Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crisis financiera mundial

Bélgica, Luxemburgo y Francia inyectan 6.400 millones para evitar el desplome de Dexia

La holandesa ING retira su oferta por ABN Amro tras la intervención de Fortis

Llueve sobre mojado. Bélgica, Francia y Luxemburgo han anunciado antes de la apertura de los mercados una inyección de 6.400 millones de euros en el banco-aseguradora Dexia dentro de una ampliación de capital para restaurar la confianza en la entidad franco-belga, que ayer se desplomó un 29% en Bolsa.

Negociadores de los tres países y de los accionistas institucionales de la entidad, que nació tras la fusión de las cajas municipales francesas y comunales belgas, han cerrado esta mañana un acuerdo sobre los detalles del rescate tras una reunión que se prolongó durante toda la noche. Bélgica invertirá 3.000 millones, Francia otros 3.000 y Luxemburgo 376 millones, según los términos del pacto.

En este sentido, la aportación belga se divide a partes iguales entre el Gobierno central, las tres regiones del país -participación necesaria porque Dexia es un banco especializado en la financiación a las entidades locales- y los accionistas institucionales de la entidad (1.000 millones de euros cada parte).

La radio pública francófona (RTBF) ha señalado que uno de los principales obstáculos en esas negociaciones fue el futuro de la filial estadoudense de Dexia, y que no se ha especificado todavía. La entidad tiene una capitalización bursátil de unos 8.000 millones y ocupa a más 35.000 personas en cerca de 40 países.

ING se retira de la puja por ABN Amro

La atención de los inversores antes de la apertura de los mercados también ha estado centrada en ING, que ha anunciado que retira su oferta de compra por los activos holandeses del banco belga ABN Amro, propiedad del nacionalizado Fortis. Hasta este lunes por la noche, la entidad de servicios financieros holandesa se perfilaba como la principal candidata para la adquisición, después de que Fortis quedara bajo control público, según el acuerdo alcanzado este domingo por las autoridades de Bélgica, Holanda y Luxemburgo, que inyectarán en la entidad un total de 11.200 millones de euros a cambio del 49% del capital de las divisiones de banca en cada uno de los tres países.

En un comunicado emitido este lunes, ING ha expresado que debido a las "excepcionales circunstancias del mercado" no es prudente adquirir ABN Amro, informa el diario holandés NRC Handelsblad en su edición digital. De su parte, el propio ABN Amro ha llamado hoy a la calma a sus clientes a través de una publicidad insertada en todos los periódicos del país, en la que afirma que es un banco "aparte" de Fortis.

El banco belga Fortis compró el año pasado los activos holandeses de ABN Amro por 24.000 millones de euros, dentro de un acuerdo por valor de 70.000 millones de euros junto con Royal Bank of Scotland Group Plc y el banco Santander. Según diversos analistas, en la situación actual Fortis podría conseguir por la venta de ABN apenas un tercio de los 24.000 millones que pagó por él. A pesar de la nacionalización llevada a cabo por los Gobiernos del BENELUX, este lunes Fortis se ha desplomado un 23% en bolsa.