Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La huelga de controladores aéreos solo podrá ser a partir del 22 de agosto

El sindicato decidirá el jueves ir a la protesta laboral si AENA no mueve ficha.- Fomento pide a los controladores que acepten la última propuesta o fijen fecha para la huelga

La secretaria de Estado de Transportes, Concepción Gutiérrez, ha mostrado a los controladores aéreos las dos vías que tienen para avanzar en el proceso de diálogo: o fijan ya la fecha de huelga o aceptan la última oferta puesta sobre la mesa de negociación -un salario a los controladores operativos de 200.000 euros anuales hasta 2013-, informa Efe. Gutiérrez, durante una breve rueda de prensa, ha criticado al sindicato de controladores (USCA) por estar instalado "en la cultura del chantaje" y exigir unos "privilegios" en contra de la recuperación económica. "Pretenden ganar más, trabajar menos y saltarse la ley", ha indicado en relación al decreto aprobado el pasado mes de febrero.

Los controladores aéreos, por su parte, han decidido dar de plazo a AENA hasta el próximo miércoles para retomar las negociaciones sobre las condiciones laborales del sector y, si no se convoca una reunión, el comité extraordinario del sindicato concretará el jueves 12 su convocatoria de huelga, según fuentes sindicales. Este calendario significa que un eventual paro laboral de los controladores no afectará a ningún vuelo antes del 22 de agosto, ya que la huelga en el sector aéreo debe comunicarse con al menos 10 días de antelación.

Las posiciones están más encontradas que nunca, porque AENA también ha colocado la pelota en el tejado de los controladores aéreos y asegura que está en su mano retomar las negociaciones laborales que ayer por la noche entraron el vía muerta. El presidente de la empresa pública, Juan Ignacio Lema, ha asegurado que retomará "hoy mismo" las conversaciones si USCA renuncia a la amenza de huelga para la segunda quincena de agosto.

El gestor de los aeropuertos españoles ha lanzado un ultimátum: si los controladores no renuncian a convocar un paro laboral, no sólo no volverán a sentarse a negociar, sino que se dará marcha atrás en los puntos de consenso alcanzados hasta ahora. El portavoz de USCA, Daniel Zamit, también ha pedido retomar el debate hoy mismo, pero recalca que el colectivo no puede abandonar su principal baza negociadora, la presión que supone una convocatoria de huelga. "¿Cómo vamos a renunciar a la posibilidad de un paro si es lo único que la logrado que AENA se siente a hablar y a presentar propuestas?", ha apuntado Zamit, para quien "es irresponsable que AENA y el ministro se vayan de vacaciones sin solucionar el problema".

La jornada laboral y la retribución son los grandes escollos que impiden el acuerdo para el convenio colectivo del sector hasta 2013. Lema ha apuntado que la negociación de ayer "iba por buen camino" y afirmó que se había alcanzado un acuerdo en diferentes aspectos, como en lo concerniente a los trabajadores de más de 57 años, así como sobre formación, sobre la competencia lingüística, la acción social y la puesta en marcha de una auditoría.

El conflicto laboral comenzó a finales del año pasado, cuando el Gobierno cuestionó los elevados sueldos que cobraban los controladores aéreos españoles. En febrero, el Ejecutivo aprobó un decreto que cambió las reglas de juego: amplió la jornada laboral ordinaria de 1.200 horas al año (más unas 600 adicionales y, por tanto, que se pagaban mucho más caras) a 1.670 horas (más 80 extraordinarias), de modo que, en la práctica, redujo su sueldo un 40%: de una media de 350.000 a 200.000 euros anuales.