Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El deterioro del empleo

El Gobierno reprocha que el contrato para jóvenes de la CEOE "no es un buen comienzo"

Díaz Ferrán afirma que la propuesta era un "ejemplo" y garantiza que no lo llevará al diálogo social

El presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, ha asegurado este miércoles que el contrato específico para jóvenes sin indemnización por despido ni prestación por desempleo sólo era un "ejemplo" y ha destacado que "no está sobre la mesa ni se va a poner sobre ella". Pese a esta matización, el Gobierno ha denunciado que "no es un buen comienzo" para empezar a negociar con empresarios y sindicatos una reforma laboral.

"Lo que ayer se comentó es un ejemplo de lo que hay en Francia, pero hay otros contratos y lo que queremos es consensuar con los sindicatos un contrato para jóvenes, pero que no sea basura", ha subrayado Díaz Ferrán en declaraciones a Antena 3 en relación a esta propuesta, revelada este martes por el director de Relaciones Laborales de la patronal, José de la Cavada. "Todo lo contrario", ha defendido este miércoles el presidente de la patronal. "Hay que hacer más contratos estables y con indemnizaciones en caso de ruptura del contrato similares a las del resto de Europa", ha asegurado.

El presidente de la CEOE ha reiterado que uno de los objetivos de la reforma laboral debe ser el de buscar una mayor empleabilidad de los jóvenes, ofreciéndoles una "solución urgente" para que encuentren un puesto de trabajo. Además, con vistas a una buena evolución del diálogo social, Díaz Ferrán ha considerado que "no es bueno "radiar" las negociaciones y ha subrayado que no tiene intención de dinamitar el diálogo con propuestas como el "ejemplo" del contrato sin indemnización. Para encauzar las conversaciones, el empresario ha reclamado "altura de miras" a los sindicatos, al tiempo que ha insistido en apostar por el concepto de flexiseguridad ante el éxito que está teniendo en otros países europeos.

Aunque la matización del presidente de la patronal llega tarde. El ministro español de Trabajo, Celestino Corbacho, ha afirmado que la propuesta de la patronal "no es la más adecuada ni llega en el momento más adecuado", y ha expresado su deseo de que no se plantee formalmente.

"No entiendo cómo puede haber trabajadores que no pueden tener derecho a indemnización por despido ni a cobrar el paro", ha defendido el ministro de Fomento, José Blanco, tras matizar que, en cualquier caso, "hay que estudiarlo", tal y como hará el Gobierno con todas las medidas que propongan los agentes sociales. No obstante, ha reprochado a la CEOE que al Gobierno le "gustaría que se pusieran sobre la mesa propuestas para crear empleo de calidad y no que contribuyan a precarizar más el mundo del trabajo". "Lo que necesita España es estabilidad y no precarizar más el mundo del trabajo", ha insistido en declaraciones a RNE. "No es un buen comienzo para el diálogo social, que será donde deba debatirse", ha añadido la vicepresidenta económica del Ejecutivo, Elena Salgado.: "No queremos recortes".

En la misma línea que Blanco, el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, ha afirmado en una entrevista a Telecinco que la postura tanto de su partido como del Gobierno es clara: "No queremos recortes de derechos sociales de trabajadores ni de derechos fundamentales", entre los que también ha incluido la tutela judicial efectiva.

Pese a las reticencias del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de que el diálogo entre sindicatos y empresarios sobre una reforma del mercado laboral pase por crear nuevos contratos, la CEOE ha vuelto a abrir el fuego de las negociaciones con un modelo de contrato indefinido con menor indemnización junto a su propuesta para los jóvenes desautorizada hoy por el propio Díaz Ferrán. Este contrato con un despido más barato, no obstante, también cuenta con el rechazo de los sindicatos y del Ejecutivo.

El documento que los empresarios trasladarán al Gobierno y las centrales sindicales rescata buena parte de los planteamientos que hicieron fracasar la anterior ronda de negociaciones tripartitas, en julio del año pasado. Frente a la propuesta de la CEOE, que recupera una indemnización para los indefinidos en torno a los 20 días, el Ejecutivo aboga por encarecer la contratación temporal y abaratar la fija para animar a losempresarios a optar por la fórmula indefinida.

"Monstruo de Frankesntein"

Para el secretario general de la UGT, Cándido Méndez, que ha rechazado "total y absolutamente" el anuncio de La Cavada, el contrato para jóvenes sin paro y con coste de despido cero es "una especie de monstruo de Frankenstein". Tras recordar que su sindicato entiende el diálogo social como un instrumento para "mejorar" los derechos de los trabajadores, ha criticado que la propuesta es una "cosa" que "no sirve ni como ejemplo de nada" y que la patronal debería "sepultar bajo mil toneladas de piedra". Además, le ha recomendado reconsiderar la concepción que tiene de los jóvenes españoles "como cosas".

En la misma línea, el responsable federal de Economía y Trabajo de IU, José Antonio García Rubio, ha calificado este tipo de contrato como un "auténtico ensayo de terrorismo empresarial" y lo ha bautizado con el nombre de "contrato excremento", por ser aún peor que un contrato basura, con el que la patronal quiere "retrotraer las relaciones laborales en España a la Edad Media".

Los jóvenes empresarios proponen que un fondo pague las indemnizaciones

La Confederación Española de Jóvenes Empresarios (CEAJE), organización miembro de la CEOE, ha propuesto hoy la creación de un único contrato, de aplicación general y de carácter indefinido, con un fondo compensatorio para el trabajador en lugar de indemnización por despido. Dicho fondo, que cada trabajador acumularía individualmente a través de una cuenta personal de cotización, se nutriría con parte de los pagos a la Seguridad Social que realizan los empresarios, con lo que el trabajador podría disponer de sus recursos durante etapas de desempleo o en la jubilación, eliminando a cambio los costes del despido.

De acuerdo con la propuesta de CEAJE, las empresas contribuirían anualmente con un porcentaje del salario libre de impuestos a constituir esas cuentas individuales y nominativos. En caso de cambio de trabajo a una nueva empresa, esta cuenta nominativa no desaparecería, sino que se mantendría y se seguiría nutriendo de las cotizaciones que pagaría el nuevo empleador, favoreciendo de este modo, en su opinión, la movilidad laboral.

Más información