Selecciona Edición
Iniciar sesión

El Gobierno propondrá retrasar la edad de jubilación a los 67 años

La Seguridad Social envía 2.000 millones al fondo de las pensiones pese a reducir su superávit un 41% a 8.501 millones

El Gobierno presentará este viernes su propuesta de reforma de las pensiones, que contempla el retraso en la edad de jubilación entre las medidas para garantizar el mantenimiento del sistema a medio y largo plazo. Según han confirmado a este periódico fuentes del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, la edad laboral se ampliará de los 65 años actuales hasta los 67.

La medida, de salir adelante -tiene que ser debatida con patronal y sindicatos en la Comisión del Pacto de Toledo-, se aplicará de forma progresiva a partir de 2013, año en el que los que cumplan 65 deberán trabajar dos meses más, y en 2025 quedará totalmente implantada, según ha precisado la agencia Colpisa, que adelantó la noticia. Así, en 2025 habrá que seguir trabajando durante dos años más para poder percibir el 100% de la prestación. De cumplirse los planes del Ejecutivo, en 2025 España será el primer país de la Unión Europea donde todos los trabajadores se jubilaran a los 67 años. Además, los cambios que ultima el Gobierno incluyen cambios en el cálculo de las pensiones y una reforma de la pensión de viudedad.

La reforma, que el Gobierno espera aprobar en un plazo no demasiado largo, supone que han triunfado las tesis de la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, que en varias ocaciones se ha mostrado a favor de medidas que permitan aumentar la llamada edad efectiva de jubilación -que establece la media a la que la gente se jubila y que está en 63,5 años en España- o bien mojarse y poner sobre la mesa una edad exacta de jubilación.

En cambio, el titular de Trabajo, Celestino Corbacho, no era partidario de aumentar la edad de jubilación. De hecho, este jueves ha subrayado que no se ampliará hasta los 70 años. En una entrevista en Punto Radio, tras ser preguntado por la propuesta del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, de aumentar la edad de jubilación a esa edad, ha puntualizado que es necesario "buscar un término medio" que facilite el mantenimiento del sistema.

Aunque el anuncio estaba previsto para el viernes, el ministro de Fomento, José Blanco, confirmó esta mañana que "en las próximas horas" el Ejecutivo dará a conocer la propuesta, que tendrá como objetivo "el mantenimiento del sistema de la Seguridad Social y de protección social" ante el envejecimiento de la población.

Deuda aplazada

El anuncio de Blanco se ha producido horas después de que el secretario de la Seguridad Social, Octavio Granado, anunciase que dotará al Fondo de Reserva con 2.000 millones de euros en las próximas semanas. Este capital corresponde a parte del superávit del ejercicio de 2008. Así, la denominada "hucha de las pensiones", alcanzará los 62.000 millones de euros, ha afirmado Granado, quien ha añadido que las decisiones sobre los resultados del ejercicio 2009 se tomarán en función de "la marcha" del año.

Granado ha afirmado que con esta aportación quedan pendientes 6.000 millones de aportaciones al fondo y ha recordado que la Seguridad Social tiene una deuda aplazada de unos 8.000 millones, resultado de una "acumulación histórica de diferentes ejercicios" y que la tasa de morosidad en 2009 fue del 1,99%, inferior varios puntos a la de las entidades financieras. Las cuentas de la Seguridad Social cerraron el ejercicio 2009 con un superávit de 8.501,83 millones de euros, lo que supone un descenso del 40% en comparación con los 14.428 millones de saldo positivo registrado en 2008. La caída de ha agudizado en el tramo final del año, ya que en los 10 primeros meses las cuentas presentaban un saldo positivo de 13.998,24 millones, con un descenso del 27,4%.

Los 8.501,83 millones de euros de 2009 representan el 0,81% del PIB, según ha informado el Ministerio de Trabajo e Inmigración. Se mejora así la previsión del Gobierno, que establecía que el superávit de la Seguridad Social entre el 0,3% y el 0,4% del PIB en 2009. El saldo de 8.501,83 millones de euros es la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras de 123.464,28 (-0,63%) y unas obligaciones reconocidas de 114.962,45 millones de euros (+4,80%). En el capítulo de ingresos no financieros, las cotizaciones sociales ascendieron a 106.440,55 millones de euros, lo que representa una disminución de 1,54 puntos porcentuales respecto al año anterior.