Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El FMI advierte de que la crisis puede causar disturbios que "amenacen a las democracias"

El director gerente del Fondo asegura que la situación es "extremadamente difícil e inquietante"

El director gerente del Fondo Monetario Interncional, Dominique Strauss-Kahn, ha advertido hoy que la crisis económica es muy grave y que "necesitamos políticas correctas para permitir que el mundo vuelva a avanzar". Además, ha advertido de que la crisis económica puede provocar disturbios sociales que "amenacen a las democracias y degeneren en conflictos, incluso guerras", por lo que ha reclamado medidas urgentes.

Strauss-Kahn recordó que la última previsión del FMI habla de una contracción de la economía mundial de entre el 0,5 y el 1%, lo que significa "una recesión global" y el primer retroceso en los últimos 50 años. El director gerente ha informado en este punto de que el FMI actualizará en abril sus previsiones aunque ya ha adelantado que la situación sigue empeorándose hasta el punto de que es "extramadamente difícil e inquietante".

En su opinión, la economía global atraviesa una crisis "extrema" y que la recuperación no será posible hasta que "se limpie" el sector financiero. Además, ha puesto especial atención teniendo en cuenta el foro en el que ha hecho estas declaraciones -una conferencia de la Organización Internacional del Trabajo- en que el deterioro generalizado "arrastrará a millones de personas al paro y a la pobreza" y, aunque "los países ricos serán los más afectados", la pésima situación en la que han quedado los emergentes y las naciones más pobres aumentará el riesgo de conflictos sociales. Según ha recordado, los datos del Banco Mundial advierten de que unos 46 millones de personas pueden entrar en las filas de la pobreza.

"Es una realidad que la financiación en los países pobres se irá, lo que afectará dramáticamente al paro, cuyo aumento estará en las raices de disturbios sociales que podrían llegar a amenazar la democracia y, en algunos casos, acabar en guerras", ha enfatizado un preocupado Strauss-Kahn ante gobiernos, empleadores y empleados reunidos hoy en Ginebra.

Para atajar este riesgo, se necesitan "políticas correctas que permitan que el mundo vuelva a caminar, y las necesitamos ahora", ha destacado tras confiar en que la próxima cumbre del G-20 en Londres supere los incumplimientos de las conclusiones de la anterior cita de Washington y "muestren el camino" para la recuperación.

A pesar de esta situación, Strauss-Kahn considera que la recuperación es posible en 2010, siempre y cuando se apliquen ciertos requisitos. Lo más importante, según ha destacado, es que se restaure el sector financiero. "Entiendo los sentimientos del mundo hacia el sector, porque fue el que provocó todo este lío, pero sin él, las empresas no tendrán recursos, los exportadores tampoco, ni habrá posibilidad de comprar una casa. Un sistema financiero que trabaje correctamente es fundamental para que la economía funcione".

Acto seguido ha sugerido que se estimule la demanda, "porque las políticas monetarias han llegado a su límite", y ha defendido que es esencial la recapitalización de los países emergentes y pobres. "Durante años esos países vivieron de la entrada de capitales, y ahora tienen déficit y no consiguen financiarse. El FMI va a ayudarlos, pero esa política debe cambiar y se necesita reconstruir el modelo para vivir con menos capital", ha explicado.