Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La primera crisis del euro

La posición crítica del FT da un viraje tras la visita de Salgado

El periódico de cabecera de la 'City' londinense afirma que el plan de España es "serio"

Hace poco más de una semana, una nota editorial del Financial Times tildaba de "ficticio" el plan de ajuste presupuestario que acababa de presentar el Gobierno español. Hoy, el primer editorial del periódico de cabecera de la City londinense, afirma que el plan es "serio". En aquella nota editorial se consideraba "un distintivo de los Gobiernos del sur de Europa dejar para mañana lo que debían haber hecho hace años". Y en una información sobre el plan de ajuste del 1 de febrero se decía que era "esencial que España ponga en orden rápidamente sus finanzas públicas". Hoy se advierte al Ejecutivo español que, en todo caso, el riesgo está en "reducir mucho demasiado rápido". Los datos económicos no han cambiado, pero sí la perspectiva de la cúpula del diario económico, con la que la vicepresidenta económica, Elena Salgado, se reunió este lunes. Y, visto el resultado, su defensa de la viabilidad de las cuentas públicas españolas debió ser convincente.

Lo habitual es que la visita de un alto mandatario a un periódico pase desapercibida. Y también es frecuente que, al conocer los argumentos de primera mano, el medio matice su posición. Pero la reunión de Salgado con la cúpula del FT distó mucho de ser discreta. Y no fue una visita más. En los días anteriores, los inversores habían penalizado a la deuda española por el deterioro de las cuentas públicas, cuya mala situación se comparaba de forma sistemática con la de Grecia y Portugal. Los mercados tampoco creyeron en la eficacia de las medidas anunciadas por el Gobierno (plan de ajuste, reforma de las pensiones) y el castigo aumentó. Y el Financial Times dio amplia cobertura a ambos mensajes.

Salgado hizo coincidir su visita al FT con la presentación del plan español de emisión de deuda pública en Londres, a cuenta del secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa. El balance del encuentro de Campa con gestores y analistas británicos fue positivo, y la tensión sobre el bono español se relajó. De la reunión de Salgado con el diario económico nada trascendió, pero el editorial publicado hoy habla por sí mismo. Más ejemplos: si hace diez días, se recordaba que el diferencial del bono español con el alemán "sigue siendo mayor que antes de la crisis", hoy la comparación es benigna para los intereses españoles: "Los mercados ven a España como creíble: el rendimiento de su bono a 10 años está en el 4,08%, sólo 0,88 puntos por encima del alemán, y más bajo que hace un año".

Y si la comparación recurrente en las informaciones del diario económico es con Grecia - "España se suma a Grecia a la cola de la eurozona", "En España se gesta un drama mayor que en Grecia"-, el editorial opta esta vez por Reino Unido como referencia. "España es muy diferente a Grecia, con el Reino Unido hay un paralelismo más cercano". "Y España estaba mejor preparada", afirma con relación al superávit público en el inicio de la crisis y a la mejor salud del sistema financiero.

Que haya cambiado de perspectiva sobre las finanzas públicas, no quiere decir que abandone la crítica. El FT duda de la capacidad del Gobierno para hacer cumplir los planes de austeridad a comunidades y ayuntamientos. Y recupera una línea de opinión arrinconada en las últimas semanas por el ensañamiento del mercado con los países que acumulan déficit público. El diario británico cree que "un gasto deficitario nunca ha estado tan justificado como ahora" para países como España, aún en recesión y con altas tasas de paro. Y mantiene que una retirada precipitada de los estímulos fiscales puede poner en peligro "el optimista pronóstico de crecimiento" del Gobierno español. Por último, dirige la mirada al frente laboral para pedir a las claras una reforma drástica. "El paro crónico en mercados laborales rígidos es un problema mayor que un déficit elevado".