Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salgado afirma que España debe "trabajar el doble" pese a estar igual de capacitada

La vicepresidenta confía en que las exportaciones y el I+D+i impulsen el crecimiento tras la crisis pero cree que la recuperación no será "ni fácil ni rápida"

"La economía española es como las mujeres. Aunque estén igual de capacitadas, tenemos que trabajar el doble" para lograr el reconocimiento. A esta metáfora ha recurrido hoy la vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Economía y Hacienda, Elena Salgado, durante su comparecencia ante la Comisión de Economía del Senado para describir el "especial escrutinio" al que siempre está sometida España por parte de los mercados y los inversores internacionales y que obliga a un esfuerzo extra por parte del Ejecutivo y la oposición para generar confianza.

Con vistas al futuro, Salgado ha advertido de que la recuperación de la economía española no será "ni fácil ni rápida", pero el Gobierno avanza en la buena dirección para superar el deterioro ecónomico con "las exportaciones y los sectores innovadores como candidatos a protagonizar el futuro". Según ha añadido, "aún quedan por delante momentos difíciles", especialmente en lo que afecta al mercado laboral, por lo que habrá que "afrontar retos exigentes".

"Las deducciones a la vivienda fueron un error ya que sus fondos se podrían haber dedicado a otras actuaciones"

Tras recordar que lo peor de la crisis ha pasado y reconocer que no se volverá a tasas intertrimestrales positivas hasta la segunda mitad de 2010, Salgado ha justificado este retraso en superar la recesión en los factores específicos de la economía española: el alto nivel de endeudamiento de las familias y las empresas, donde espera que los créditos no crezcan al ritmo al que lo hacían antes, y el exceso de oferta inmobiliaria. La titular de Economía ha aclarado que no existe un riesgo de recaída pese al contenido del discurso facilitado a la prensa, informa Alejandro Bolaños. Según ha explicado Salgado, la palabra "recaída" ha sido omitida de su intervención porque pensaba que era una "errata", una palabra que se había colado de otro párrafo.

Salgado ha afirmado también que no hay indicios de subida de tipos y ha abierto la puerta a nuevos estímulos fiscales vía deducciones a través de la futura ley de Economía Sostenible.

El "error" de las deducciones a la vivienda

Para la vicepresidenta económica, la "gran expansión" de la burbuja inmobiliaria se produjo "en las dos legislaturas en las que gobernó el PP", y ha añadido que se ha demostrado que las deducciones fiscales para la compra de vivienda, que ya tienen fecha de caducidad en 2011, han sido un "error". Así, aunque ha admitido que tal vez no sea el momento de señalar "quién tiene la culpa" y ha reconocido que "probablemente se pudo hacer algo" en la primera legislatura de Rodríguez Zapatero, sí se ha animado a explicar que el mayor crecimiento de la burbuja se produjo mientras gobernaban los "populares".

En su opinión, estas deducciones han supuesto "decenas de miles de millones de euros" de recursos que no se han ingresado y que "se pudieron haber dedicado a otras actuaciones". Además, ha apuntado que de no haber habido dichas deducciones, "la burbuja habría ido decreciendo", y otros sectores "habrían contado con más recursos y estímulos" para crecer.

Impulso de las exportaciones

No obstante, con vistas al próximo año, se ha mostrado confiada en que las exportaciones evolucionarán mejor de lo esperado por los organismos internacionales gracias al ajuste de precios, que abarata los productos españoles en el extranjero, por lo que ha mantenido su previsión de que el PIB caerá un 0,3% en este periodo, frente a la contracción del 0,6% que calcula Bruselas.

"No sólo estamos recuperando competitividad gracias al favorable diferencial de inflación, sino que nuestras exportaciones están logrando aumentar su cuota de mercado en los mercados internacionales desde comienzos de año", ha añadido.

Déficit e impuestos

Una vez que ha pasado revista a los últimos indicadores y recordado sus previsiones, Salgado ha analizado la situación del déficit del Estado -que cerrará el año en torno al 10%- y la deuda pública -que superará el 60% en 2010-, tema sobre el que han versado la mayoría de reproches de los senadores de la oposición, que han aprovechado la presencia de la ministra en la Cámara Alta para afearle la reciente subida de impuestos del Gobierno.

Según ha defendido Salgado, "el Gobierno no ha permanecido ajeno a la situación económica. Al contrario, ha adoptado numerosas medidas dirigidas a incentivar la actividad económica, fomentar el empleo y aliviar la situación de las familias y empresas". Un conjunto de medidas que la Comisión Europea calcula que ha sido del 2,5% del PIB en 2009, pero que, según ha admitido Salgado, han tenido un coste presupuestario "considerable".

Pero, para consolidar la reactivación y fomentar un crecimiento sostenible en un futuro, ha defendido la necesidad de "acabar con los desequilibrios (...), corregir los excesos, especialmente en el sector inmobiliario, y avanzar en la consolidación fiscal". Es decir, corregir el déficit. Un objetivo para el que las medidas de contención del gasto "no son suficientes". De ahí la subida impositiva, ha añadido antes de enmarcar el "esfuerzo contenido" que tendrán que hacer los contribuyentes a la hora de pagar más impuestos dentro de un "esfuerzo colectivo para afrontar las medidas necesarias para salir de la crisis sin olvidar a los más vulnerables y sin trasladar costes al futuro", ha argumentado.

Montoro aboga por eliminar los ministerios de Igualdad y Vivienda

El portavoz de Economía del PP, Cristóbal Montoro, ha concretado hoy que el recorte del gasto público que demanda su partido en los Presupuestos para 2010 debería incluir la supresión de los ministerios de Igualdad y Vivienda, así como de la Vicepresidencia tercera del Gobierno, que encabeza Manuel Chaves.

Durante su participación en el Foro Cinco Días, Montoro, que ha afirmado que a los titulares de estos departamentos habría que darles "una medalla y mandarlos para casa", ha concretado además otras dos medidas que adoptaría de forma prioritaria si fuera ministro de Economía: incentivos fiscales en beneficio de los emprendedores y un plan de liberalización económica.

En materia fiscal, ha indicado que el impulso aportado por las arcas públicas no ha sido tal si se tiene en cuenta que el paro no ha dejado de incrementrse. En su opinión, el error ha sido invertir la mayor parte de este montante en inversiones improductivas, "como ensanchar aceras", en referencia al Plan E.

Más información