Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

Francia admite problemas para mantener la AAA

Sarkozy vuelve a proponer a sus socios del euro un Gobierno económico

Francia prepara una batería de medidas para recortar el gasto y reducir así su déficit presupuestario ante el "desafío" que representa para la segunda economía de la zona euro conservar su máxima calificación de solvencia, según ha admitido el ministro de Presupuestos francés, Francois Baroin.

"El objetivo de mantener la nota AAA representa un desafío que condiciona en parte las políticas de ahorro que queremos implementar", ha dicho Baroin en declaraciones a la cadena de televisión francesa Canal Plus. "Tenemos que mantener nuestra nota AAA y reducir nuestro endeudamiento para evitar depender demasiado de los mercados, y debemos hacerlo a largo plazo", ha añadido.

Las previsiones del Gobierno galo contemplan que el déficit de las cuentas públicas de Francia se situará en el 8,2% este año y en el 6% el año que viene, para bajar hasta el 4,6% en 2012, una tendencia que pondría en riesgo el cumplimiento por parte de Francia del objetivo de déficit en 2013. Entre las medidas más polémicas de recorte del gasto, el Gobierno baraja elevar la edad de jubilación de 60 a 62 años, lo que ha motivado protestas sociales.

Además, dentro de las actuaciones que el Gobierno francés propone para superar la crisis, el presidente Nicolas Sarkozy está presionando a sus socios europeos para poner en marcha una institución formada por los líderes de los Estados del euro para actuar como un Ministerio de Economía para el conjunto de la Unión Monetaria, según revela hoy el rotativo Le Monde. "Sarkozy está buscando la forma de devolver a Alemania al juego europeo", añade el rotativo en relación a las últimas decisiones unilaterales de Berlín que han sido criticadas desde Bruselas y el resto de potencias de la UE por aumentar la imagen de descoordinación que rechazan los mercados.

El periódico recuerda que el Gobierno alemán de Angela Merkel ya ha rechazado propuestas similares a esta. No obstante, la posible aceptación de las reclamaciones de Alemania con vistas a endurecer el Pacto de Estabilidad y Crecimiento para luchar contra el déficit y la llegada del actual presidente del Bundesbank (Banco Central Alemán), Axel Weber, a la dirección del Banco Central Europeo podría convencerles de lo contrario, añade Le Monde. El rotativo destaca que Sarkozy ha optado por trasladar esta propuesta discretamente a sus socios para evitar una nueva imagen de ruptura en el eje franco-alemán que podría incidir a su vez a la baja en la cotización del euro frente al dólar.