Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Propiedades

El rey del 'parking', a por la T-4

Eugenio Hinojosa, que gestiona 12.000 plazas de garaje en Madrid, compite con siete grupos

Aunque no es el momento más oportuno por la caída significativa del tráfico de pasajeros aéreos y la crisis económica, las principales compañías que gestionan aparcamientos en España han puesto su mirada en la concesión de los aparcamientos de la T-4. Se trata de un conglomerado de edificios en altura (uno de ellos, dinamitado por ETA en diciembre de 2006), con 14.000 plazas de garaje, en la terminal más moderna del aeropuerto de Barajas, pendiente de adjudicar por parte de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA).

En juego, un contrato a tres años por 12 millones de euros al que aspiran ocho grupos, entre ellos Cintra, filial de Ferrovial, que confía renovar la concesión que ha gestionado junto a SICE (ACS) desde que, en 2006, se inauguró la nueva terminal. Saba, Sufi y Eysa (filiales de Abertis, Sacyr y FCC, respectivamente), también optan al concurso, junto a Vinci Park-Lubasa, Setex, Sando y la UTE formada por Cointer (Azvi) y Arbepa, dos empresas adjudicatarias el pasado año de las casi mil plazas VIP de las terminales 1, 2 y 4.

"Con los tres aparcamientos que alquilo, financio la hipoteca del otro y, encima, gano dinero"

Sobre una de las zonas VIP acotada en el parking de la T-4, estas dos empresas alcanzaron, el pasado lunes, un acuerdo con Iberia para que aproximadamente un centenar de esas plazas se reserven, de forma personalizada, a los usuarios del puente aéreo Madrid-Barcelona, con el objetivo de reducir los tiempos de espera. La compañía aérea busca con esta medida competir con el AVE, tras un estudio realizado en el que se confirma que la zona de aparcamientos del tren de alta velocidad se encuentra saturada.

Aunque Arbepa sea poco conocida, su fundador, Eugenio Hinojosa, tiene una larga trayectoria como gestor de aparcamientos. Controla más de 12.000 plazas de garaje en Madrid.

Al frente de Arbepa y de otra veintena de sociedades -en su mayoría relacionadas con el negocio de los aparcamientos, pero también con la promoción inmobiliaria y la explotación de palcos en estadios de fútbol- figura Eduardo Hinojosa de Diego, quien, tras la cautela inicial, no ha dudado en señalar su esperanza en alzarse con la contrata. "Tengo la lógica ilusión, porque estamos capacitados para dar ese servicio. Además, nuestra oferta es la mejor porque, sin llegar a ser temeraria, resulta un 5% y un 10% inferior a las de Cintra y Saba", comenta el empresario.

"Veinticinco años son muchos años", indica orgulloso Hinojosa para referirse a su liderazgo en el mercado privado de aparcamientos en Madrid. Cuenta con más de 12.000 plazas repartidas en 24 aparcamientos en zonas céntricas de la capital y en tres municipios de la región (San Lorenzo de El Escorial, Galapagar y Valdemorillo). Y "a partir del 1 de enero de 2010 tendré 2.000 plazas más en otros seis aparcamientos, superando las 14.000. Dos en hospitales en Madrid, otras dos en el barrio de Salamanca y dos más en sendos municipios limítrofes de la capital", asegura.

En el resto de España, sus empresas gestionan otras 8.000 plazas, la mitad en Palma de Mallorca y el resto en Barcelona, Valencia y la Costa del Sol.

Hinojosa cuenta su estrategia. "Primero he jugado a no endeudarme excesivamente y a autofinanciarme", dice, para seguidamente subrayar que su actual deuda apenas supera los 600.000 euros. "¿Cómo? Muy fácil. Mientras Cintra y Vinci, dos de mis competidores, se dedican sólo a comprar, yo lo que hago es adquirir sólo uno por cada tres aparcamientos que alquilo. Así, con los tres que alquilo financio el pago de la hipoteca del otro, y encima obtengo beneficios. La consecuencia es que crezco el doble. Este año tendré seis más, y Vinci, que yo sepa, sólo uno", argumenta.

Los inicios de Hinojosa en el sector se remontan a hace un cuarto de siglo, de forma paralela al desarrollo de Azca, junto al paseo de la Castellana, como centro de negocios de la capital. "Los primeros aparcamientos que adquirí fueron los del hotel Holiday Inn, en General Perón, y tres más en la calle de Orense, 24, 26 y 28", recuerda. A partir de ahí, 20 más hasta hoy. "Nunca he vendido ninguno. Sólo compro y rentabilizo".

Con anterioridad a su inmersión en este negocio, Hinojosa había iniciado su periplo laboral en la empresa pública Construcciones Aeronáuticas (CASA). "Entré como becario en 1964 y me pagaron la carrera de ingeniería industrial. Después me fichó Texas Instruments, una compañía estadounidense en la que estuve cinco años como director de Marketing en su sede de Torrejón de Ardoz", señala. Y fue aquí, durante el seguimiento de un curso sobre productos, donde un profesor le dio la idea. "El tema de los aparcamientos va a ser, a corto y medio plazo, un buen negocio, y muy bueno a largo plazo", evoca Hinojosa las palabras que entonces se le quedaron grabadas.

Otros aspectos que diferencia la actuación de Hinojosa de la del resto de sus competidores se basa en el hecho de que, mientras éstos tienen enfocado el negocio en las concesiones municipales del servicio regulado en superficie o los aparcamientos para residentes, su presencia en este ámbito se limita a dos estacionamientos.

La introducción del bonoparking, una tarjeta prepago por el uso de los aparcamientos, ha sido una iniciativa de Hinojosa. "Ofrecemos una ventaja importante al no tener que pagar en efectivo y aplicar un descuento del 7% por estancia. En lugar de pagar 100 euros, sólo se abonarían 93. Y la tarjeta es válida para todos nuestros aparcamientos", señala.

El objetivo es vender 35.000 unidades este año. "Ya hemos vendido 27.000 en los dos meses que llevamos", asegura. Una vez adquirida la tarjeta se recarga con un mínimo de 15 euros y un máximo de 200. Cinco son las áreas donde se centra la comercialización de este servicio. Directamente, en los propios aparcamientos concertados, o a través de las compañías de seguros, las empresas energéticas, los laboratorios o las mutualidades de abogados. Colectivos cuyos integrantes se mueven en entornos próximos a donde se ubican los aparcamientos, como hoteles, hospitales o juzgados.

Y las cuentas le empiezan a salir al empresario. "En los pocos más de dos meses que lleva funcionando, hemos ingresado 540.000 euros por el bonoparking. Y, a la vista de cómo se están comportando los usuarios, vemos cómo las recargas se están produciendo cada dos meses y con una media de 30 euros", confirma. Ante el cierre del presente ejercicio, confía en ingresar por esta vía en torno a un millón de euros. "Sin el bonoparking no hubiéramos ido más allá de los 200.000 euros", calcula, y prevé duplicar, hasta los dos millones de euros, los ingresos en 2010.

Suelo público de Alcorcón

Parkings Hispánicos -empresa en la que, según consta en el Registro Mercantil, Eduardo Hinojosa figura como presidente, a pesar de que él mismo señala que se la vendió a Alfredo Gil Bañares, un antiguo socio-, está en el ojo del huracán en Alcorcón. El Ayuntamiento, encabezado por el socialista Enrique Cascallana, acaba de presentar un recurso contencioso-administrativo contra la reiterada negativa de la Fundación Hospital de Alcorcón (FHA) a facilitar documentos acreditativos de la concesión, hace ya diez años, de la explotación del aparcamiento del centro a esta empresa, toda vez que el propio Ayuntamiento es uno de los patronos de la fundación. También se han remitido sendos informes a la Fiscalía y a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid para "paralizar cualquier iniciativa que conlleve el tener que pagar por utilizar un aparcamiento construido en suelo público".

La medida se toma en respuesta a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), del pasado mes de diciembre, que establecía el derecho de Parkings Hispánicos a explotar el servicio de aparcamientos del hospital público, de acuerdo con la concesión que le fue otorgada en enero de 1999, tras la subrogación de derechos de la empresa que inicialmente resultó adjudicataria.

Contencioso

Los hechos se remontan al 28 de julio de 1997, cuando la FHA convocó concurso para adjudicar el "contrato de mantenimiento, seguridad, vigilancia y limpieza del aparcamiento del centro". No se hablaba de explotación alguna y, por tanto, del cobro por utilizar el parking. La firma del contrato con la empresa adjudicataria no se rubricó hasta octubre de 1998. Posteriormente, tuvo lugar la subrogación a favor de Parkings Hispánicos, justo un mes después de que Hinojosa la constituyera, según consta en el Registro Mercantil.

No ha sido éste el único pleito judicial en el que se ha visto envuelto Hinojosa. En 2005, un juzgado de Fuengirola estimó íntegramente una demanda por desahucio interpuesta por Confortel Gestión contra Hicar 50, -constituida en junio 2002 y en la que Eduardo Hinojosa figura como administrador único.

La sentencia estimaba el desahucio por el impago de la renta de las 114 plazas de aparcamiento situadas bajo la plaza de San Rafael (Los Boliches) de la localidad malagueña. Condenaba a Hicar 50 al desalojo del inmueble y a pagar 135.480,52 euros por rentas vencidas no abonadas desde enero de 2004. Pese a este contencioso HInojosa gestiona el aparcamiento de un hotel de la compañía en López de Hoyos 143.