Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Air Comet presenta concurso de acreedores tras una orden de embargo

La compañía que preside Díaz Ferrán anuncia un ERE para la totalidad de la plantilla

La compañía Air Comet, propiedad del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y de su socio Gonzalo Pascual, echa el cierre. La empresa ha anunciado que presentará este martes un ERE que afectará a los 640 trabajadores de su plantilla e iniciará los trámites para presentar un concurso voluntario de acreedores para afrontar la deuda derivada del embargo de su flota de 13 aviones, dictada por un juez británico ante el impago de un crédito de 25 millones de dólares (17,2 millones de euros) reclamado por el banco alemán Nord Bank.

Las deudas totales de Air Comet pueden ascender a cien millones de euros si se suman, entre otras cosas, los sueldos que la plantilla tiene pendientes de cobrar (unos 2,5 millones de euros) o lo que debe a la Seguridad Social (cerca de 16 millones de euros), así como otros préstamos contraídos, según fuentes sindicales.

Además de la paralización de los aviones, el juez británico prohibió a Air Comet la venta de billetes desde el pasado viernes. Este lunes no despegó ningún vuelo de la compañía, aunque en su página web mantiene en su página web una promoción para volar en enero, febrero y marzo a ciudades como Buenos Aires, Quito, La Habana, Bogotá o Lima, si bien a la hora de reservar se informa de que no hay vuelos disponibles. Alrededor de 1.500 pasajeros al día se verán afectados en las próximas semanas por la cancelación de vuelos.

Los sindicatos esperaban este lunes, tal como acordaron con Díaz Ferrán para desconvocar una serie de huelgas, que buena parte de la plantilla, que en algunos casos lleva más de ocho nóminas sin cobrar, recibiera transferencias o pagarés por sus salarios de octubre y noviembre por valor de 300.000 euros. Los trabajadores también esperaban que Aviación Civil se hiciese cargo del pago de los sueldos hasta el próximo 7 de enero, para garantizar que la aerolínea siguiera operativa al menos hasta ese día.

Los dos comités de huelga, integrados por representantes del colectivo de Estructura y Vuelo (pilotos, mantenimiento y oficinas) y de handling, habían solicitado reunirse con la dirección de la aerolínea para pedirles una vez más garantías suficientes para el cobro de las nóminas atrasadas, hasta seis meses en algunos casos, una vez que los trabajadores constataron que "sólo se han cobrado algunos pagarés". Fuentes de la compañía, que reconocen la "inquietud" existente entre los 640 trabajadores que conforman la plantilla, explican que algunos talones necesitan 24 horas para ser efectivos.

Compraventa fallida

El cierre de Air Comet se produce después de que el pasado 4 de diciembre se anunciara el intento de compra de la aerolínea por parte del empresario holandés Arnold Leonora, presidente de la sociedad Air Transport y representante de un grupo de entidades financieras y socios industriales. El precio que iba a pagar era simbólico, dado que el comprador se hacía cargo de la deuda total de la aerolínea. La compra de Air Comet conllevaba también la de la sociedad Astra, perteneciente también a Díaz Ferrán y Pascual, y propietaria de algunos de sus aviones.

El 8 de diciembre, Aviación Civil mantuvo reuniones, por separado, con los representantes de Air Comet y de Air Transport para conocer las intenciones de la venta, que finalmente no se ha cerrado.