Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

Sarkozy: "No será un regalo a los bancos"

Cada país de la eurozona actuará en solitario pero de manera coordinada con la UE.- Las medidas se aplicarán bajo estricto control hasta finales de 2009

"No será un regalo a los bancos", ha declarado el presidente francés, Nicolás Sarkozy, presidente de turno de la Unión Europea, al cierre de la reunión urgente de los jefes de Estado de los países de la eurozona para coordinar un plan de acción contra la crisis financiera. Sarkozy ha sido el anfitrión del encuentro, celebrado este domingo en París, que ha contado también con la presencia del presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, el del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, y el primer ministro británico, Gordon Brown. "Con una estructura financiera de la banca que sea más fuerte eliminaremos la presión que pesa sobre el crédito", ha dicho Sarkozy.

El plan aprobado implica que cada Estado miembro actúe por su cuenta y tome sus propias decisiones en cuanto a las cantidades a inyectar y los plazos para hacerlo, y por este motivo no han trascendido montos de inversión. En cualquier caso, los países tendrán que coordinarse entre sí. La iniciativa británica, que ha servido de modelo para la Eurozona, consiste por un lado en capitalizar los bancos (a lo que se dedicarán 68.000 millones de euros de fondos públicos) y, por el otro, en garantizar los préstamos interbancarios con hasta 136.000 millones de euros para reactivar este mercado, que en la actualidad está seco.

"Los Gobiernos de la eurozona concederán garantías públicas para operaciones de refinanciación bancaria", ha dicho Sarkozy. "Este dispositivo temporal será naturalmente a devolver en condiciones de mercado". Por otro lado, ha añadido, "los Estados que lo deseen podrán reforzar el capital de los bancos mediante la suscripción de acciones preferentes o con títulos similares".

El ministro belga de Finanzas, que no ha estado presente en la reunión pero está coordinado con el jefe de su Ejecutivo, ha explicado que cada uno de los Estados de la eurozona debe anunciar sus medidas concretas antes del miércoles a sus respectivos sistemas financieros.

El documento acordado contiene algunos detalles sobre el fomento a los préstamos interbancarios, como que los Gobiernos proporcionarán una garantía durante un periodo limitado de tiempo y en condiciones comerciales, bajo una estricta supervisión de las autoridades financieras hasta el 21 de diciembre de 2009. Dependiendo de la situación de cada país, esta garantía podría limitarse a sólo un determinado tipo de deuda bancaria.

En cualquier caso, deberán evitarse las distorsiones en el mercado interior y los abusos a expensas de las entidades que no se beneficien de esta garantía. El precio de tales instrumentos debe reflejar, al menos, su valor eral en condiciones de mercado normales. Todos los bancos presentes en la eurozona, independientemente de su nacionalidad, podrán beneficiarse de manera no discriminatoria.

Por lo que se refiere a la liquidez, los líderes europeos celebran en el documento la reciente decisión del Banco Central Europeo y de otros bancos centrales de rebajar medio punto los tipos de interés, aunque también piden que sigan estudiando "todas las vías posibles para reaccionar de manera flexible las actuales condiciones del mercado".

Posibilidad de intervenir los bancos

El documento de conclusiones reitera el compromiso de impedir la quiebra de los bancos importantes para el sistema financiero, inyectando dinero público en ellos incluso si fuera necesario, aunque salvaguardando los intereses de los contribuyentes y garantizando que accionistas y directivos asuman las consecuencias de la intervención.

A pesar de esto, los líderes de los países de la zona euro reclaman a la Comisión que cuanto antes reforme, siguiendo el ejemplo estadounidense, las reglas contables que obligan a tener en cuenta en cada momento la depreciación de los activos financieros antes de finales de mes, para que las nuevas normas puedan aplicarse antes de final de año.

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha explicado antes de la reunión que el Ejecutivo europeo ha estado trabajando para que las medidas aprobadas sean efectivas y se refuercen entre sí. Estas medidas parten de las decisiones de la reciente reunión de los ministros de Economía del G-7, el grupo de países más industrializados del mundo (Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, EE UU, Canadá y Japón), "con un programa más detallado a nivel europeo".

Zapatero anuncia que garantizará los préstamos interbancarios

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha mostrado satisfecho con el acuerdo del eurogroupo y ha anunciado que "España garantizará los prestamos interbancarios". En una rueda de prensa al término de la reunión en París, Zapatero avanzó que "inmediatamente" el Estado garantizará la deuda nueva que contraigan los bancos hasta el 31 de diciembre de 2009, y que lo hará a cambio de una contraprestación.

"Eso les permitirá dotarse de los instrumentos necesarios y dar créditos a las empresas para mantener la actividad económica", comentó, antes de asegurar que esas garantías estatales a los préstamos interbancarios no tendrán ningún impacto sobre el déficit público.

Zapatero recalcó también que el Gobierno español no tendrá que recurrir por ahora al otro instrumento acordado por los países miembros del eurogrupo, la recapitalización de bancos, puesto que "no es necesario en este momento". "Pero si lo necesitáramos, lo haríamos", añadió.

El director del FMI cree que el plan funcionará

El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, cree que las medidas acordadas este domingo por los jefes de Estado de la zona euro funcionará y espera que tenga impacto en los mercados financieros. "Habíamos pedido un plan amplio y el hecho de que la zona euro lo haya logrado es algo muy útil", dijo en una rueda de prensa en Washington tras la reunión semestral del Comité de Desarrollo, un órgano conjunto del FMI y el Banco Mundial.

Strauss-Kahn, ex ministro francés de Economía, recalcó que el FMI mantiene desde hace meses que las intervenciones en bancos caso por caso no funcionarían y que Europa necesitaba un plan de acción más amplio.

Más información