Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno contempla cerrar 2009 con un déficit superior al límite del 3% del Pacto de Estabilidad

Ocaña anuncia en el Foro Cinco Días que la presión fiscal bajará 2,5 puntos hasta el nivel más bajo desde 1995

El secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, ha admitido hoy la posibilidad de que España supere en 2009 el 3% de déficit del PIB establecido en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Unión Europea (UE). Además, durante su participación en el Foro Cinco Días, ha adelantado que para 2008 la presión fiscal se reducirá en 2,5 puntos hasta el 12%, que es el mínimo de la serie histórica desde 1995.

Aunque es pronto para hacer previsiones para el próximo año, Ocaña ha recordado que es probable que algunos países de la UE superen el 3% de déficit público, una situación en la que se puede encontrar España ya que, ha justificado, no es conveniente "desmarcarse" de lo que hagan otros países del entorno europeo máxime cuando responde a una respuesta "razonable y adecuada" a una situación coyuntural.

En su opinión, el Pacto de Estabilidad europeo no excluye superar ese 3%, sino que lo que pide es que el país en cuestión explique cómo se piensa volver a una situación normal y cómo recupera la estabilidad de sus finanzas. Así, Ocaña ha incidido en que el superávit de años anteriores no era un fin en sí mismo, sino que su objetivo era preparase para los "tiempos malos". Por ello, ahora a la economía española "le conviene" tener déficit, como una respuesta adecuada, "porque lo necesitamos y podemos", tras haber sido "virtuosos" y haber ahorrado estos años.

En este sentido ha defendido el impulso de una política fiscal eficaz, que tenga en cuenta el hecho de que España no puede ignorar lo que hacen sus vecinos de la UE ni el BCE, con la adopción de medidas que vayan en proporción con lo que hagan los países de su entorno, para que la política fiscal sea activa. En este punto, ha subrayado que el Gobierno no se plantea hacer ninguna modificación fiscal, y ha añadido que las medidas futuras tienen que ver más con el gasto público y con un ajuste "significativo".

La presión fiscal baja a niveles de 1995

Ocaña ha recordado que la presión fiscal del Estado -que contabiliza los ingresos por impuestos y cotizaciones sociales en relación con el PIB- disminuirá este año dos puntos y medio respecto al 14,18% del PIB en que se situó en 2007, lo que supone que, según el secretario de Estado, sea la presión fiscal más baja desde 1995 tras el fuerte repunte registrado entre 2004 y 2007.

Además, ha revelado que gracias al Plan de Prevención del Fraude Fiscal, que entró en vigor en 2005, se han recaudado 27.000 millones como consecuencia de las actuaciones directas contra el fraude y ha adelantado que en 2008 se prevé duplicar los ingresos logrados en 2004, año en el que todavía no existía el citado Plan. Por otra parte, Ocaña ha comentado que las medidas recomendadas tras la cumbre de Washington son la "respuesta lógica" para la crisis.

Antes de las declaraciones de hoy de Ocaña, el ministro de Economía, Pedro Solbes, pasó ayer por los micrófonos de Hora 25 para, precisamente, conceder la primera entrevista después de la cumbre. En ella, el también vicepresidenta se mostró satisfecho con los resultados del cónclave aunque aseguró al igual que Ocaña que el Gobierno "no se plantea una nueva rebaja fiscal", tal y como recomienda el documento final de la reunión de Washington.

Impulso fiscal

Sobre la economía española, Solbes asegura que "no da la sensación" de que España pueda evitar la recesión económica en el cuarto trimestre de 2008. Tras justificar que hasta que no se publiquen las cifras "prefería no hablar" sobre recesión, aceptó que el Gobierno "está preparado para lo que está preparado" después del crecimiento negativo del tercer trimestre.

En este punto, Solbes reconoció que el Ejecutivo "no se plantea" una nueva rebaja fiscal porque "ya ha hecho un esfuerzo muy importante con los estabilizadores económicos", en referencia a que España "acepta gastar más" en aquellos sectores más afectados por la crisis. "Ingresamos muchos menos y gastamos mucho más", argumentó el vicepresidente, quien dijo aceptar como "normal un déficit mayor" en las cuentas del Estado. En este sentido, recordó que el "impulso fiscal" del Gobierno ha sido de 20.000 millones de euros, con ayudas específicas a las familias y las empresas a través del Instituto de Crédito Oficial.

España, segundo país de la OCDE con un mayor alza de la presión fiscal entre 2004 y 2007

Coincidiendo con las declaraciones del secretario de Estado Carlos Ocaña sobre fiscalidad, la OCDE ha publicado hoy un informe sobre el tema en el que asegura que España, con una subida de 2,6 puntos porcentuales hasta el 37,2%, ha sido el segundo país de los que componen esta organización con un mayor aumento de la presión fiscal desde el año 2004 al 2007.

En su informe, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico sitúa a España como el noveno país de la OCDE que soportó en ese periodo una mayor presión fiscal, por encima de Luxemburgo, con el 36,9%, Portugal y el Reino Unido, con el 36,6%, y Alemania con el 36,2%.

Además, la economía española fue la que más incrementó esta presión fiscal tras Portugal, que lo hizo 2,7 puntos, seguida de Italia, con un aumento de 2,3 puntos porcentuales, y de Francia, con 0,1 puntos porcentuales.

El informe destaca que durante estos años la mayoría de los países de esta organización tuvieron un "leve incremento" y que el promedio de la presión fiscal en el conjunto de la OCDE alcanzó el 35,9% en 2006, (único dato disponible hasta el momento), mientras que en los países de la antigua Unión Europea de los Quince fue del 39,8%.

Más información