Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Metro prepara una flota de autobuses privados por si la huelga se torna indefinida

Los trabajadores del suburbano mantienen para el miércoles otra jornada de huelga sin servicios mínimos. -Al menos hasta que los empleados se reúnan a las 10.30, las estaciones permanecerán cerradas

Hasta las 10.30 de la mañana las puertas del Metro permanecerán cerradas. A esa hora se reunirán los trabajadores para decidir si continúan adelante con la huelga salvaje, sin servicios mínimos. La delegada de Gobierno, Amparo Valcarce, ha asegurado, sin embargo, que la policía defenderá el derecho a incorporarse a su puesto de todos los trabajadores que quieran hacerlo.

El consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Jose Ignacio Echeverría, confirmó el martes que Metro de Madrid ha diseñado un plan de autobuses privados que cubrirían los recorridos de las líneas del metro si el miércoles los trabajadores deciden ir a la huelga indefinida a partir del 1 de julio.

Esta solución, no obstante, aumentaría la presión sobre el tráfico rodado, que en las horas puntas de la mañana del martes aumentó en casi un 25%, dificultando el tránsito de los autobuses públicos.

El miércoles debería de ser el último de los días de movilización, pero los huelguistas ya han amenazado con ir a la huelga indefinida a partir del 1 de julio. Vicente Rodríguez, portavoz del comité de huelga de Metro , ha afirmado que son "conscientes del daño a los ciudadanos", pero ha advertido de que "siempre que los trabajadores de Metro han iniciado una movilización sindical, han llegado hasta sus últimas consecuencias y esta vez no va a ser diferente".

Hasta última hora el Gobierno regional siguió maniobrando para aumentar la presión sobre los trabajadores del suburbano y evitar un segundo día de huelga salvaje. Tras reunirse con las "principales" asociaciones de consumidores de la Comunidad, la Dirección General de Consumo divulgó un comunicado en el que subraya que "el gran perjudicado es el consumidor", a quien "no pueden utilizar para conseguir sus objetivos económicos". A renglón seguido, las asociaciones pidieron a los trabajadores que cumplan los servicios mínimos y restablezcan cuanto antes el servicio.

La mediación de los consumidores fue el paso siguiente al anuncio de la Comunidad de que contratará autobuses privados para cubrir en superficie el servicio que el Metro en huelga no da. Y fue inmediatamente posterior al fracaso en el intento de reabrir la línea 8 del Metro de Madrid (de Nuevos Ministerios al aeropuerto de Barajas), cuando decenas de agentes antidisturbios se desplazaron pasadas las cuatro de la tarde a los andenes de las estaciones de Nuevos Ministerios y de la Terminal 4, en Barajas, pero se replegaron después de dos horas sin conseguir restablecer la circulación.

Una jornada de caos

Atascos, aglomeraciones en los intercambiadores de transporte, en las paradas de autobús y de taxis. Los ciudadanos de Madrid vivieron una jornada de caos en los transportes por la huelga total de metro ratificada la noche del lunes en asamblea sindical en respuesta al recorte salarial del 5% aprobado por el Gobierno regional.

Ningún vagón de viajeros del suburbano circuló por las entrañas de la capital de España, un servicio que habitualmente utilizan cada día 2,2 millones de viajeros.

Además de la incomodidad para los ciudadanos, los retrasos generalizados para llegar a los puestos de trabajo, los atascos y la mala imagen ofrecida a los turistas supondrán a la ciudad un coste económico todavía por determinar.

Sanciones

Antes del recurso a la presión de las asociaciones de consumidores, el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, José Ignacio Echeverría, anunció el martes por la mañana la apertura de expediente a todos los trabajadores de Metro que incumplieran los servicios mínimos. La presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, les llamó chantajistas. En respuesta, el líder de UGT en el Metro, Teodoro Piñuela, recordó en la Cadena SER que existe un convenio en vigor y que recortarles el salario supone violar dicho convenio [ver convenio en PDF ].

La Comunidad de Madrid asegura que el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha telefoneado a Esperanza Aguirre para ofrecer el apoyo de su departamento. La Delegación del Gobierno (dependiente del Ministerio del Interior) ha desplegado 4.000 policías y guardias civiles -3.500 más que un día normal- en las instalaciones del metro para reforzar la seguridad por la huelga. Aún no se sabe si la presencia policial será todavía mayor el miércoles.

Autobuses

El servicio de autobuses de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) se colapsó el martes cuando los usuarios afectados por la huelga buscaron una alternativa de transporte. La EMT no pudo reforzar su servicio porque ya tenía todos los vehículos en circulación (los mismos que un día laborable en hora punta en época de invierno, cuando hay más frecuencia). Lo que sí hizo fue reforzar "al máximo posible" el personal de atención al cliente. El Consorcio Regional de Transportes (máximo organismo responsable) anunció que no reembolsará la parte proporcional de los billetes y abonos porque, en su opinión existen medios de desplazamiento alternativos suficientes, explicó la Cadena SER.

La página web de la EMT está saturada por las consultas y no funciona con normalidad.

Negociaciones rotas

La negociación entre los sindicatos de Metro de Madrid y la Comunidad continúa paralizada después de que la última reunión del lunes entre ambas partes sobre los recortes salariales de los empleados terminara sin acuerdo y los trabajadores acordaran seguir con la huelga sin servicios mínimos.

El consejero Echeverríainsiste en que la huelga es "política" y que no "va a haber negociación mientras los servicios mínimos no se respeten". "Después, ya veremos", indicó en declaraciones a Telemadrid. Echeverría aseguró que los trabajadores del suburbano son unos "privilegiados" porque el 95%o de los mismos tiene un puesto de trabajo fijo, "un tema que es de valorar".

Un conflicto "provocado" por el Gobierno regional

En una rueda de prensa conjunta, los secretarios generales de UGT, Cándido Méndez, y de Comisiones Obreras (CC OO), Ignacio Fernández Toxo , echaron las culpas de la situación al Gobierno de Esperanza Aguirre y aseguraron que ellos instaron a los trabajadores a incumplir los servicios mínimos. "Este conflicto lo ha provocado la Administración autonómica imponiendo este recorte. Además ha intentado imponer unos servicios mínimos abusivos. Los tribunales darían la razón a los sindicatos en la denuncia de estos servicios mínimos. Esta situación, en origen, la provoca la comunidad de Madrid", indicó Méndez.

"Me parece excesivo el calificativo de 'huelga salvaje'. Es una huelga que está discurriendo por cauces absolutamente pacíficos. Ha sido la decisión de la Comunidad de Madrid, irrumpiendo en el convenio colectivo y en los derechos de los trabajadores, lo que ha provocado estas consecuencias", agregó Toxo.

Sigue aquí en directo al huelga de Metro