Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España aconseja no descartar la recapitalización de entidades financieras

Fernández Ordóñez afirma que será "más complicado" eludir la "segunda ronda de efectos" de la crisis y augura una "reestructuración del sistem bancario". -Niega haber defendido despidos más baratos

El gobernador del Banco de España, Miguel Angel Fernández Ordóñez , ha advertido hoy de que "la profundidad de la crisis actual pueda provocar una reestructuración del sistema bancario" español, por lo que ha aconsejado no cerrar la puerta a una eventual recapitalización de entidades. En su opinión, descartar esta medida "no parece una actitud prudente" ante la posibilidad de que la "segunda ronda de efectos" de las turbulencias financieras acabe provocando una crisis del sector financiero en España.

La opinión de Fernández Ordóñez coincide con el punto de vista del vicepresidente y ministro de Economía, Pedro Solbes, quien el pasado lunes afirmó que "hay que estar preparados para una intervención" del Estado en la banca. Sobre otro de los puntos polémicos de las últimas semanas, ha negado haber defendido un abaratamiento del despido.

Para Fernández Ordóñez, "nada sería más contraproducente" que caer en la simplificación errónea" de que la salida de la crisis sólo depende de la disponibilidad de crédito

Las nuevas previsiones del BdE hablarán de una recesión "de cierta magnitud" en línea con los cálculos del FMI y la OCDE

En su comparecencia ante la Comisión de Economía y Hacienda de la Cámara Baja, Fernández Ordóñez ha abogado porque el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD). Tal y como ocurrió en el caso Banesto, este instrumento puede desempeñar un papel "importante" en posibles operaciones de saneamiento. "Su concurso se mostró eficaz en el pasado, lo que supone un activo en términos de experiencia y de reputación que puede resultar de gran utilidad", ha recordado antes de dejar claro que, en cualquier caso, los bancos y cajas españoles no tienen activos tóxicos en sus balances.

"Segunda ronda de efectos"

Sin embargo, en su opinión, este extremo no evitará que la banca española, que afrontó con "relativa fortaleza" la primera fase de la crisis financiera internacional, lo tendrá ahora "más complicado" para eludir la "segunda ronda de efectos". "De producirse, el Banco de España actuará de la forma que lo ha hecho siempre, con el objetivo de que ni los depositantes ni los acreedores se vean afectados. Y, por supuesto, con discreción y profesionalidad", ha enfatizado.

Si finalmente se lleva a cabo alguna recapitalización, ha reseñado que deberán ser "temporales y condicionadas", y no simplemente medidas dirigidas a "ayudar por ayudar" a bancos y cajas. Así, ha añadido que el hecho de que el Gobierno refuerce el capital de una entidad forma parte de una serie de soluciones que "valen para haber evitado un colapso aunque no hayan incidido sobre el crédito", argumentó el gobernador, quien resaltó que para revivir la concesión del crédito es fundamental que el banquero confíe en que le van a devolver el dinero.

De hecho, entre los efectos de esta segunda fase de la crisis, ha incluido la persistencia de la falta de liquidez, las dificultades de financiación y las "sobrerreacciones" o reacciones exageradas de los bancos y cajas frente a la recesión. Un deterioro económico que, en su opinión, va a llevar, "por sí sola" a que el crédito en España se estanque o incluso baje, informa Efe.

Sobre la falta de financiación de familias y empresas, Fernández Ordóñez ha explicado que la "fuerte" contracción que está experimentando la economía española "arrastra de manera inevitable al crédito", aunque también ha repartido parte de culpa entre las entidades al añadir que el retroceso de la demanda "resulta insuficiente" para explicar por sí sólo "la fuerte desaceleración" en la concesión de préstamos.

Simplificación errónea

Sin embargo, ha estimado que "nada sería más contraproducente" que caer en "la simplificación errónea" de que la salida de la crisis depende exclusivamente de la disponibilidad abundante de crédito. En este sentido, también ha dado un toque de atención al Gobierno al afirmar que "la lógica ansiedad" por ayudar a que las familias y empresas accedan al crédito, puede derivar en diagnósticos "equivocados", con medidas que pueden resultar "contraproducentes".

Sobre este extremo, el gobernador del Banco de España y miembro del consejo de gobierno del Banco Central Europeo ha constatado la "rápida contracción del ritmo del crédito" hasta un ritmo de avance del 6%, la mitad que hace un año. En términos netos, es decir, descontando el efecto de las amortizaciones de préstamos pasados, el sector financiero recibió financiación por valor de 110.000 millones de euros en los últimos 12 meses.

En este sentido, como miembro del consejo de gobierno del insistuto emisor europeo, ha vaticinado que el BCE bajará en medio punto los tipos de interés en marzo, hasta el 1,5%. Además, ha considerado que no deberían llegar a cero, porque puede haber "problemas de estabilidad para algunas entidades financieras o para fondos de inversión".

De acuerdo con sus datos, los préstamos a hogares para vivienda repuntaron un 4,2% en enero frente al alza del 3% de los créditos para el consumo y otros fines. Mayor dinamismo han registrado los fondos concedidos a empresas, con tasas de crecimiento del 6,1%. No obstante, Fernández Ordóñez ha admitido que una parte importante de este crecimiento no refleja las decisiones de concesión más recientes de bancos y cajas, sino un uso más intensivo por parte de las sociedades no financieras.

Abaratar el despido

Preguntado por su defensa de un abaratamiento del despido, Fernández Ordóñez ha sido tajante: "Yo exactamente dije lo contrario". Así ha recordado sus mismas palabras: "Mi planteamiento está totalmente alejado de los que lo reducen a si se debe o no abaratar el despido", ha respondido al diputado de ICV-EUiA, Joan Herrera, antes de explicar que en su exposición recogía los modelos de países nórdicos con bajas tasas de paro para "saber si tenían aspectos aplicables a España".

En su lugar, Fernández Ordóñez ha respaldado rediseñar la indemnización por despido en cualquier caso para propiciar un menor paro, una mayor productividad y un aumento de los salarios. En concreto, se ha mostrado favorable al sistema de Austria, según el cual el trabajador se lleva siempre una indemnización cuando cambia de trabajo y los montantes de cada una de ellas se acumulan y se le dan al final de su vida laboral.

Por otro lado, el gobernador ha recordado que dentro de un mes el organismo supervisor hará públicas sus previsiones de crecimiento español para este año y el que viene y, aunque sin adelantar ninguna cifra, ha advertido de que los cálculos hablarán de una recesión "de cierta magnitud" en línea con las que han previsto organismos como el FMI (caída del 1,7% en 2009) o la Comisión Europea (2%). Una situación que, en su opinión, tocará a su fin cuando lo haga Estados Unidos ya que "no hay forma de resolver la primera crisis global país a país".

Además, ha advertido de que la mayoría de acciones diseñadas para superar la crisis requieren de un gran esfuerzo presupuestario, por lo que ha considerado "imprescindible" que se lleven a cabo sin poner en peligro la solidez de las finanzas públicas.

Montoro: "Estamos en una crisis bancaria insólita"

El portavoz de Economía del PP en el Congreso, Cristóbal Montoro, ha advertido hoy de que el principal partido de la oposición no confía en el gobernador del Banco de España y por tanto no le dará un "cheque en blanco" en su supervisión del sistema financiero ante la actual crisis.

En su réplica al gobernador en la Comisión de Economía, Montoro ha señalado tras instar al economista a que admita que "estamos en una crisis bancaria insólita", que la credibilidad y la confianza "no está en las instituciones, sino en las personas". A lo que ha añadido que que Fernández Ordóñez "fue nombrado como fue nombrado" y tiene "carné" socialista.

Por eso, ha considerado difícil confiar en el gobernador, que "viene de donde viene" y fue un alto cargo del Gobierno socialista, ante una crisis financiera como la actual, la "más grave" de la historia de España. Montoro ha asegurado que el diagnóstico de la situación económica y financiera es "más fácil" y "menos farragoso" si se atiene a la realidad del descrito por Fernández Ordóñez, al que ha reclamado que diera ante la Cámara su opinión sobre el proceso de fusión entre Unicaja y Caja Castilla-La Mancha.

Más información