Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca "arrimará el hombro" para ayudar a superar la crisis

"Somos los primeros interesados en no cerrar el grifo del crédito y además seríamos las primeras víctimas". -Marín rechaza las inyecciones "indiscriminadas"

El presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), Miguel Martín, ha asegurado hoy que estas entidades se comprometen a "arrimar el hombro" para ayudar a superar la crisis económica, al tiempo que ha subrayado su enorme esfuerzo en la concesión de préstamos a familias y empresas, ya que los bancos serían las "primeras víctimas" de cerrar el grifo del crédito. Además, ha rechazado las inyecciones de capital público de forma indiscriminada" por considerar que ayudar a sobrevivir a entidades débiles o poco viables debilita el conjunto del sistema financiero y lastra la recuperación de la economía real.

En su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados para dar cuenta de la evolución del crédito, Martín ha respondido así a la solicitud de colaboración realizada por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y ha insistido en que "los bancos no regatearán el esfuerzo que les corresponde".

"Somos los primeros interesados en no cerrar el grifo del crédito y además seríamos las primeras víctimas", ha dicho Martín, quien, no obstante, ha advertido de que las familias y las empresas españolas están sobreendeudadas, "enfermedad" que sólo puede curarse reduciendo el nivel de deuda de forma "ordenada y gradual". Además, ha recordado que la concesión de liquidez está sujeta a tres condicionantes: calidad, liquidez y solvencia.

Asimismo, el presidente de la patronal bancaria ha reiterado la solidez, eficiencia y competitividad del sistema bancario español, pero advirtió de que, para que lo siga siendo, deben llevarse a cabo las reformas "necesarias" tanto de la economía como del sistema bancario. No obstante, ha rechazado las inyecciones de capital público "indiscriminadas".

En su opinión, "deberían evitarse" iniciativas adoptadas por distintos Estados europeos, que han entrado en el capital de las entidades amparándose en argumentos falsos que escondían pérdidas de los bancos por asunción de activos tóxicos, que no han infectado a los bancos españoles. "Por desgracia, todo el proceso ha estado dotado de una total falta de transparencia", primero sobre las pérdidas reales sufridas por las entidades, y segundo porque se pretendió justificar las inyecciones de capital como una mejora o ampliación de capital por encima del necesario desde el punto de vista regulatorio, ha lamentado.

"Como muchos sospechábamos, las inyecciones de capital en gran parte de los casos trataban simplemente de anticipar el futuro reconocimiento de pérdidas adicionales", como ha tenido que reconocer Reino Unido, mientras que el Ecofin ha aclarado que en modo alguno suponían un aumento del capital regulatorio necesario, ha criticado. Para Marín, estas operaciones de rescate "han fragmentado y alterado la igualdad competitiva", por lo que ha asegurado que la única manera de compensar esta ventaja es reconociendo la incapacidad de la entidad que ha recibido dinero público para seguir ejerciendo su actividad con normalidad sin él.

"Lo importante no es salir de la crisis, sino salir fortalecido de la crisis", ha asegurado Martín, que también ha destacado que la economía española y su sistema bancario "se encuentran ante un reto de proporciones históricas", aunque "no estamos solos", ya que la pertenencia a la UE es uno de sus grandes activos.