Selecciona Edición
Iniciar sesión

Marsans y el grueso del imperio de Díaz Ferrán entran en suspensión de pagos

El líder de la CEOE traspasa la empresa a un inversor especializado en sociedades en bancarrota

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio Gonzalo Pascual, también vicepresidente de la patronal, han solicitado el concurso voluntario de acreedores, la antigua suspensión de pagos, del Grupo Marsans y buena parte de su imperio empresarial. Al mismo tiempo, ha anunciado un acuerdo de venta del 100% de su entremado empresarial a la sociedad un gestor especializado en empresas en crisis, Ángel de Cabo, que ha creado la firma Posibilitum Business para vehicular esta operación. Preguntado sobre esta decisión, el líder de los empresarios se ha mostrado satisfecho con la operación porque llevaba tiempo intentando venderlas y ha confiado en que el comprador las saque adelante por el bien de los trabajadores.

El montante del traspaso, según un comunicados de la compañía, asciende a 600 millones de euros incluídas las deudas, si bien la mayor parte de este montante corresponde a los pasivos de los negocios de Díaz Ferrán y Pascual, que asume la firma de De Cabo.

Se trata del mismo empresario que se hizo con Teconsa, investigada por su relación con la trama de corrupción Gürtel, y donde aparece como administrador. La mayoría de las compañías que ha comprado De Cabo son del sector inmobiliario y están radicadas en la Comunidad Valenciana y Murcia.

La decisión de presentar en un Juzgado de lo mercantil de Madrid concurso voluntario de acreedores se ha realizado, según sus hasta ahora propietarios, para solucionar los problemas judiciales que planteaban algunas reclamaciones de acreedores, al tiempo que "se garantiza que el proceso de reordenación del grupo se va a llevar a cabo con el control judicial".

Según ha confirmado Marsans en un comunicado, el grupo turístico se ha adelantado al solicitar el concurso a la decisión judicial sobre el requerimiento de suspensión de pagos solicitado por dos de sus acreedores, la empresa de cruceros Grimaldi y de los hoteles canarios Arrecife en el Juzgado número 12 de lo mercantil de Madrid.

En el comunicado, el líder de la patronal también revela un acuerdo de venta con Posibilitum, empresa que no aparece en el registro mercantil, de Marsans, y la sociedad patrimonial Teinver, que incluye la aerolínea Air Comet (ya en quiebra), Seguros Mercurio (la aseguradora intervenida por el Gobierno por riesgo de solvencia) y la cadena de hoteles Hotetur, entre otras compañías.

El nuevo dueño afirma que "venderá activos, redimensionará las actividades del grupo y afrontará un ajuste de costes y recursos para volver a la rentabilidad en el menor plazo posible".

El comunicado añade que Ángel de Cabo representa a un conjunto de empresas, y está especializada en la adquisición y reflotamiento de sociedades en dificultades. Posibilitum, aseguran, "cuenta con más de 15 años de experiencia y ha realizado más de 200 transacciones" parecidas a la de Marsans, con "volúmenes de facturación de hasta 2.000 millones de euros y pasivos de hasta 1.000 millones. "Ha demostrado conocimiento, interés, profesionalidad y un gran despliegue de medios a la hora de estudiar en las últimas semanas la situación del grupo", declaran Díaz Ferrán y Pascual.

El imperio en crisis de Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual es un laberinto de decenas de compañías interconectadas. A la suspensión de pagos de Air Comet, que dejó a miles de viajeros varados en plenas vacaciones navideñas, se añadió la intervención de Mercurio en marzo.

La puntilla llegó en abril, cuando IATA, la organización de las principales aerolíneas del mundo, retiró a Viajes Marsans la licencia para vender billetes de avión por recelar de su solvencia, con los que sus ingresos cayeron. Además, muchos de sus proveedores perdían la paciencia y algunos de sus clientes se quedaron sin viaje.

Por lo que respecta a la sociedad patrimonial Teinver la deuda acumulada asciende a unos 240 millones de euros, de los que unos 150 proceden de una inyección de capital a Air Comet. Para solventar los problemas del grupo en los últimos meses, la empresa manifestaba su previsión de cerrar una venta en breve.