Selecciona Edición
Iniciar sesión
Crisis financiera mundial

Más de un billón en ayudas a entidades financieras

La UE supera en su desembolso en más de dos veces la cantidad destinada por EE UU.- Francia, Alemania, España, Austria y Gran Bretaña anuncian grandes ayudas para sus planes de rescate.- Washington comprará las hipotecas a los bancos

"Tomamos estas medidas para no tener que volver a tomarlas". Con estas palabras anunciaba el presidente francés Nicolas Sarkozy esta tarde la adopción de nuevas estrategias para superar la crisis. "La Unión Europea unida va a hacer más que EE UU", ha dicho orgulloso Sarkozy en referencia al plan aprobado diseñado por el Secretario del Tesoro estadounidense, Henry Paulson, y valorado en 700.000 millones de dólares (algo más de medio billón de euros). "Es un plan transparente, porque se sabe lo que vamos a hacer y cómo vamos a hacerlo", ha añadido. Sólo las ayudas comprometidas por Francia y Alemania superan los 800.000 millones y se pasa ampliamente del billón de euros si se tiene en cuenta a España, Gran Bretaña y otros países de la UE.

Tras el plan de rescate iniciado ayer por los gobiernos de los 15 países del euro, ahora cada uno de los ejecutivos está desgranando sus medidas contra la crisis financiera mundial. Si primero ha sido Alemania quien ha anunciado ayudas por valor de más de 470.000 millones, después ha sido Francia quien, a través de su presidente ha anunciado un plan gubernamental destinado a garantizar los créditos interbancarios con un límite de 320.000 millones de euros, más 40.000 para comprar acciones de bancos en problemas. España, por su parte, prevé un plan de 100.000 millones en avales, anunciado hoy por el presidente Zapatero tras un Consejo Extraordinario de Ministros, mientras que Gran Bretaña se ha lanzado a la nacionalización parcial de sus tres principales entidades bancarias y Austria invertirá 100.000 millones en el rescate de entidades en problemas.

Temporada de medidas extraordinarias que ha llevado también al Gobierno de los Estados Unidos a su enésima ayuda. Entre algunas de las medidas destaca la compra directa de hipotecas a los bancos, según ha anunciado Neel Kashkari, director interino del programa de rescate financiero. Este anunció coincide con las decisiones de Alemania y Reino Unido, que ya han concretado sus respectivas medidas para socorrer al sector bancario y que, sumadas, superan el medio billón de euros. En una rueda de prensa conjunta, George W Bush y Silvio Berlusconi se han felicitado por la adopción de estas medidas. El primer minsitro italiano no ha fijado una cifra porque sus ayudas serán "caso por caso".

Rescate alemán

Desde Berlín, entre el paquete de ayudas aprobado hoy por el Ejecutivo de Angela Merkel destaca la creación de un fondo de 70.000 millones de euros para recapitalizar a las entidades afectadas por la crisis, lo que supone de facto una nacionalización parcial similar a la que ha llevado a cabo el Gobierno británico. Además, también han dado su visto bueno a la concesión por parte del Estado de garantías a los créditos interbancarios con un plazo límite del 31 de diciembre de 2009 y por valor de 400.000 millones. En total, 470.000 millones de euros para inyectar liquidez y confianza al sistema en el mayor programa de ayuda desde el fin de la II Guerra Mundial.

A cambio de las ayudas, los bancos deberán comprometerse a una gestión empresarial "sólida" y "prudente". De hecho, la nueva ley, que será sometida a lo largo de la semana a su aprobación por ambas cámaras parlamentarias en un procedimiento de urgencia, permitirá al ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, fijar condiciones respecto a la remuneración de los directivos y personal de la banca privada. El Ejecutivo ha reconocido que el aumento de la deuda que provocarán estas ayudas obliga a retrasar el objetivo de alcanzar el equilibrio presupuestario en 2011.

Nacionalización en Reino Unido

Antes del anuncio de Berlín, tres de los mayores bancos británicos, Royal Bank of Scotland (RBS), HBOS y Lloyds TSB, han confirmado antes de la apertura de los mercados que acuden al plan de rescate del Ejecutivo de Gordon Brown para captar 37.000 millones de libras (más de 46.000 millones de euros) del fondo de ayuda de Downing Street, lo que equivale a una nacionalización parcial de las entidades y convierte al Estado en el mayor accionista del RBS y de la entidad que salga de la fusión entre el HBOS y el Lloyds TSB.

Concretamente, el RBS aumentará su liquidez en 20.000 millones de libras (25.205 millones de euros) y dejará que el Tesoro británico se convierte en su máximo accionista con un 60% de sus acciones. Lloyds TSB y HBOS han optado por una solución mixta que mezcla los fondos públicos con la búsqueda de capital entre inversores privados pero que acabará con el 43% de sus títulos en poder del Gobierno. El primer ministro británico, Gordon Brown, ha defendido que esta ayuda del Gobierno "no tiene precedentes" y es "esencial para todos".

Frente a estas tres entidades, que a cambio de acudir al plan de rescate deberán reducir las indemnizaciones y el sistema de bonus con el que pagan a sus empleados, el Barclays, el cuarto banco que podía acudir a estas ayudas, ha optado por no entrar en el fondo y ha anunciado que sólo recurrirá a sus accionistas con una ampliación de capital por valor de 6.500 millones de libras (8.200 millones en euros).

Dimite el consejero delegado del RBS

Además, como parte del plan de rescate, el RBS ha anunciado también la dimisión de su consejero delegado, Fred Goodwin, que al principio de la crisis ya recurrió a los accionistas para ampliar el capital en 16.500 millones de euros y que será reemplazado por Stephen Hester, actual consejero delegado de British Land, han comunicado hoy ambos bancos al regulador de la Bolsa de Londres. Sobre su participación en el fondo de rescate, el banco escocés ofrecerá acciones ordinarias por un valor de 15.000 millones de libras (18.872 millones de euros), y pondrá en circulación otros 5.000 millones de libras en acciones preferentes que subscribirá el Tesoro británico.

Más información