Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos, dispuestos a negociar más allá del lunes la reforma laboral

CC OO y UGT advierten al Gobierno que si aprueba una medida "lesiva" contra los trabajadores habrá huelga general

Sin demasiado ánimo y con muestras de fatiga, los líderes de los sindicatos mayoritarios CC OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, se han declarado dispuestos a negociar más allá de mayo, como se rumoreó ayer, y han amagado con convocar, si el Gobierno saca adelante una reforma laboral "lesiva para los trabajadores", eso que tanto han esquivado en los últimos meses: una huelga general. "Lo mejor sería alcanzar un acuerdo equilibrado", ha recomendado Toxo, secundado por su compañero de fatigas de UGT durante una rueda de prensa conjunta.

Toxo y Méndez han negado que el límite fijado por ellos para pactar un marco laboral con la patronal CEOE sea el lunes. "Quien ha fijado ese día ha sido el Gobierno, no nosotros". También han rechazado haber echado al Ejecutivo socialista de las conversaciones con los empresarios: "Fue el Gobierno el que delegó su papel en la negociación bilateral, mientras lanzaba mensajes sobre la reforma a través de los medios de comunicación", ha remachado Toxo.

Respecto al hipotético paro nacional, los dirigentes han sido claros: "Si es el caso de un decreto que lesiona los derechos sociales procederemos a la convocatoria de huelga general", ha proclamado Toxo. Ese es, precisamente, el panorama que dibujan los principales sindicatos, que consideran además que el plan de ajuste aprobado en el Congreso "dificulta sensiblemente la negociación".

"Hemos constatado que hay un cambio de escenario en la posición del Gobierno en materia económica", ha denunciado el líder de UGT, Cándido Méndez. "Ese cambio de carril se produce empujado por las posiciones de la Unión Europea y cuando se comenzaban a percibir síntomas de recuperación del crecimiento económico".

Tanto Méndez como Toxo han reiterado que el paquete de medidas que el Ejecutivo ha sacado adelante no responde a las necesidades de la economía española, si no a las directrices de una Unión Europea que "ha desertado de sí misma", ha añadido Méndez.

"Hemos tomado la decisión de respaldar las movilizaciones de los empleados públicos y las manifestaciones que el 8 de junio se celebren contra el plan de ajuste", ha agregado el líder de UGT.

Una negociación embarrancada

La divergencia principal entre sindicatos y la CEOE pasa por las causas del despido. Los representantes de los empresarios exigen que se redefinan las causas del despido, algo a lo que los sindicatos se oponen de manera categórica. Toxo y Méndez han criticado el modus operandi de la patronal. "Gerardo [Díaz-Ferrán, presidente de la CEOE] no se ha manifestado en la mesa de negociación como lo hace en los medios de comunicación".

Otras cuestiones controvertidas son el plan de empleo joven y la ampliación de la modalidad de contrato de fomento del empleo.