Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

El BCE y la Fed bajan los tipos medio punto para que la liquidez vuelva a los mercados

El instituto emisor europeo deja el precio del dinero en el 3,75% y su homólogo estadounidense en el 1,5% de forma coordinada con los grandes bancos centrales

El Banco Central Europeo ha decidido este miércoles bajar los tipos de interés en la eurozona un 0,50% hasta el 3,75% en una acción sin precedentes que se inscribe dentro de una acción coordinada con los principales bancos centrales para hacer frente a la crisis financiera mundial. Su homólogo estadounidense ha bajado el precio del dinero del 2 al 1,5%.

Según un comunicado hecho público por la Reserva Federal (Fed), la rebaja conjunta de tipos, de la que también participan el Banco Central de Inglaterra, Canadá, Suecia y Suiza, persigue aliviar las restricciones de liquidez de los mercados interbancarios y reducir las presiones que están ahogando los sistemas financieros. Asimismo, el Banco de Japón ha mostrado su apoyo a esta decisión.

El documento señala que la ralentización económica ha acelerado la decisión de los institutos emisores mientras en los mercados bursátiles se estaba viviendo una nueva jornada de pánico, marcada por una fuerte volatilidad y con importantes desplomes en todos los mercados. La rebaja del precio del dinero en la zona euro entrará en vigor a partir de la próxima operación principal de refinanciación del 15 de octubre.

"El ritmo de actividad económica se ha desacelerado notablemente en los últimos meses" mientras "la intensificación de las turbulencias del mercado financiero probablemente causarán restricciones adicionales del gasto, en parte, porque reducirán la capacidad de los hogares y empresas para obtener crédito", añade el texto.

La medida, que no tiene precedentes en la historia, supone un giro en la política monetaria del Banco Central Europeo, que había mantenido los tipos en su nivel más alto de los últimos siete años con un 4,25% tras su último movimiento en julio, que fue precisamente al alza en un0,25%, y a pesar de las serias dificultades por las que atraviesan las economías del Viejo Continente. La opción del organismo, hasta la fecha, era aportar liquidez mediante sucesivas inyecciones de capital en los mercados.

Diferentes modos de actuación

Frente al inmovilismo del BCE, que la institución que preside Jean-Claude Trichet justificaba por la necesidad de atajar las presiones inflacionistas, la Fed ha optado por modificar hasta en siete ocasiones sus tasas desde el inicio de la crisis hipotecaria en agosto del pasado año.

Sin embargo, durante su última comparecencia del pasado jueves, el propio Trichet admitió que se habían planteado una eventual rebaja de los tipos, pero que al final optaron por mantenerlos para continuar su lucha contra la inflación, que en julio pasado alcanzó un máximo en la zona euro al situarse en el 4,1%. Los expertos auguraron entonces que el BCE podría optar por esta medida en un futuro, pero no se pensaba que este plazo fuera de apenas una semana.

En cualquier caso, la entidad recuerda en su comunicado de este miércoles que los riesgos inflacionarios en la eurozona han decrecido, pese a lo cual sigue siendo "imperativo" impedir que se produzcan efectos secundarios derivados del encarecimiento. "Mantener los pronósticos de inflación sigue siendo nuestro objetivo. Apoyaremos la estabilidad de precios a medio plazo y el crecimiento sostenido y el empleo a fin de contribuir a la estabilidad financiera", subraya el texto.

Solbes cree que la bajada de tipos influirá en el Euribor

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, ha asegurado respecto a la decisión coordinada de los bancos centrales para bajar los tipos en Europa y EE UU, que se ha adoptado para generar "confianza" y que el hecho de que fuese coordinada era "fundamental". Al referirse a uno de los temas que más preocupa a los españoles, Solbes no ha dudado en asegurar que esta bajada de tipos tendrá como efecto un "Euribor revisado, algo positivo para familias y empresas".

Más información