificado en el Código Penal Militar, lo que implicaría penas de prisión. Ha asistido a la sesión del Consejo de Ministros el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, y el abogado del Estado.

El vicepresidente ha admitido que el Ejecutivo ya previó, en el Consejo de Ministros del viernes, la posibilidad de que los controladores declararan una huelga salvaje, aunque no contaban con que fueran "un colectivo tan insensato que podía llegar a hacer tanto daño a los ciudadanos".

Rubalcaba atribuye este conflicto "al monopolio laboral de este colectivo que chantajea a los ciudadanos desde una posición de control". Ha asegurado, en este sentido, que el Ejecutivo "no cederá al chantaje" de los controladores. Fuentes del Gobierno confiaban que esta medida pudiera lograr que la situación se fuera normalizando, pero tampoco tenían garantías de ello.

"Estamos ante un grupo de trabajadores que se valen de su posición preeminente en el control aéreo, que se saben casi únicos", ha dicho Rubalcaba, que ha recordado que "están defendiendo unos privilegios intolerables que no podemos aceptar. Están sometiendo a chantaje a los ciudadanos".

Los pasos de la intervención militar

1º Ordenar a los controladores que acudan a sus puestos de trabajo. Si no cumplen la orden se enfrentan a graves delitos con penas, incluso penales.

2ª Abrir al tráfico civil la decena de aeropuertos militares que hay en España. En Madrid se habilitarán el de Torrejón y el de Cuatro Vientos.

3ª Desplazar a las torres de control de los aeropuertos civiles a coroneles que asuman el mando.

4ª El jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire seleccionará y decidirá cuáles son los vuelos prioritarios.

Más información