Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI aprueba conceder a Islandia un préstamo de más de 1.600 millones

Está previsto que Finlandia, Suecia, Noruega y Dinamarca participen también en el rescate de urgencia del país nórdico, que sufre una crisis "de proporciones extraordinarias"

El consejo de administración del Fondo Monetario Internacional (FMI) ha decidido este jueves otorgar un préstamo de 2.100 millones de dólares (unos 1.678 millones de euros) a Islandia, cuya economía se tambalea a causa de la crisis financiera internacional, informan hoy los medios locales.

En concreto, Islandia recibirá un crédito inmediato de 827 millones de dólares (más de 660 millones de euros). El dinero restante se repartirá a lo largo de dos años en bloques de 155 millones de dólares (123 millones de euros) cada uno. No obstante, este acuerdo queda abierto a posibles revisiones trimestrales. Según un comunicado del vicedirector gerente del FMI, John Lipsky, "Islandia se encuentra en una crisis de extraordinarias proporciones".

Según la edición online del diario islandés Morgunbladid, está previsto que Finlandia, Suecia, Noruega y Dinamarca participen también en el plan de rescate al país nórdico con una ayuda de 2.500 millones de dólares (unos 1.997 millones de euros), han afirmado fuentes de la diplomacia finlandesa.

El martes, el primer ministro islandés Geir Haarde aseguró al periódico de negocios alemán Handelsblatt que esperaba que el FMI entregase el préstamo de 2.000 millones de dólares en "unos días". El director general del FMI, Dominique Strauss-Khan ya anunció en Washington, en la cumbre de los líderes del G-20, que el préstamo iba a ser considerado hoy, pero entonces no dio más detalles.

Un préstamo muy discutido

Las discusiones en torno a este préstamo fueron postergadas por las disputas con acreedores europeos, incluyendo a holandeses y británicos, en torno a la suerte de los depósitos de sus ciudadanos en bancos islandeses.

La crisis global del crédito provocó la caída a principios de octubre de tres de los mayores bancos de Islandia -Kaupthing, Landsbanki y Glitnir- que tuvieron que ser nacionalizados, y una rápida depreciación de la corona, dejando al país en una profunda depresión.