Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las consecuencias de la crisis

Fitch afirma que la situación de España es "preocupante"

La agencia afirma que "no hay riesgo de contagio" de la crisis de déficit a otros países de la eurozona

La agencia de calificación Fitch afirma que no hay riesgo de que la crisis de déficit y deuda que están sufriendo Grecia, Portugal y España se traslade a otros países de la eurozona. Según ha afirmado el presidente de Fitch, Marc Ladreit Lacharriére, a la radio francesa Europe 1, la situación por la que atraviesan estos tres países es "preocupante" y sugiere una "nueva" fase de la crisis financiera.

Frente a estos tres países, Francia y Alemania tiene suficiente "credibilidad" para los inversores como para evitar que sufran las presiones del mercado. "Con Francia y Alemania tenemos la suerte de tener a dos pilotos en el avión ", ha afirmado tras reiterar que "no hay contagio real" de la presión que están ejerciendo los mercados a estos tres países a otros Estados que comparten la moneda única.

Según ha explicado el presidente de esta agencia, uno de las tres que existen en todo mundo responsables de calificar la deuda de los estados en función a su capacidad de pago, el país que más dudas ofrece es Grecia, a quien redujo su valoración el pasado 8 de diciembre de A- a BBB + desatando las actuales turbulencias. "Hay muchas cosas que no son normales" en la economía griega, un país que nunca ha seguido las directivas europeas en materia de control de la deuda pública. Sin embargo, ha subrayado que "es necesario ayudar a Grecia", algo que el tratado de Maastricht "no permite por el momento hacer".

En todo caso, ha defendido que ante la prueba de que la crisis aún no ha acabado se mantengan las medidas de apoyo y los planes de recuperación puestas en marcha por los diferentes gobiernos. "Nuevos incidentes aparecen día tras día, mes tras mes" de que la crisis "no ha terminado totalmente", ha señalado citando el ejemplo hace meses de la quiebra de Dubai World.

Aviso de Barclays

Barclays Capital ha alertado hoy de que la crisis de credibilidad sobre la deuda soberana de Grecia, que ha salpicado en la última semana a España, representa "sólo la punta del iceberg", y, al contrario de lo que opina Fitch, no descarta que acabe arrastrando a otros países más de la UE ante la escalada de déficits para contrarrestar la crisis.

En un informe sobre el riesgo de contagio de la crisis de confianza en las deudas públicas, la entidad justifica sus augurios en los "claros signos de contagio" patentes en el "efecto demostración" de la prima de riesgo de España y Portugal, para sentenciar que "la posibilidad de contagio" no concluirá con España. "El contagio puede ser rápido y puede tomar caminos impredecibles", precisa el banco de inversión tomando como referencia la coyuntura desatada en Asia en 1997, y constata que la expansión del descrédito en la zona euro supondrá un "obstáculo" a la recuperación.

Además, Barclays respalda la comparación realizada por el comisario de Asuntos Económicos de la UE, Joaquín Almunia, entre España y Grecia, al afirmar que comparten "numerosos fundamentos" económicos y financieros, pese a que "no cuentan con estrechos vínculos". Así, el banco califica de "error" que se limitase la crisis de la deuda Griega a un "hecho local", por lo que advirtió de que "volvería a ser un error" situar el problema exclusivamente en la Eurozona.

Grecia, tres veces más cara que España

Según los analistas de Citi, el coste de asegurar la deuda pública de Grecia es más de tres veces mayor que el de España, y casi duplica el de Portugal. "Los mercados de valores parecen centrarse ahora exclusivamente en el riesgo soberano después de que la deuda de Grecia haya preocupado a los inversores", debido a que este país combina un elevado nivel de endeudamiento del Gobierno y un elevado déficit fiscal, dice el informe.

En este sentido, destaca que el coste de los seguros de impago sobre la deuda pública de Grecia (CDS por sus siglas en ingles, credit default swap), ha subido más de 270 puntos básicos en los últimos tres meses y ahora alcanza los 417 puntos. "Ninguno de los otros dos mercados", dice en alusión a España y Portugal, "ha registrado movimientos tran fuertes como los de Grecia", ya que los CDS de España están en 170 puntos básicos, mientras que los de Portugal se encuentran en 227 puntos.