Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz Ferrán, embargado por segunda vez

Deberá cubrir el déficit patrimonial de Viajes Marsans, que asciende a 417,36 millones.- El jefe de la CEOE ya fue embargado por Air Comet

El Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, que tramita el concurso de acreedores de Marsans, ha decretado el embargo "preventivo" de bienes de Gerardo Díaz Ferrán y de Gonzalo Pascual para cubrir el déficit patrimonial de la empresa turística, que asciende a 417,36 millones de euros. Son cinco fincas propiedad de Díaz Ferrán y de otras cinco de Pascual, así como las cuentas y depósitos de que dispongan ambos empresarios en las entidades bancarias reseñadas por la administración concursal. El auto también ordena el embargo a los nuevos dueños de la empresa, Posibilitum, un grupo liderado por el especialista en quiebras Ángel de Cabo. El todavía presidente de la CEOE ya fue embargado por la quiebra de Air Comet.

En un auto publicado esta mañana, la juez Ana María Gallego acepta las medidas cautelares solicitadas por los administradores concursales el 1 de noviembre, que justificaron la medida a la vista de la posible condena a la que se enfrentan Díaz Ferrán, Pascual y la sociedad Posibilitum por la tardanza en presentar el concurso de acreedores de Marsans y el consiguiente agravamiento del abultado déficit del grupo. La juez considera que existen "indicios" para que se declare la culpabilidad de los antiguos y los nuevos dueños de Marsans, lo que les obliga a pagar con sus bienes las cantidades que faltan a los acreedores. Para la juez, "resulta obvio que Viajes Marsans se demoró al solicitar su declaración de concurso" porque "se encontraba en situación de insolvencia actual meses antes de que se solicitara el concurso", dados los abultados impagos que acumulaba y que llevaron a numerosos acreedores a pedir que fuera declarada en concurso necesario.

Además de la "reseñable falta de liquidez" que afrontaba y que no permitía hacer frente a sus importantes gastos estructurales, la juez también destaca la "grave inexactitud de los datos aportados" por los administradores de Marsans y su "falta de colaboración" para justificar la potencial declaración de culpabilidad. Entre los "actos y omisiones" que contribuyeron a "agravar la insolvencia" de Marsans, la juez Ana María Gallego destaca la contratación de numeroso personal vinculado a Posibilitum meses antes de que se declarara insolvente. "Ciertamente resulta un dato novedoso, sorprendente y difícilmente explicable que con tal situación económica de la concursada (...) se contrate a una serie de personas con una asignación de salarios desproporcionadamente altos", que oscilaban entre 150.000 y 500.000 euros brutos, destaca el auto.

"Por lo que respecta a Díaz Ferrán y Pascual Arias, análogo estupor ocasiona que se dieran de alta como trabajadores de la concursada a pocos días de la primera de las solicitudes de concurso necesario de Viajes Marsans", añade. La juez ha adoptado el embargo preventivo por "el riesgo de que los señores Díaz Ferrán y Pascual Arias pudieran dejar de tener bienes suficientes para responder de las medidas de embargo, por la concurrencia de otros procedimientos judiciales" a los que se enfrentan personalmente. La medida ha sido adoptada sin escuchar a los afectados debido a "la alta probabilidad de que se pudiera frustrar la virtualidad o eficacia de las medidas en caso de" que se les diera audiencia.

De hecho, la juez destaca operaciones realizadas por los nuevos dueños, la sociedad Posibilitum, que podrían haber perjudicado los activos de Marsans, como la venta de la filial en Brasil o "la posibilidad de que se contraigan nuevas obligaciones con terceros que pudieran ser perjudiciales para la masa activa". Las cantidades embargadas servirán para cubrir el déficit patrimonial de Marsans, dado que cuenta con un pasivo de 429,4 millones de euros, según la documentación aportada por el grupo cuando presentó concurso voluntario de acreedores, mientras que su previsión de ingresos ascendía sólo a 12,1 millones de euros.