Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Deterioro del mercado laboral

El Gobierno descarta que el paro llegue a los cinco millones

El INE confirma que la tasa de desempleo supera el 20% por primera vez desde 1997.- El número de mujeres en paro supera ya los dos millones.- La Comunidad de Madrid, donde más sube el número de desocupados en el primer trimestre

El Gobierno descarta que el paro llegue a los cinco millones
EL PAÍS

El deterioro del mercado laboral español continúa. La peor recesión de la economía española en medio siglo ha más que duplicado el número de parados en España desde el inicio de la crisis hace ahora dos años y ha disparado la tasa de paro hasta niveles desconocidos desde 1997, según ha confirmado hoy el INE. Desde enero de 2008, el porcentaje de personas que buscan trabajo y no lo encuentran ha aumentado en 11,45 puntos hasta el 20,05% a cierre de marzo, lo que equivale a 4,6 millones de personas. No obstante, el Gobierno descarta que llegue a los cinco millones, ya que espera "tasas de paro más bajas para los próximos trimestres", según ha afirmado hoy el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa.

Salgado: "Se ha perdido un número de empleos mucho menor, pero eso no oculta la gravedad de la cifra"

El Gobierno confía en que la economía vuelva a crear empleo a finales de año

Ocho de cada diez empleos destruidos en el último año estaban ocupados por hombres

A la espera de este eventual cambio de tendencia en el auge del paro, el total de personas con un empleo se sitúa en 18.394.200, la cifra más baja desde el cuarto trimestre de 2004. Eso quiere decir que se ha destruido casi todo el empleo creado desde que preside el Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

En el último año se han destruido cerca de 700.000 empleos. De ellos, 8 de cada 10 estaban ocupados por hombres, lo que se explica por el estallido de la burbuja inmobiliaria y el consecuente parón en el sector de la construcción y, en menor medida, de la industria, que mayoritariamente emplean a varones. La falta de expectativas de encontrar un trabajo en el ladrillo y la industria, donde la ocupación ha vuelto a bajar, ha hecho que muchos parados apuntados a estos sectores, que bajan en 13.100 y 24.800 personas con respecto a finales de 2009, se hayan trasladado a otras áreas con más posibilidades como los servicios. Aunque este tampoco levanta cabeza, con 89.700 parados más que en diciembre y 83.600 ocupados menos. También sube con fuerza el número de personas que lleva más de un año sin trabajo, un 72% frente al primer trimestre de 2009, hasta sumar 1,68 millones, algo menos de un tercio del total de desempleados.

El total de personas sin trabajo al cierre del primer trimestre asciende a 4,6 millones, la cifra más alta desde que hay datos comparables y un nivel "excesivamente alto" para el propio Gobierno. El número de desempleados ha aumentado en 602.000 personas en un año, 286.200 de ellas entre enero y marzo, lo que al menos supone una tercera parte de lo que subió en el mismo periodo de 2009 coincidiendo con la fase más dura de la recesión. En este sentido, Campa ha recordado que tanto la población activa, por una parte, como la cifra de ocupados, que es superior en casi un millón a la que había en el primer trimestre de 2004, por otra, están por encima de la primera legislatura de Zapatero. Además, "sin ánimo de quitar seriedad" al elevado número de parados, Campa ha querido destacar que se ven algunos "signos positivos" como la vuelta al crecimiento suave en 33.400 personas de la población activa, tras nueve meses consecutivos de caídas o la disminución en el primer trimestre del 7,58% del empleo temporal. Una caída que ha permitido rebajar la tasa de temporalidad del 25,1% al 24,4%, la más baja desde 1988.

Los jóvenes, al frente del paro

Pese a su optimismo y a la voluntad del Gobierno de ver la botella medio llena, los detalles de la Encuesta de Población Activa siguen retratando a una sociedad con graves problemas estructurales: el número de hogares con todos sus miembros activos en paro roza los 1,3 millones, un 21% más que hace 12 meses, aunque modera su ritmo de avance; 4 de cada 10 menores de 25 años no tienen trabajo, el doble que en 2009, mientras que entre los jóvenes de 16 a 19 años, la tasa de desempleo roza el 60%; y hay más de dos millones de mujeres en paro por primera vez desde que hay datos comparables. Además, con la excepción del País Vasco, tampoco hay signos de mejora en ninguna comunidad, que suelen anticipar los síntomas de recuperación.

Las dificultades para encontrar un trabajo y la pérdida masiva de empleo en la construcción y la industria, que entre los dos acumulan cerca del 90% del total de puestos destruidos desde marzo de 2009, han motivado la entrada en el mercado laboral de la mujer. Su tasa de actividad, que equivale al número de mujeres que buscan trabajo de forma activa, ha aumentado un 5,7% desde principios de 2008, mientras ha descendido entre los hombres. Además, ellas son las únicas que registran avances en la ocupación entre enero y marzo, aunque sólo entre los colectivos de 16 a 19 años y entre las que tienen más de 54. Un fenómeno que se explica por el mismo motivo: la necesidad de traer dinero a casa cuando el marido o cabeza de familia no encuentra trabajo. No obstante, como no hay trabajo para todas, el total de mujeres apuntadas al paro ha superado los dos millones por primera vez en la historia.

La misma razón, la de traer un salario al hogar, está detrás del aumento en un 8% de los desempleados que buscan su primer trabajo, aunque este colectivo también ha crecido por los licenciados que no encuentran una salida laboral al acabar la carrera. A cierre de marzo, había 323.900 personas buscando su primer empleo, más mujeres que hombres. También un nivel desconocido hasta la fecha y que refleja la sensación de desespero en la que están algunas familias por el problema del paro.

Por comunidades, la ocupación sólo aumenta en el País Vasco, con 3.800 nuevos puestos, y en Murcia, con 6.800 trabajadores frente al último trimestre de 2009. Aunque en esta última comunidad el alza del paro, de 8.600 personas, impide hablar de creación de empleo neto. Los mayores descensos en el número de personas con trabajo se dan en Galicia, con 41.800 ocupados menos; Cataluña, con 37.500; y la Comunidad de Madrid, donde baja en 34.700. En tasa interanual, ninguna autonomía presenta un aumento en el número de ocupados. Al mismo tiempo, las mayores subidas del número de parados se dan en Madrid (53.900 parados más), Andalucía (46.900) y Cataluña (33.200). En variación interanual, todas las comunidades experimentan incrementos en cuanto a desempleos, con Andalucía -que sigue sobre el millón de parados-, Madrid y Comunidad Valenciana al frente. Estas dos últimas, con un total de desocupados que supera el medio millón en cada una de ellas.

El Gobierno reconoce la "gravedad" del dato

Desde el Gobierno, la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, ha admitido la "gravedad" de estas cifras, si bien ha insistido en que el Gobierno está haciendo y hará todos los esfuerzos necesarios para paliarlo y propiciar la creación de empleo. Además, tal y como ya hizo el miércoles el propio Zapatero, ha reconocido que está un nivel "muy alto", aunque también ha matizado que el deterioro del mercado laboral se ha ido moderando en el último año y la destrucción de empleo en el primer trimestre ha sido menor que la del mismo periodo de 2009. Según reconoció Salgado durante una reciente entrevista en EL PAÍS, el Ejecutivo no descartaba que la tasa tocase el 20% de forma puntual. Para final de año, augura una media del 19%, frente a la opinión de la OCDE y las previsiones del FMI, que elevan esta cifra al 19,6% y al 19,4%, respectivamente.

"Se ha perdido un número de empleos mucho menor, pero eso no oculta la gravedad de la cifra", ha admitido la ministra de Economía. No obstante, habrá que esperar a finales de año para volver a crear empleo, según las previsiones del Ejecutivo. Salvo el respiro del pasado verano, cuando no varió, la tasa de paro ha aumentado durante los últimos doce trimestres.