Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Readmitida la mujer en coma que había sido despedida por faltar al trabajo

La empresa ha reconsiderado su postura y ha dejado sin efecto la carta que remitió el 1 de octubre a la familia de Sandra T. comunicando su despido improcedente

La cadena barcelonesa de pescaderías El Punt del Peix ha readmitido a la trabajadora que está en coma en el hospital y a la que despidió hace unos días alegando faltas repetidas e injustificadas de asistencia e impuntualidad.

El caso, que ha tenido un amplio eco mediático, ha llevado a la empresa a reconsiderar su postura y "dejar sin efecto" la carta que remitió el pasado 1 de octubre a la familia de Sandra T. comunicando su despido improcedente, los 938,89 euros de finiquito y los 2.416,20 euros que le otorgaba en concepto de indemnización.

La empresa, una cadena de tiendas de venta de pescado minorista con sede social en Palau-solità i Plegamans (Barcelona), alegaba en la carta de despido de esta trabajadora el artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores, que cita como motivo para echar a un empleado las faltas repetidas e injustificadas de asistencia y puntualidad.

Según ha informado hoy el Colectivo Ronda, que se encarga de la defensa jurídica de la joven, la compañía ha remitido una nueva carta a los familiares de Sandra en la que no reconoce la nulidad del despido de la joven, que está en coma desde el pasado mes de septiembre tras sufrir un accidente de tráfico, aunque sí su readmisión como trabajadora de El Punt del Peix.

"De esta manera, la empresa tendrá que mantener a la trabajadora de alta en la Seguridad Social, cotizar por ella y abonarle el cien por cien del sueldo mientras dure la baja médica, tal y como dice el convenio colectivo", ha señalado el abogado de la familia, José Antonio González.

"Extrema precariedad" de los trabajadores españoles

El letrado considera que con este cambio de postura de la empresa la familia ha conseguido lo que reclamaba, que era la readmisión de la joven en el momento en que más vulnerable e indefensa se encuentra a consecuencia de sus lesiones y su estado de coma. Es por ello que el Colectivo Ronda ha aconsejado a la familia que no reclame a la empresa ninguna indemnización por daños y prejuicios mientras ésta cumpla son sus compromisos laborales y mantenga a Sandra de alta en la Seguridad Social.

En cualquier caso, el bufete de abogados ha denunciado la "extrema precariedad" a la que están sometidos los trabajadores españoles, fruto de sucesivas flexibilizaciones y retrocesos en derechos sociales y laborales. "Consecuencia de esta precariedad -ha indicado- es la gran facilidad con que las empresas pueden despedir a los trabajadores, tanto si tienen un contrato temporal como indefinido, y lo que es más grave, cuando están de baja".