Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La cobertura al desempleo

Blanco asegura que el Gobierno podría estudiar una subida de impuestos a las rentas más altas

El Gobierno confía en las inversiones en infraestructuras para luchar contra el paro

"Si una familia tiene necesidades el Estado debe ayudarla y si para ello hay que elevar determinados tipos impositivos a las rentas más altas" se hará porque "la sociedad lo entenderá", ha asegurado el ministro de Fomento, José Blanco, en una entrevista concedida a la Cadena Ser en la que ha defendido la ayuda de 420 euros a desempleados puesta en marcha este lunes y ha arremetido contra quienes piden rebajar los impuestos y el gasto público mientras exigen que se universalice este subsidio extraordinario, en clara referencia al PP.

"Nunca antes un parado que hubiera agotado el desempleo habría cobrado una prestación", ha asegurado Blanco, quien ha dicho que, más allá de la polémica suscitada por los plazos y criterios para beneficiarse de la ayuda, es necesario "poner en valor una medida que tiene un calado social muy importante y que no se ha aprobado en ningún país de la UE".

El titular de Fomento, no obstante, ha reconocido que pudieron equivocarse a la hora de definir quiénes se podrían beneficiar o no de la prestación y ha asegurado, en la estela de lo que dijo ayer el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que el Ejecutivo no tiene inconveniente en ampliar los plazos si comprueba que se ha quedado fuera de las ayudas más gente de la que puede disfrutarlas.

Desde su entrada en vigor, la medida ha suscitado las críticas de partidos políticos y sindicatos, quienes consideran injusto que los desempleados que perdieran su prestación antes del 1 de agosto no puedan beneficiarse de la ayuda.

Precisamente, Blanco ha recordado que la medida fue propuesta por los sindicatos en el marco del maltrecho diálogo social, lo que, en su opinión, confiere a la ayuda un "amplio consenso social".

Además, Blanco ha arremetido duramente contra aquellos que critican la medida y piden su universalización mientras exigen a diario un recorte en los impuestos y del gasto público, en clara referencia al Partido Popular. "Hay que acabar con ese engaño. El dinero sale de las arcas del Estado y es limitado", ha asegurado, para lanzar la reflexión de que es posible que el Gobierno se plantee elevar determinados impuestos a las rentas más altas.

La "reflexión" de Blanco, tal y como él mismo la ha calificado, llega apenas dos meses después de que el PSOE rechazara en el último momento apoyar una moción de IU e ICV que buscaba, precisamente, subir los impuestos a las rentas más altas. Tras anunciar su apoyo a la iniciativa, el Grupo Socialista en el Parlamento anunció su rechazo en vista de que los grupos que la promovían no aceptaban apoyar los presupuestos generales.

Recursos públicos para generar empleo

Blanco también ha defendido la inversión pública en infraestructuras como principal arma para luchar contra el paro, que roza ya los cuatro millones de personas. El ministro de Fomento ha asegurado que es necesario "movilizar más recursos públicos" y ha recordado que 2009 está siendo el año de más obra pública, con 19.000 millones de euros previstos. Solo entre agosto y diciembre, se licitará obra pública por valor de 6.000 millones. Una inversión que pretende mantener en los mismos niveles en 2010.

La mayor parte de esta inversión, ha especificado, irá destinada a impulsar los grandes corredores de la alta velocidad y a la conservación de la red de autovías y de aeropuertos, "algo que genera mucha mano de obra". Esta inversión "será un revulsivo para las empresas, para sus planes de futuro y para la actividad económica", en opinión de Blanco.

El ministro de Fomento ha asegurado en este sentido que su departamento quiere apostar por el transporte limpio por lo que movilizará recursos adicionales dentro del marco de la Ley de Economía Sostenible destinados a impulsar el transporte ferroviario tanto de pasajeros como de mercancías. En opinión de Blanco, no es lógico "que muchos de nuestros puertos no estén conectados con la red ferroviaria".