Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La economía española retrocede un 0,2% por primera vez en 15 años

La crisis deja a España al borde de la recesión por el "significativo" frenazo de la demanda interna, que sólo avanza un 0,3%. -El Banco de España augura que la destrucción de empleo se intensificará en los próximos meses

La economía española ha registrado en el tercer trimestre un retroceso del 0,2% con respecto al trimestre anterior, el primero en 15 años, debido al "significativo" debilitamiento de la demanda interna y también, en buena medida, al recrudecimiento de la crisis financiera. En su boletín de octubre, el organismo supervisor explica que esta caída intertrimestral ha hecho que el avance interanual del Producto Interior Bruto fuera sólo del 0,9%, la mitad que el registrado en el segundo trimestre y muy lejos de las últimas previsiones del Gobierno, que en verano confiaba en cerrar el ejercicio con un alza del 1,6% y descartaba por completo la posibilidad de una recesión -definida como dos trimestres consecutivos a la baja- que ahora parece más cercana que nunca.

"No vamos a anticipar acontecimientos, vamos a seguir trabajando para combatir la situación nacional", ha asegurado De la Vega sobre la posibilidad de entrar en recesión

Sin embargo, la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega se ha negado a dar por sentado este extremo, muy criticado por el PP, y ha atribuido el descenso del consumo a la crisis internacional. "No vamos a anticipar acontecimientos, vamos a seguir trabajando para combatir la situación nacional, que se está produciendo como consecuencia de la crisis y adoptando medidas estructurales y para ayudar a las familias y a los ciudadanos", ha asegurado.

La fuerte moderación de la demanda interna -consumo e inversión-, que sólo creció tres décimas (frente a los 1,5 puntos del segundo trimestre), explican este debilitamiento de la economía, aunque también ha sido clave la persistencia de la inestabilidad en los mercados financieros. En resumen, el boletín de la institución presidida por Miguel Ángel Fernández Ordóñez es la foto de una situación conocida desde hace meses: sube el paro, la gente no gasta, las empresas atraviesan dificultades y las noticias que llegan desde los mercados bursátiles dan pánico con caídas históricas que les han llevado a los niveles de hace cuatro años.

Desde 1993

Concretamente, el Banco de España señala que las implicaciones de la crisis financiera sobre las condiciones de financiación y sobre la confianza han contribuido a "frenar el avance de la actividad" y los episodios "más agudos" de dicha crisis de las últimas semanas "podrían haber inhibido el crecimiento económico adicionalmente" y pone el énfasis en que si se mantienen las tensiones financieras será difícil "en mayor medida que hasta ahora" la captación de recursos en el resto del mundo. Un factor necesario para la reactivación económica y cuyo riesgo es "especialmente relevante" en economías como la española, que tiene un déficit exterior elevado.

En cuanto a la comparación histórica, el decrecimiento registrado entre julio y septiembre supone el primer registro intertrimestral negativo de la economía española desde el segundo trimestre de 1993, en el que el PIB cayó un 0,3%, año al que también hay que remontarse para ver un decrecimiento interanual de la economía, que fue en el cuarto trimestre y también de tres décimas. El dato definitivo sobre el PIB y sus componentes será publicado el próximo 13 de noviembre.

De este lado, la contracción entre julio y septiembre colocan a España junto a Estados Unidos, que ayer también publicó datos negativos, Reino Unido, Francia o Alemania de camino a la recesión. Una senda que ya han recorrido Irlanda o Dinamarca.

Fuerte recorte de la demanda interna

El debilitamiento de la demanda interna contrasta con la mejora del sector exterior, de los pocos datos positivos del informe, ya que supone una aportación de seis décimas al crecimiento, debida al debilitamiento de las importaciones y a que las exportaciones han seguido manteniendo un "cierto dinamismo". En este lado de las buenas noticias, el ahorro de los hogares ha subido hasta el 10,7% de la renta disponible en el segundo trimestre del año, aunque la causa de este alza no es otra que el miedo a perderlo en bolsa.

También considera que las caídas de las bolsas y la "acusada" desaceleración de los precios de la vivienda están teniendo un efecto "desfavorable" sobre la riqueza de las familias, que posponen sus decisiones de gasto en bienes de consumo duradero.

Sobre la inversión, el Banco de España advierte de que mantiene la evolución negativa que causó su primera caída en 12 años durante el trimestre anterior (un 0,2%) por culpa del parón inmobiliario. Y las perspectivas no son buenas, ya que el texto afirma que se está agudizando la caída de la construcción, sobre todo la residencial, debido a que la incertidumbre ha provocado una menor demanda de viviendas y ha hecho que los promotores no se animen a iniciar nuevas obras. Asimismo, el informe destaca que también se contrae la inversión destinada a los bienes de equipo por culpa de la caída en la confianza industrial en consonancia con el debilitamiento de la demanda interna y del comercio mundial. En el apartado de recomendaciones, la institución apunta que la remuneración salarial ha seguido creciendo "a tasas elevadas", lo que anticipa una moderación de los costes laborales.

El diferencial de precios con la eurozona, en su nivel más bajo desde 2004

El diferencial de precios de España con la zona euro se ha reducido seis décimas en octubre, y se sitúa ahora en cuatro décimas, lo que supone el nivel más bajo desde enero de 2004, según el indicador adelantado publicado hoy por Eurostat. El IPC armonizado en España se situó en octubre en el 3,6% en tasa interanual, de acuerdo con el avance publicado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), mientras que en la zona euro, la inflación creció un 3,2%, según el dato preliminar que elabora Eurostat.De esta forma, el diferencial de precios de España con la Eurozona ha pasado de 1 punto en septiembre (4,6% en España y 3,6% en la zona euro).

El déficit comercial aumenta un 7,93% hasta agosto

La balanza por cuenta corriente -que mide los intercambios con el exterior por transacción de mercancías, servicios, rentas y transferencias- tuvo un déficit de 72.957,4 millones de euros hasta agosto, lo que supone un aumento del 6,47% respecto al mismo periodo de 2007, porque a pesar de la moderación del consumo por la crisis se sigue importando más de lo que se exporta. Con este nuevo avance, los números rojos de la balanza comercial en los ocho primeros meses de 2008 se situó en 60.938,1 millones de euros, lo que supone un incremento de un 7,93%.

Más información