Caos en los aeropuertos

Defensa asume el control del tráfico aéreo en España para frenar el caos

Los controladores comienzan a incorporarse a sus puestos. 15 aviones despegan de Barcelona. -Coroneles toman el mando en las torres de control de los aeropuertos civiles.- Vuelos civiles se desvian a aeropuertos mixtos civiles y militares. -Los problemas causados por las "bajas masivas" de trabajadores dejan en tierra a más de 330.000 personas en el arranque del puente

AMANDA MARS | ÁLVARO ROMERO 3 DIC 2010 - 07:05 CET

Los controladores empiezan a volver a sus puestos de trabajo y el tráfico aéreo ha comenzado a reiniciarse tímidamente en algunos aeropuertos españoles antes de la paralización definitiva que marcan los horarios nocturnos. Trece controladores del aeropuerto de El Prat -la mitad de los que componen el turno- se incorporaron a sus puestos hacia las 22.00 horas. Entre esa hora y la 1.30 de la mañana despegaron y aterrizaron 15 vuelos en El Prat con una media de entre dos y cinco horas de retraso, informa Jesús García. A esa hora se han detenido definitivamente los vuelos, que arrancarán de nuevo hacia las seis de la mañana.

Los controladores también se incorporaron a sus puestos en el centro de Gran Canaria. En cualquier caso, no se reanudarán los vuelos en ninguno de los aeropuertos servidos por ese puesto de control (Tenerife y Gran Canaria) hasta el sábado por la mañana, ya que la mayoría de aerolíneas no tiene aviones ni el personal necesario, ni tampoco operan vuelos nocturnos. Estos centros se dedican a regular los vuelos que ya están en el espacio aéreo español, muchos de los cuales son extranjeros.

AENA ha puesto a disposición de los usuarios un teléfono: 902404704

Algunas compañías han decidido cancelar todos sus vuelos de salida desde España hasta el sábado a las 11.00

El control del tráfico aéreo en España ha sido asumido directamente por el Ministerio de Defensa hacia las 23.00 horas. Los militares se han desplazado hacia los aeropuertos para asegurar los servicios y desbloquear el paro aéreo después del plante de los controladores civiles.

El Gabinete de crisis ha anunciado tres medidas urgentes que comenzaron a ejecutarse inmediatamente. En primer lugar, efectivos militares se trasladaron a los cuatro centros de control que existen en España: Sevilla, Madrid, Barcelona y Canarias, para asegurar su buen funcionamiento. En segundo, Defensa refuerza el personal de los nueve aeropuertos de uso mixto militar y civil: Villanubla (Valladolid), San Javier (Murcia), Salamanca, Talavera la Real (Badajoz), León, Zaragoza, Albacete y Cuatro Vientos y Torrejón (Madrid). A ellos se desviarán vuelos civiles.

Como tercera medida de urgencia, coroneles del Ejército del Aire se trasladaron a las torres de control de los aeropuertos civiles para asumir el mando. A sus órdenes quedan los controladores civiles que han acudido a trabajar. Los coroneles comenzaron con los 10 aeropuertos abiertos el viernes por la noche y a lo largo de la madrugada se irán incorporando al resto, que son 47, para que por la mañana todos puedan estar operativos.

Acusaciones de desobediencia

El vicepresidente Alfredo Pérez Rubalcaba explicó en una comparecencia pública que se le exigirá a los controladores que se incorporen a sus puestos de trabajo. Si desobedecieran la orden o entorpecieran el buen funcionamiento en las torres de control, la Guardia Civil les abriría un atestado y podrían incurrir en un delito por el que les corresponderían hasta penas de prisión menor (entre seis meses y un día y seis años).

Miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil de Barajas acudieron sobre las 23.00 de este viernes al Hotel Auditórium, en el se encontraban reunidos decenas de controladores que no acudieron a su puesto de trabajo para identificarlos e informarles de la decisión del presidente del Gobierno de militarizar el tráfico aéreo, informa Juan Diego Quesada. Mientras, algunos de los viajeros alojados el el mismo hotel increparon a los causantes del caos aéreo.

El Ejecutivo se ha visto obligado a la militarización del control aéreo ante el colapso generado por las "bajas masivas" del 70% de los controladores. Para poder tomar esta medida, que está prevista dentro de un decreto aprobado el mediodía del viernes por el Consejo de Ministros, el Ejecutivo ha publicado la norma de manera extraordinaria en el Boletín Oficial del Estado pasadas las 21.30. Además, el decreto especifica que también se permitirá realizar controles médicos a los controladores "de manera inmediata" para verificar que realmente no están en disposición de realizar sus funciones.

Progresiva incorporación de los controladores

Los exámenes médicos comenzaron a surtir efecto entre los controladores a última hora de la noche. Representantes del sindicato de controladores, USCA, comenzaron a pedir a los controladores que volvieran a sus puestos de trabajo y muchos de los vigilantes del aire se incorporaron en El Prat (Barcelona).

Según informa La Moncloa en su web, se "requiere a los controladores a la incorporación inmediata a sus puestos de trabajo y al cese en una actitud que está provocando fuertes perjuicios a los ciudadanos".

Las medidas se han hecho efectivas después de que el Jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, el teniente general José Jiménez Ruiz, se haya unido al gabinete de crisis de Fomento del que también forman parte el vicepresidente primero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, y la ministra de Defensa, Carme Chacón junto al consejero togado del cuerpo jurídico militar Poyato Ariza. José Jiménez Ruiz ha puesto en marcha el protocolo de emergencia.

Según informa AENA, el "abandono masivo y la falta de personal de controladores aéreos" ha obligado a cerrar, primero, el tráfico de aviones en Madrid-Barajas, Baleares y Canarias, los que concentran la mayor parte de operaciones, y luego se ha extendido al resto. De los 5.032 vuelos previstos para el viernes solo han operado 3.346. Los vuelos cancelados en Madrid-Barajas hasta las 00.00 del sábado han sido 467 de los 1.297 previstos, mientras que en El Prat de Barcelona se han suspendido 259 de los 883 vuelos que iban a operarse hoy, informaron a EFE fuentes de Aena.

Ante el colapso generado, Aena ha recomendado a los pasajeros que no acudan a los aeropuertos, que han activado a su vez sus planes de emergencia y han dejado las zonas de servicios como cafeterías y restaurantes abiertas. También les han pedido que soliciten información a sus compañías o través de su página web. También han puesto a disposición de los afectados un número de teléfono: 902404704.

Al menos 330.000 afectados

Al menos 330.000 personas se han quedado sin poder viajar por el cierre de aeropuertos y hay miles de personas colgadas en los aeropuertos, según ha informado el presidente de AENA, Juan Ignacio Lema. Pero el número total de afectados aumentará con gran probabilidad. Algunas compañías como Iberia, Spanair, Vueling o Ryanair han cancelado sus vuelos hasta las 11.00 del sábado. Cerca de dos millones de usuarios tenían previsto coger un avión en este puente.

Las consecuencias de la situación es que los aviones que están en vuelo aproximándose a estos aeropuertos aterrizarán y el resto que ya están en el aire serán desviados. Por el contrario, ni puede despegar ningún vuelo de los centros cerrados ni ningún otro del extranjero que tenga como destino a la capital española, Baleares, Canarias y el resto de aeropuertos cerrados. La situación también está condicionando las rutas que sobrevuelan el espacio aéreo español, lo que hace que los problemas se extiendan a rutas internacionales. Según informan pasajeros afectados, los aviones que ya estaban de camino a las pistas de despegue han tenido que dar marcha atrás y sus ocupantes están siendo desalojados. Algunos de ellos han permanecido dos horas dentro de los aparatos.

En pie de guerra desde primera hora

Por la mañana, la directora de navegación aérea, Carmen Librero, mandó a los controladores una carta diciéndoles que de las 1.670 horas anuales que tienen que trabajar, todas deben ser de control efectivo. Esto es, que no podían contabilizar dentro de ellas los permisos o bajas, algo que se ha confirmado después en el decreto aprobado por el Consejo de Ministros. Unas horas después de recibir la comunicación, los controladores de Barajas y Baleares han adoptado lo que técnicamente se conoce como regulación rate 0, que solo se puede activar por razones de seguridad en los aeropuertos y equivale a estar "sin operaciones". Esto ha extendido los problemas al resto de la red nacional por su dependencia e interrelación con estos dos centros. Bajo este estado no se permiten despegues de aviones y sólo pueden aterrizar los que estén en aproximación final, ya que el resto debe de ser desviado.

El sindicato de controladores USCA, que ha reconocido que lo sucedido obedece a la aprobación hoy del nuevo modelo de gestión aeroportuaria, venía advirtiendo en las últimas jornadas que, tras un año de conflicto con el Ministerio por sus condiciones de trabajo, los ánimos en el colectivo estaban muy encendidos. También advertían de que cada vez les era más difícil controlar a sus afiliados, a los que hoy ha pedido "calma y serenidad". De hecho, a la misma hora que se confirmaban las bajas daban una rueda de prensa para afirmar que acataban el decreto. Por este motivo, descarta una huelga y asegura que la protesta ha sido "espontánea". Algunos miembros de este sector han mantenido una reunión "paralela" a la del gabinete de crisis con miembros de Fomento.

Lema, que acusa a los controladores de someter a "chantaje a la población española con el fin de mantener unos privilegios que una ley aprobada en el Parlamento modificó", ha denunciado que los controladores "han abandonado masivamente sus puestos de trabajo" apenas dos horas después de iniciarse el turno de tarde, a las 17.00, aludiendo motivos de "incapacidad", en su mayoría con episodios de indisposición y mareos. Para AENA, que califica lo sucedido de "intolerable", se trata de una "comunicación de bajas concertadas y masivas" que se está produciendo en todos las dependencias, pero que ha tenido especial incidencia en Madrid y Baleares. Además, los trabajadores han exigido ser atendidos por médicos militares, lo que haría que el proceso fuese más lento. El presidente del organismo dependiente de Fomento ha explicado que los médicos del CIMA (Centro de Instrucción de Medicina Aeroespacial) se encuentran ahora en los centros de control para realizar reconocimientos para confirmar los motivos de las bajas. El regulador europeo Eurocontrol habla en su página web de "huelga encubierta", tal y como ocurrió el pasado verano.

Posible delito

AENA adviertió a los controladores de que "la decisión de paralizar el tráfico aéreo en el país es de una extrema gravedad" que "además de constituir una falta muy grave que puede ser sancionada con el despido disciplinario", constituye "un delito según el artículo 409 del Código Penal". Este artículo dice: "Las autoridades o funcionarios públicos que meramente tomaren parte en el abandono colectivo o manifiestamente ilegal de un servicio público esencial y con grave perjuicio de este o de la comunidad serán castigados con la pena de muta de ocho a doce meses". En cambio, quien lo hubiese promovido, dirigido u organizado ese abandono pude ser castigado con "multa de ocho a doce mese y suspensión de empleo o cargo público por el tiempo de seis meses a dos años".

El viernes era el primer día de la operación salida, tanto en las carreteras como en los aeropuertos, donde se iban a operar un total de 4.928 vuelos. En total se esperaba trasladar a 694.294 pasajeros. La de ayer era la jornada de mayor concentración de tráfico del puente de la Constitución, ya que el miércoles, día de la operación retorno, se preveía un total de 4.524 vuelos para una oferta de 647.757 plazas. El jueves se preveían 4.217 vuelos, para 588.690 asientos. Mañana sábado, día 4, estaban planificados un total de 4.164 operaciones (634.644 pasajeros), frente a las 3.903 operaciones previstas para el domingo para trasladar a 588.048 viajeros. Ante el caos generado, algunas compañías como Ryanair han decidido cancelar 74 vuelos entre el viernes y el sábado.

Madrid-Barajas tenía previsto recibir 1,27 millones de viajeros durante estos siete días, para los que hay programados un total de 7.950 vuelos, siendo el viernes y el jueves 9 de diciembre, los de mayor tráfico, con 1.282 vuelos y 1.212 operaciones, respectivamente.

Los pasos de la intervención militar

1º Ordenar a los controladores que acudan a sus puestos de trabajo. Si no cumplen la orden se enfrentan a graves delitos con penas, incluso penales.

2ª Abrir al tráfico civil la decena de aeropuertos militares que hay en España. En Madrid se habilitarán el de Torrejón y el de Cuatro Vientos.

3ª Desplazar a las torres de control de los aeropuertos civiles a coroneles que asuman el mando.

4ª El jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire seleccionará y decidirá cuáles son los vuelos prioritarios.

Otras noticias

El presidente del Partido Popular, Mariano Rajoy, se ha quedado atrapado hoy también en el aeropuerto de Lanzarote como consecuencia del cierre del espacio aéreo por las "bajas masivas" de controladores. / AGENCIA ATLAS

FOTOGALERIA: Despegue desde Málaga

El primer avión que despega del aeropuerto de Málaga. / JULIAN ROJAS

IMPRESCINDIBLES

Muere Emilio Botín, el emperador de la banca

El presidente del Santander revolucionó el sistema financiero español

Un hombre de acción

Un perfil de Emilio Botín. La edad no era ningún impedimento para estar en primera línea de fuego el banco

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana