La amenaza de la deflación

El IPC de marzo confirma la primera caída de los precios pero frena la deflación

La inflación cae un 0,1% en los últimos doce meses aunque avanza un sorpresivo 0,2% frente a febrero

AGENCIAS Madrid 15 ABR 2009 - 17:19 CET

El índice ha pasado en nueve meses de un pico del 5,3% (julio de 2008) a valores negativos en marzo (-01%) / FERNANDO HERNÁNDEZ PUENTE

El Índice de Precios de Consumo (IPC) ha registrado en marzo el primer signo negativo de su historia al caer un 0,1% en tasa interanual, como ya había anunciado el dato adelantado del IPCA, por el abaratamiento del petróleo y los alimentos. No obstante, en términos intermensuales, los precios subieron un 0,2% frente a febrero, un avance inesperado que modera en cierta manera el riesgo de que España entre en la temida deflación.

En esta línea, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, ha insistido en que el Gobierno no maneja un escenario de deflación en los próximos meses, ni siquiera para determinadas comunidades autónomas. Así, tras recordar que la deflación es una caída persistente y generalizada de los precios, ha añadido que lo que se observa actualmente es un descenso acusado del componente energético y ha vinculado que se mantenga esta tendencia a que el crudo siga en los niveles actuales para que, posteriormente, se abandonen los datos negativos en la última parte del año.

El diferencial con Europa sigue a la baja

Vegara también ha subrayado la importancia de que el diferencial de inflación con la zona euro se ha situado en el -0,7%, "lo que contrasta con los diferenciales positivos que se venían observando casi de forma sistemática desde la constitución del euro". Además, ha destacado como buena noticia la moderación de los precios en los servicios, cuya contribución a la desaceleración en términos interanuales fue de 1,9 décimas. En su opinión, este comportamiento no sólo tiene que ver con un tema estacional, por ser la Semana Santa ese mes el pasado año, sino también con una menor presión de la demanda por la situación económica, lo que prueba, según Vegara, que el mercado está respondiendo.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística, la caída de los precios en tasa interanual es la consecuencia del continuo abaratamiento del petróleo. Concretamente, el precio del barril de petróleo Brent se situaba en 102,9 dólares hace un año, mientras que en marzo pasado estaba en el entorno de los 47 dólares, de ahí su fuerte repercusión sobre la tasa interanual. Su principal efecto ha sido que en los últimos doce meses los carburantes y combustibles hayan acumulado una bajada del 18,4% o un 11,6% en lo que respecta a los productos energéticos.

Asimismo, el IPC también se ha visto condicionado a la baja por la moderación del precio de los alimentos y las bebidas no alcohólicas, así como por el descenso del índice de los hoteles, cafés y restaurantes hasta su nivel más bajo desde que arranca la serie histórica en 1994, aunque este dato está marcado por el diferente calendario de la Semana Santa del año pasado. Por su parte, la tasa anual de la alimentación es la más baja desde agosto de 1999 debido, sobre todo, al abaratamiento del pescado, la fruta, algunas carnes y los aceites.

La inflación subyacente baja a menor ritmo

Sin embargo, si se excluyen estos dos apartados, que agrupan los componentes más volátiles del IPC, la conocida como inflación subyacente se mantiene en positivo aunque también cae, pero menos: solo tres décimas, con lo que ha cerrado marzo en el 1,3%. En este punto, a pesar de que literalmente el término deflación responde al descenso del nivel de precios, los economistas prefieren su uso para una caída generalizada y persistente en el tiempo, aunque no hay consenso sobre cuánto debe durar este periodo. En lo que sí hay más unidad es en lo relativo a sus efectos, ya que el cambio de las expectativas sobre los precios hace que la gente se frene al consumir o invertir, lo que puede llegar a transformar la recesión en depresión.

No obstante, una caída de los precios también tiene sus beneficios para la economía española, ya que originará un ahorro en la factura energética de este año que puede llegar a los 18.000 millones de euros. Por otra parte, Emiliano Carluccio, analista del Instituto Flores de Lemus, afirma que la evolución reciente del IPC derriba el mito de que los precios en España, sobre todo en el sector servicios por su resistencia a la competencia, no son flexibles. Y sostiene que ganar competitividad al mantener la evolución de los precios por debajo de la zona euro "puede ser la única forma de salir de esta crisis".

Volviendo a los datos del INE por comunidades, los precios cayeron en tasa interanual más que la media en Castilla La Mancha (0,8%), Castilla y León (0,6%), Galicia (0,5%), Murcia (0,4%), Andalucía, Canarias, Cantabria y Navarra (0,2%); igual que la media en La Rioja, Asturias y Extremadura (0,1%) y no variaron en Madrid, Aragón y la Comunidad Valenciana. Por el contrario subieron en Cataluña y País Vasco (0,4%), y en Baleares (0,2%), mientras que en las ciudades de Ceuta y Melilla lo hicieron el 1,1% y el 0,3%, respectivamente.

FUNCAS cree que terminaremos el año con una inflación del 1,1%

La Fundación de las Cajas de Ahorros (FUNCAS) ha considerado hoy que el Indice de Precios de Consumo (IPC) negativo de marzo es "bastante inferior a lo previsto" y vaticinó que acabará el año en un 1,1%. Se mantiene, según FUNCAS, el patrón de comportamiento observado desde principios de año que consiste en que "los efectos escalón en energía y alimentos son reforzados por el impacto negativo derivado de la contracción

de la demanda". Asimismo, ha augurado que este año la inflación acabará en el 1,1%, después de un vuelco en noviembre próximo, cuando prevé que el IPC se situé en el 0,5%.

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

CaixaBank compra la red de Barclays en España

La operación, fijada en 800 millones, eleva la presencia del grupo en Madrid

Las nuevas inmobiliarias animan el mercado

Las compras de las socimi alcanzan los 1.600 millones en lo que va de año

Telefónica puja por Brasil

Ramón Muñoz Madrid

El grupo de Alierta aspira con la compra de GVT a liderar el mayor mercado latinoamericano, desplazando a Slim

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana