Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno licitará 17.000 millones para infraestructuras en los próximos dos años

Zapatero destaca que la fórmula público privada de financiación escogida es la "mayor estrategia de colaboración en la historia de España"

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado hoy que el Ejecutivo licitará obras de infraestructuras por 17.000 millones de euros durante 2010 y 2011, 2.000 millones más de lo que se esperaba, dentro del plan extraordinario de inversión del Ministerio de Fomento para los próximos tres años. No obstante, obligado por la necesidad de contener los gastos públicos para reducir el déficit sin renunciar a la inversión productiva, se ha ideado una "novedosa fórmula" de financiación público-privada que supone, en palabras del presidente, la "mayor estrategia de colaboración público y privada en la historia de España". Según esta fórmula, las compañías concesionarias asumirán en un principio la financiación de las obras, mientras el Estado las empezará a pagar a partir de 2014 en cuotas anuales.

Sin embargo, para afrontar este importante desembolso, las empresas que participen en los proyectos, de los que de momento no hay una lista oficial, contarán con la colaboración del Banco Europeo de Inversiones (BEI), el Instituto de Crédito Oficial (ICO) así como con los créditos de los bancos y las cajas, con los que el Gobierno ha firmado un acuerdo de cooperación que flexibiliza los requesitos para acceder a la financiación. A partir de 2014, precisamente un año después de que cumpla el plazo dado por Bruselas para volver a la senda de la consolidación fiscal, el Estado empezará a devolverles el dinero en cuotas anuales. Estos pagos se prolongarán durante los próximos 25 años en el caso de las concesiones ferroviarias y durante 30 en el caso de las carreteras, lo que equivale a comprometer un 8% del presupuesto de Fomento en infraestructuras.

Para Zapatero, la fórmula semiprivada ideada por el Gobierno para financiar el Plan Extraordinario de Infraestructuras es una "vía para la contención del gasto público y mantener la inversión" en obras públicas. Gracias a ello, ha añadido, se contrarresta el recorte en el presupuesto del Ministerio que se ha visto obligado a hacer el Ejecutivo para reducir el déficit público desde el 11,2% con el que cerró 2009 hasta el límite del 3% de aquí a 2013. En su opinión, el plan anunciado hoy es la "mayor estrategia de colaboración público y privada en la historia de España".

En cuanto a los objetivos del plan, cuyos objetivos básicos son impulsar la reactivación de la economía y el empleo a través de la construcción de infraestructuras, el 70% de la inversión (11.900 millones) irá a mejorar las redes ferroviarias de altas prestaciones y de cercanías, así como al transporte de mercancías. El 30% restante (5.100 millones), irá a la mejora de infraestructuras viarias y al transporte colectivo por carretera. Por tipo de actuación, el 65% (11.000 millones) se destinará a construir obra nueva mientras el 35% restante sufragará proyectos de mantenimiento (6.000 millones).

La patronal de las constructoras aplaude la iniciativa

Los presidentes de las empresas constructoras y de las patronales del sector han recibido hoy con aplausos el plan extraordinario de infraestructuras, que movilizará una inversión de 17.000 millones de euros y que ha sido presentado por el presidente del Gobierno, Jose Luis Rodríguez Zapatero.

Según el presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Juan Lazcano, el plan servirá para paliar la recesión económica y luchar contra el desempleo. "No podemos estar más que contentos porque somos muy conscientes de que el Gobierno ha hecho un trabajo magnífico y con un gran esfuerzo", ha asegurado Lazcano, al tiempo que ha recordado que "a última hora ha mejorado en 2.000 millones la inversión a movilizar con el plan".

Más información