Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de EE UU interviene en la venta de Lehman Brothers para evitar su colapso

La entidad financiera perdió un 42% de su valor en la jornada de ayer por la desconfianza de los inversores

La Reserva Federal y el departamento del Tesoro de Estados Unidos se han implicado en la negociación con inversores privados para lograr un acuerdo de venta del banco de inversión Lehman Brothers antes de lunes, según han informado esta madrugada (hora española) los medios norteamericanos. Entre los posibles compradores, se barajan el Bank of America y el británico Barclays Bank. Washington espera así reflotar la entidad, que ya ha perdido el 74% de su valor en bolsa en una semana, sin tener que recurrir al dinero público.

Bank of America ha advertido que sólo estaría dispuesto a invertir si es "animado" por el Gobierno federal, según el Financial Times. No es previsible que bancos europeos, entre los que el diario económico cita expresamente al BNP Paribas, al HSBC, al Deutsche Bank y al Banco Santander, participen en la puja por Lehman Brothers, el cuarto banco de inversión del país. La entidad perdió sólo en la jornada de ayer un 42% de su valor en bolsa, llegando a cotizar sus acciones a 4,2 dólares, y continuando así un descenso en caida libre desde los 60 dólares por acción que se pagaban en febrero.

Uno de los escenarios que se barajan es que varios compradores adquieran diferentes secciones del banco. Aunque fuentes cercanas a la negociación indican que es posible que no haya acuerdo hoy ni tampoco el lunes. Reconocen, a pesa de ello, que las conversaciones son "fluidas".

Desde entonces, la dirección de la entidad ha tratado de superar la crisis crediticia además de salvaguardar la independencia del banco de inversión, buscando cualquier opción que excluyera ceder el control a un accionista externo. Pero el anuncio del pasado miércoles por parte de Lehman Brothers de que recortaría dividendos, vendería el paquete de control de su división de gestión e inversiones y que se desharía de 30.000 millones de dólares (21.440 millones de euros) en activos inmobiliarios, no ha logrado calmar a los accionistas, que reaccionaron el jueves huyendo del valor.

"Aunque muchos inversores pensaron que podía evitarse, los clientes de Lehman Brothers están cada vez más y más histéricos en su trato con ellos", ha explicado William Lefkowitz, estratega de opciones en una firma de brokers neoyorquinos. El director general del banco, Dick Fuld, había tratado de salvaguardar la independencia de una entidad de más de 158 años. "Por mucho que intenten calmar a los inversores, los inversores no tienen las respuestas que necesitasn", ha explicado el director de gestión de una consultoría de inversiones de Wall Street.

El movimiento llega cuatro días después de que el departamento del Tesoro y otros reguladores federales se hicieran cargo de las entidades financieras de hipotecas Freddie Mac y Fannie Mae, en la que ha sido una de las mayores intervenciones del Gobierno de la historia en la banca privada.