Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Corbacho prevé un alza moderada del paro y aboga por prorrogar los 420 euros

El ministro insiste en que 2010 será el año de la moderación del desempleo.- Más de 362.000 trabajadores se acogen a los ERE temporales

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se ha mostrado a favor de prorrogar la ayuda de 420 euros para desempleados que hayan perdido la prestación o el subsidio, al tiempo que ha confiado en que el paro va a atenuar su crecimiento a lo largo de 2010. "Se va a parecer más al paro que producía antes de la crisis que durante la crisis", ha augurado el ministro en referencia a la Encuesta de Población Activa del INE que se conocerá el viernes. Sobre el próximo dato de enero de paro registrado, que sí depende de su departamento, Corbacho ha insistido en que, aunque "será malo", "se va acercar más o se va a parecer más al de 2008 -cuando subió en 132.378- que al de 2009 -cuando marcó un récord histórico con 198.838-".

Desde 2001, el número de desempleados en los servicios públicos de empleo ha aumentado en este mes, estacionalmente malo para el mercado laboral, en una media de 67.000 personas. La clave, ha añadido Corbacho durante una entrevista en la Cadena Ser, es "ver si el dato de enero se aleja o acerca mucho" al nivel de los 67.000 parados de la serie histórica. No obstante, ha advertido de que hay que "empezar a asumir que durante buena parte de este semestre vamos a seguir sufriendo los efectos de la crisis, una crisis que ha durado dos años y medio pero cuya salida en términos de empleo no será tan rápida ni aquí ni en Europa de como se ha destruido", ha explicado. "Saldremos de la crisis, pero los efectos sobre la destrucción de empleo serán más duraderos", ha añadido.

El paro ha aumentado de forma progresiva desde el último trimestre de 2007 hasta hoy, mientras la crisis económica se convirtió en recesión en la segunda mitad de 2008. Su ascensión solo se ha visto interrumpida entre mayo y julio del pasado verano gracias al impacto del Fondo de Inversión Local incluido en el Plan E anticrisis del Gobierno. A lo largo de este periodo, el número de desempleados en las oficinas del antiguo Inem se ha incrementado en 1.820.369 personas. Según la EPA, que ofrece una mejor radiografía del mercado laboral, el número de desempleados estaba a cierre de septiembre en 4.123.000 personas, un 17,93% de la población activa, tras aumentar en 2.331.400 parados desde el último trimestre de 2007.

Comparecencia en el Congreso

Tras la entrevista, el ministro ha acudido a la Comisión de Trabajo e Inmigración del Congreso, donde ha revelado que más de 362.000 trabajadores se han beneficiado de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) de suspensión temporal como alternativa al despido. Frente a las críticas generalizadas de todos los grupos de la oposición ante la incapacidad del Gobierno para hacer frente al auge del paro, Corbacho ha enumerado las iniciativas para el mantenimiento y fomento del empleo y los resultados de las medidas dirigidas a favorecer este tipo de expedientes con respecto a los de extinción, que registran un "comportamiento a la baja".

Corbacho también ha destacado las 282.000 personas que se han beneficiado del Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción, que reconoce una ayuda de 421 euros para los trabajadores que hayan agotado la prestación o el subsidio por desempleo desde el 1 de enero de 2009.

Por otra parte, el titular de la cartera ha anunciado que que el próximo viernes, 29 de febrero, llevará al Consejo de Ministros un informe de su departamento sobre las posibles reformas en materia de pensiones, que posteriormente será trasladado a la Comisión del Pacto de Toledo y a los interlocutores sociales para su estudio. El anuncio echa por tierra las previsiones del propio Corbacho, que hace unos días apuntó que se podría retrasar. Sobre este asunto, el ministro ha insistido en que "pese a la dureza de la crisis", el sistema público de Seguridad Social "sigue gozando de buena salud", algo que los pensionistas y ciudadanos "deben tener claro para su tranquilidad".

De hecho, ha anunciado que la Seguridad Social cerró 2009 con un superávit de 8.000 millones de euros, lo que duplica las previsiones iniciales del ejercicio, con un ratio entre cotizantes y pensionistas que se mantiene en el 2,59. Además, el Fondo de Reserva de las pensiones también sigue por encima de los 60.000 millones, por lo que ha celebrado que en una crisis "tan profunda" como la actual no se haya recurrido a él. "Eso es un síntoma de que la Seguridad Social entró en la crisis con una gran fortaleza", ha valorado.

"En España hay economía sumergida desde los Reyes Católicos"

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, ha vuelto este lunes sobre la controversia que originó hace dos semanas al cifrar la economía sumergida en un porcentaje del PIB de entre el 16% y el 20%. "No se cuánta economía irregular hay, ni cuantos inmigrantes irregulares, pero lo peor que se puede hacer es negar la realidad: En España hay economía sumergida desde los reyes católicos", se ha defendido.

No obstante, ha dejado claro que ha escuchado las críticas que le lanzó la ministra de Economía, Elena Salgado, al admitir que "formalmente no se puede medir ni contabilizar". Aunque con matices: "Salgado tiene razón en lo que dijo, y yo también, porque la economía sumergida existe y hay estudios a nivel internacional que cifran estos porcentajes". En su opinión, sin embargo, sus resultados "tienen el valor que cada uno le quiere dar".

292 millones para fomentar el empleo joven

Para hacer frente al repunte del paro, especialmente en los colectivos más vulnerables a la destrucción de puestos de trabajo y con mayores dificultades para acceder al mercado laboral, Corbacho ha avanzado que el Gobierno dispone de 292 millones de euros para fomentar en 2010 la contratación de jóvenes, discapacitados y mujeres afectadas por violencia de género dentro de la revisión de las bonificaciones que ultima el Ejecutivo.

El ministro ha anticipado el importe del que dispone "en estos momentos" el Gobierno "para que vayan haciendo cálculos" hacia dónde dirigirlos. En su opinión, "lo importante" es que se quiebra la universalización de las bonificaciones, con el fin de que vayan destinadas a colectivos concretos, durante un tiempo determinado. No obstante, esta medida deberá ser evaluada, después de dos años de su aplicación y ha considerado que "de no dar los resultados previstos" habría que derogarla y coger esos recursos para invertirlos en otras políticas activas.

Ha reconocido que 292 millones es una cifra "probablemente" escasa y ha recordado que todavía siguen vigentes determinadas bonificaciones acordadas en el Congreso de los Diputados como las dirigidas a la contratación de personas de 50 años. "Mientras no se extinga el contrato, la empresa que contrató a ese trabajador tiene derecho a esta bonificación", ha dicho, tras añadir que llevará a la Cámara el debate sobre la conveniencia de estas políticas de ayudas a la contratación.

Más información