Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno se gastará 2.472 millones para actualizar las pensiones

El dato de inflación de noviembre, que según el adelanto del IPCA refleja un aumento del 2,2%, es el que se utiliza para corregir la desviación de los precios

El Ministerio de Trabajo e Inmigración se gastará 2.472 millones de euros para compensar a los más de ocho millones de pensionistas españoles por la desviación al alza del IPC este año, según ha informado hoy el Ministerio de Trabajo tras publicarse el adelanto de la inflación de noviembre, mes de referencia para la revalorización de las pensiones. Según el adelanto del IPCA avanzado hoy por el Instituto Nacional de Estadística, los precios han subido un 2,2% en los últimos doce meses.

De confirmarse este dato el próximo 15 de diciembre (la cifra de IPC general apenas varía en una décima respecto al IPC armonizado), la inflación se habría desviado este año en 12 décimas respecto al objetivo inicial, fijado en el 1%. La principal causa que explica este repunte es la subida del IVA, aprobada en julio pero que ha sido trasladado paulatinamente a los precios por las empresas. El aumento del impuesto, junto con otros factores más puntuales como la subida de la luz de octubre o el final de las rebajas un mes antes, llevan condicionando al alza el IPC desde agosto.

Trabajo calcula que cada décima de desviación por encima del objetivo de inflación de este año (1%) tiene un coste de unos 100 millones de euros adicionales, lo que implica que la paga compensatoria que se cobrará el 20 de enero ascenderá a 1.135 millones de euros. Pero, además, la consolidación en nómina del incremento de los precios registrado durante 2010 exigiría otro desembolso de 1.337 millones, con lo que, en total, la compensación por la desviación del IPC este año alcanzará los 2.472 millones.

La compensación por la desviación de inflación provoca que, a efectos prácticos, los pensionistas verán incrementada su pensión a partir de enero en un 1,2%, con carácter general, y en un 2,2%, para los 3,3 millones de perceptores de pensiones mínimas, SOVI (Seguro Obligatorio de Vejez y Enfermedad) no concurrente con otras pensiones, pensiones no contributivas y prestaciones familiares, añade el departamento dirigido por Valeriano Gómez.

El próximo ejercicio no habrá revalorización para las pensiones contributivas, tal y como aprobó el Gobierno dentro del plan de ajuste con el que prevé reducir el déficit público, que también las congelará tal y como queden en enero para el conjunto del año.