Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Un año de las 'subprime'

La crisis dispara un 35% las bajas entre los autónomos

ATA denuncia que la desaceleración se está cebando en el sector más dinámico en afiliaciones de los últimos años

La crisis que atraviesa la economía española también está pasando factura al colectivo de trabajadores autónomos, pues sus bajas al sistema de la Seguridad Social se han disparado entre enero y junio un 35%, situación que ha afectado a todas las comunidades autónomas, según un informe difundido hoy por la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA).

En concreto, durante el primer semestre del año un total de 282.940 autónomos se dieron de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social, cifra superior en un 35,3% a la registrada en igual periodo de 2007, cuando el número de autónomos que cesó en su actividad o cerró su negocio ascendió a 209.145.

Aunque estas bajas pueden responder a varios motivos (cese de la actividad, jubilación, incapacidad o cambio de actividad), el hecho de que éstas hayan aumentado en todas las comunidades autónomas constata, para ATA, que la crisis económica se está dejando sentir también entre los trabajadores autónomos.

En términos relativos, donde más está notando el autoempleo la desaceleración económica es en Aragón, comunidad donde las bajas al RETA se elevaron un 72,9% en el primer semestre, hasta sumar 10.859. Le siguen Castilla-La Mancha, con un aumento del 63,2% y 12.843 bajas, Castilla y León (+58,7% y 15.417 bajas), La Rioja (+54,2% y 2.372 bajas) y Galicia (+45,8% y 16.222 ceses).

Por detrás de estas regiones figuran Cantabria, con un repunte del 40,5% y 3.508 bajas, Navarra (+38,5% y 4.398 bajas), Murcia (+36,9% y 8.892 ceses), Comunidad Valenciana (+35,5% y 36.023 bajas), Andalucía (+35,3% y 45.930 ceses), Extremadura (+34,4% y 5.128 bajas), Madrid (+31,8% y 34.239 ceses) y País Vasco (+30,8%, 14.222 bajas).

Los menores crecimientos en el número de autónomos que cerraron sus negocios se dieron en Baleares, con un incremento del 29,4% y 7.719 bajas al RETA, Asturias (+24% y 5.765 ceses), Cataluña (+23,6% y 47.960 bajas), Canarias (+16,7% y 10.970 ceses) y las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, con un aumento conjunto del 7% y 473 bajas.

En términos absolutos, las comunidades más pobladas, es decir Cataluña, Andalucía, Madrid y Comunidad Valenciana, concentraron en el primer semestre casi seis de cada diez cierres de negocio llevados a cabo por trabajadores autónomos.

Las altas en el Régimen Especial moderan sus descensos

Al mismo tiempo en el que aumentaron las bajas, las altas al RETA se redujeron, compensando en parte los repuntes experimentados por algunas comunidades en el número de negocios cerrados en los primeros seis meses del año.

En concreto, hasta junio, las altas al RETA bajaron un 2,3% menos sobre igual periodo de 2007, con La Rioja (-19,4%) y Murcia (-12,2%) a la cabeza.

A la luz de todos estos datos, el presidente de ATA, Lorenzo Amor, ha denunciado que la crisis económica se está "ensañando" especialente con los autónomos, por lo que ha reclamado a las administraciones públicas que incentiven el trabajo autónomo y frenen la "escalada de bajas" que están registrando las actividades de los trabajadores por cuenta propia.

Por su parte, el secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), Sebastián Reyna, ha pedido que todas las políticas públicas de fomento empresarial se articulen a través de los autónomos y microempresarios, debido a su mayor peso en la estructura empresarial española.

Para UPTA, y a pesar de los efectos que está teniendo la desacelración económica en las rentas familiares, los autónomos y microempesarios están demostrando que soportan mejor la crisis y que son el principal motor económico.

Por ello, ha criticado que el Gobierno apueste más por el apoyo a la mediana y gran empresa que por los autónomos, recordándo que la más pequeña empresa, con una política fiscal, social y financiera adecuada, "podría contrarrestar la tendencia del desempleo en los próximos meses".