Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva Vueling despegará este verano con 39 destinos

Piqué confía en lograr 11 millones de pasajeros en 2010 y anuncia un ajuste "no traumático" de plantilla

Los usuarios notarán que Vueling y Clickair, hasta ahora feroces rivales en el mercado de aerolíneas, son una misma compañía a partir de este verano. Compartirán marca, la de Vueling, y la misma oferta de vuelos, formada por 39 destinos, 23 de ellas internacionales. La nueva aerolínea espera facturar 800 millones de euros en 2010 y mover a 11 millones de pasajeros con una flota de entre 30 y 35 aeronaves.

La Comisión Europea bendijo la semana pasada la fusión de ambas aerolíneas con la condición de que cedan varios permisos de vuelos (slots), para que no se dañe la competencia en el mercado. El presidente de Vueling, Josep Piqué, ha explicado hoy que ello implicará el abandono de siete rutas europeas y 12 nacionales. El proceso jurídico de fusión también requiere que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) dispense a Iberia de lanzar una OPA por la compañía.

Y es que la antigua aerolínea de bandera, propietaria de Clickair, será la primera accionista con entre el 40% o el 45% de las acciones, mientras que el segundo propietario, a mucha distancia, será Inversiones Hemisferio (el brazo inversor de la familia Lara, fundador de Vueling) con el 14%.

Piqué, que seguirá como presidente en esta nueva etapa, ha asegurado que la fusión conllevará un mínimo recorte de empleo "no traumático", después de que ambas compañías, por separado, ya hayan ajustado sus plantillas a lo largo de 2008.

El presidente de la compañía ha saludado el intento de la Generalitat y el ayuntamiento de Barcelona de hallar un grupo de inversores que compre Spanair, de la que el fondo Catalana d'Iniciatives (participado en el 27% por ambas administraciones) y el patronato Turismo de Barcelona asumirían el 25%. No obstante, ha aclarado que esta operación "debe tener criterio empresarial y no político" para que quede garantizada la competencia en igualdad de condiciones.