Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España pide al Gobierno un 'plan b' y más control sobre las comunidades

Fernández Ordóñez advierte de que "hay riesgos que amenazan los objetivos" de consolidación fiscal.- Defiende que las autonomías son "soberanas hasta cierto punto" en cuestión de déficit

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha recomendado hoy al Gobierno que tenga listo un plan aternativo para asegurar los objetivos de déficit en caso de que no se alcancen las previsiones de crecimiento incluidas en los Presupuestos. Durante su intervención ante la comisión del Congreso encargada de debatir las cuentas del Estado para el próximo año, Fernández Ordóñez ha destacado que el objetivo de reducir el déficit al 6% del PIB en 2011 "es sagrado" ante la presión a la que está sometida España en los mercados. Pero no solo para el Gobierno central, ha añadido, ya que las comunidades también tienen su buena parte de responsabilidad en lograrlo ya que ellas deciden sobre dos de cada tres euros de gasto.

Tal y como admitió la semana pasada la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, al presentar el proyecto de Presupuestos, el Ejecutivo, de momento, prefiere no pensar en lo que pasará si no se cumplen sus previsiones de crecimiento, que son claramente superiores a la de los organismos internacionales y analistas. Pero para el Banco de España, más vale contar con un 'plan b' en caso de que no se crezca lo suficiente. Frente al avance del 1,3% que calcula el Ejecutivo, el consenso de los analistas apuesta por un 0,6%.

"No debe minimizarse la existencia de algunos riesgos que amenazan el logro de los objetivos", ha asegurado Fernández Ordóñez antes de explicar que no alcanzar los niveles esperados de crecimiento lastrará los ingresos, lo que a su vez impedirá cumplir con el compromiso "ineludible" de consolidación fiscal. "Si este fuera el caso, deberían ponerse inmediatamente en práctica medidas compensadoras", ha advertido sin querer entrar a valorar si las previsiones del Ejecutivo pecan de optimistas. "El Gobierno es siete décimas más optimista que el resto", se ha limitado a señalar aunque, para él, más que la cifra de crecimiento, lo importante es alcanzar el déficit del 6%. En esta línea, ha expuesto que entre enero y agosto ha habido mayores ingresos de lo esperado, como del IVA, que ha recaudado 23.000 millones de euros "impensables hace poco tiempo". Por este motivo, "quizá aunque no haya tanto crecimiento si los ingresos fiscales se comportan bien podríamos llegar al 6%", ha aventurado.

La razón que ha expuesto el gobernador para ser muy cautos con los compromisos adquiridos ante la UE es que el país está bajo "una vigilancia muy intensa por parte de aquellos que le financian". Además, en contra de la opinión del presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, de que la crisis de deuda ha pasado, ha alertado de que no alcanzar las metas fijadas puede provocar nuevos episodios "de sospecha y desconfianza". Echando la vista atrás ha reconocido que "resulta fácil entender que la economía española se viera sometida a una singular presión" por parte de los mercados, ya que alcanzó un nivel "notoriamente excesivo de déficit".

Falta de compromiso de las autonomías

Sin embargo, Fernández Ordóñez, no solo ha apuntado a la Administración Central como responsable de la evolución del déficit, sino que también ha sacado el mazo contra las comunidades. En su opinión, "la elevada descentralización del gasto público hace que el concurso de las Administraciones Territoriales sea esencial para la estabilidad presupuestaria". Es más, frente al esfuerzo "muy importante para reducir gastos" que ha realizado el gabinete de Zapatero, ha lanzado una pregunta a los diputados: ¿Lo han visto ustedes en las autonomías? Yo, solo en unas pocas", ha lamentado al tiempo que debjaba entrever que, según su "impresión", a día de hoy las medidas anunciadas por las comunidades y entidades locales "distan de responder a la reducción del gasto público que se necesita". Tampoco hay ninguna que publique sus datos de déficit mes a mes, ha continuado en su turno de réplica.

"Vamos a ver señores, el 6% de déficit para el próximo año es sagrado. Y si dos tercios de gasto están en las comunidades, lo que no puede ser es que el Gobierno vaya a Bruselas y diga que hombre, aunque yo he cumplido, como las comunidades no lo han hecho, no he podido llegar al 6%", ha ejemplificado Fernández Ordóñez antes de resaltar que "en la UE, no se entiende muy bien que son las autonomías". "Lo importante es la cifra del 6%, y la cifra es la credibilidad", ha insistido tras responder al portavoz popular, Cristóbal Montoro, cuyo partido gobierna en buena parte de ellas que "no sabe" si eso pasa por reformar el Estado de las Autonomías. "No lo sé, pero hay que hacer reformas en este campo", ha añadido el gobernador, que insta a "subsanar las carencias" de forma "urgente".

En opinión del máximo dirigente del Banco de España, uno de los cambios que se necesitan para implicar a las comunidades es restringir las emisiones de deuda en caso de que no cumplan con los objetivos de estabilidad presupuestaria. También sería preciso aumentar su transparencia y poner en marcha un sistema que obligue a la disciplina, "esa es la clave", ha subrayado. Según ha argumentado, las autonomías son "soberanas hasta cierto punto" ya que en caso de mostrarse incumplidoras "fastidian a todos". "Si los Estados han cedido soberanía a Bruselas, que ahora les va a fiscalizar los presupuestos, las autonomías deberían hacer lo mismo y aceptar mayor vigilancia", ha defendido en un mensaje que a buen seguro levantará algunas ampollas antes de volver a insistir en cual es su argumento: "El 6% es sagrado".

Sobre la reforma laboral, Fernández Ordóñez ha pedido que se tome como ejemplo a Alemania, un "caso patente" del éxito de los cambios en la regulación para mejorar la elasticidad en el empleo. Las modificaciones introducidas por el ex canciller socialista Gerhard Schröder "antes de perder unas elecciones", ha puntualizado en unas declaraciones que algunos han visto como un aviso a Zapatero, "ha permitido a Alemania con una crisis mayor que la de España -en términos de PIB- tener un menor incremento de paro".

Ocaña rechaza un plan alternativo a los PGE

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, ha descartado un plan B como el que recomienda Miguel Ángel Fernández Ordoñez. Ocaña también ha asegurado que el gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez, no ha puesto en duda las previsiones sobre las que se sustentan los Presupuestos del año que viene.

Ocaña ha comparecido ante la Comisión de Presupuestos del Congreso, donde ha apuntado que las estimaciones de ingresos sobre las que se han elaborado las cuentas son "extremadamente prudentes" y se van a cumplir. Lo mismo ha dicho sobre las cifras que el Gobierno ha planteado para la consolidación fiscal de aquí a 2013.

El secretario de Estado ha calificado la cifra de ingresos de "moderada y razonable" y "muy similar" a la que fundamentó los Presupuestos de 2010, que "felizmente se está cumpliendo con cierta holgura".

Más información