Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero considera una "paradoja" que los mercados que causaron el déficit examinen a los gobiernos

El presidente español se reúne con Brown para analizar la economía de la UE y aboga por el diálogo para resolver el conflicto de las Malvinas

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, ha considerado este jueves, en un foro progresista celebrado en Londres, una "paradoja" que los mercados financieros, a los que los Estados acudieron raudos a salvar -haciendo una fuerte inversión pública y provocando así el déficit que arrastran- sean los mismos que ahora que examinan a los gobiernos y los ponen en dificultades. Zapatero ha insistido en que los déficit públicos se irán reduciendo, pero no a costa de la cohesión social. En el mismo foro, un seminario sobre estrategias de salida de la crisis organizado por el centro de estudios Policy Network, vinculado al Partido Laborista, ha participado también los primeros ministros del Reino Unido, Grecia y Noruega. Tras la mesa redonda, Zapatero ha mantenido un encuentro bilateral en Downing Street con el mandatario británico, Gordon Brown.

El jefe del Ejecutivo español ha pedido a los organismos internacionales, que "se pronuncian tan a menudo sobre la solvencia de los países", que reflexionen y recuerden que "los déficit públicos" son la consecuencia de "las tesis sobre el sistema financiero de los mismos que hoy exigen apremiantemente a todos los gobiernos reducir los déficit". "Vaya paradoja y vaya contradicción", ha reiterado. Al hilo de ello, ha subrayado el hecho de que exista una diferencia esencial: "Los gobiernos tenemos nombre y apellidos, mientras que los mercados son anónimos". A renglón seguido, ha pedido que no haya una "dialéctica de confrontación" entre gobiernos y mercados y que éstos no tengan desconfianza hacia los primeros. El jefe del Ejecutivo español ha invitado a los mercados y a los inversores que tengan una perspectiva de medio y largo plazo porque ellos también están interesados en la recuperación y han de contribuir a la estabilidad de los países.

"No caer en la trampa"

En esta línea, ha defendido que se reduzca el déficit público cuando la recuperación económica sea "activa" porque no hay que caer "en la trampa" de aquellos que piensan en sus "intereses a corto y medio plazo". Zapatero ha considerado que tras la crisis "el tiempo que se ha de reconstruir es el de la regulación", y ha dicho que los gobiernos van a ir retirando paulatinamente sus intervenciones en los mercados financieros, tal y como ha hecho ya EE UU. Pero, al mismo tiempo, ha puntualizado que no se pueden dejar las cosas como estaban y los gobiernos no pueden retirarse de controlar todos los productos financieros y de dejar de acabar con los paraísos fiscales. Zapatero ha expresado sus solidaridad con Grecia y con su primer ministro y ha señalado que el Ejecutivo de Papandreu y la inmensa mayoría de los ciudadanos griegos no tienen culpa de lo que está ocurriendo en ese país.

Por el contrario, el Gobierno griego merece a su juicio toda la confianza de las instituciones europeas, que le someten a estrecha vigilancia, y de los mercados, que le han sometido a diversos ataques, por los pasos que ha dado y "por la credibilidad que está demostrando". Asimismo, ha elogiado el papel de Brown tanto en la UE como en el G-20 para hacer frente a la crisis económica y dijo que cuando se salga de la crisis, lo primero que se va a determinar es qué valores predominan en la nueva etapa, y consideró que son los valores progresistas los que pueden facilitar "equilibrio, armonía y cohesión".

El centro de estudios progresista Policy Network, organizador del Foro anual de Líderes Progresistas al que Zapatero ha acudido en dos ocasiones, había invitado al presidente español a participar en el seminario Empleo, Industria y Oportunidades: Estrategias de crecimiento después de la crisis. Es la tercera y última mesa redonda de la jornada, que lleva por título Europa después de la crisis global, en la que le han acompañado Gordon Brown, Yorgos Papandreu y Jens Stoltenberg. El comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, ha participado en la primera sesión del seminario, dedicada a Nuevos modelos de crecimiento: promoviendo más y mejores empleos en una economía baja en emisiones, a las 9.30 hora local (una hora más en la España peninsular).

Tras su intervención en el seminario, Zapatero se ha reunido con Brown en Downing Street para hablar, sobre todo, de la situación económica mundial, aunque también han tenido cabida la próxima cumbre del G20, de las dificultades que atraviesa Grecia y del Consejo Europeo de primavera de marzo, según fuentes gubernamentales españolas, la puesta en marcha del Tratado de Lisboa, la situación en Irán, Afganistán y Pakistán y el conflicto de las Maldivas. Sobre este contencioso, Zapatero ha abogado por el diálogo y la diplomacia. Ante el rechazo de Argentina a los planes de exploración petrolera en las Malvinas por parte del Reino Unido, Brown ha insistido en que su Gobierno está actuando dentro de la legalidad internacional.