Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España registra la mayor tasa de paro de los países industrializados

El desempleo español repunta cinco décimas en septiembre hasta el 19,3%, según la OCDE

España sigue liderando el aumento de la tasa de desempleo de las economías de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), con un 19,3% en septiembre, cinco décimas más que en agosto, seguida de Irlanda (13%). Con respecto al mismo mes de septiembre del año pasado, el dato español de tasa de desempleo ha empeorado en un 6,9%, el triple que la media, según las estadísticas del organismo.

La OCDE, que prevé que el desempleo siga aumentando hasta alcanzar el 20% de la población activa en diciembre de 2010, aunque a menor ritmo que hasta ahora. En su opinión, la fase más aguda de destrucción de empleo ya ha pasado para los trabajadores españoles entre el último semestre de 2008 y el primero de 2009.

La tasa de paro de los países de la organización se mantuvo estable en septiembre, en el 8,6% que marcó ya en agosto, aunque subió un 2,3% con respecto al año anterior. En la zona euro, la tasa de paro alcanzó el 9,7% en septiembre, un 0,1% más que en el mes de agosto y 2 puntos más que en el mismo mes de 2008.

De entre las mayores economías de la zona euro, la tasa de paro de Francia alcanzó el 10% a septiembre, un 0,2% más con respecto a agosto y con un crecimiento del 2% sobre el pasado año, mientras que Alemania se situó en el 7,6%, en línea con el mes anterior y un 0,5% más que hace un año. Por su parte, la tasa de desempleo en Estados Unidos a octubre era del 10,2%, un 0,4% más que al cierre del pasado mes de agosto y un 3,6% superior a hace un año.

La mayor carga fiscal con excepción de Italia y Portugal

Los trabajadores españoles soportan un esfuerzo fiscal superior al de sus vecinos europeos, a excepción de Italia y Portugal, ya que, aunque la presión fiscal sobre las rentas del trabajo en España es ligeramente menor a la media europea, el salario medio anual es menor en comparación con el de los países de la zona euro.

Concretamente, la presión fiscal sobre el salario medio español -es decir, el porcentaje que de lo que ganamos se destina al pago de tributos- se situó en el 37,8% en el año 2008, lo que supone una tasa cinco puntos por debajo de la media europea (43,14%).

Sólo los trabajadores de Portugal (37,6%) e Irlanda (22,9%) soportan menor presión fiscal que los empleados españoles. En cambio, los trabajadores de Holanda (45%), Alemania (52%), Finlandia (43,5%) y Austria (48,8%) están sometidos a mucha mayor presión fiscal que los trabajadores de nuestro país.

A pesar de que España está entre los estados de menor presión fiscal, es el territorio de la zona euro donde más ha crecido el esfuerzo fiscal de las rentas del trabajo en los últimos cinco años, sin tener en cuenta la reciente subida de impuestos anunciada hace poco más de un mes por el Ejecutivo.

Más información