Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solbes reconoce la "gravedad" de la crisis, pero pide "optimismo"

El ministro de Economía comparece en el Congreso para dar explicaciones sobre la situación.- Reconoce que las cuentas acabarán con déficit en 2008 y 2009

El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha comparecido en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados para dar explicaciones sobre la crisis económica y las medidas emprendidas por el Ejecutivo para hacerle frente.

El titular del ramo ha insistido en que el presente año finalizará con déficit, como lo hará también 2009. Solbes, que ha destacado que el año que viene será en el que la crisis tocará "fondo" para repuntar en 2010, ha reconocido la "gravedad" de la situación, pero ha pedido "optimismo" ante la fortaleza de los mecanismos de la economía española para hacer frente a la coyuntura. Solbes también ha reconocido que "no hay dinero" para el nuevo sistema de financiación autonómica.

La comparecencia de Solbes fue solicitada en un primer momento por PP e IU, aunque posteriormente se sumaron todos los grupos parlamentarios, incluido el PSOE. Solbes ha intervenido en la Diputación Permanente tras reducir sus previsiones de crecimiento el pasado viernes hasta el 1,6% en 2008 y el 1% en 2009. Además, advirtió recientemente de que la tasa de paro podría llegar al 12,5% el próximo año.

Las medidas no incluyen rescatar a empresas

Tras repasar las medidas desplegadas por el Gobierno para superar las dificultades, Solbes ha garantizado que tendrán su efecto, pero lo más importante es la "serenidad" y la "confianza". "No existen medidas milagrosas", ha indicado el ministro de Economía, quien ha enumerado la devolución de 400 euros a través del IRPF, la financiación a través del ICO de pequeñas y medianas empresas, la decisión de no agotar el techo del gasto, los planes de recolocación de parados y el relanzamiento del diálogo social, como algunos de las iniciativas ya adoptadas por el Ejecutivo.

En cuanto a la intervención del Gobierno para apoyar a las empresas con problemas financieros, como en el caso reciente de Martinsa Fadesa, Solbes ha descartado cualquier tipo de actuación. "No sería razonable que el Gobierno utilizara el dinero de los contribuyentes para ayudar a las empresas cuando llega una etapa poco favorable y además crearía agravios comparativos", ha afirmado Solbes, para quien la no intervención no es una falta de previsión sino una gestión responsable. Los accionistas de cada empresa son los que han percibido los beneficios en los últimos años, son quienes ahora "deberán asumir las eventuales pérdidas derivadas de su actividad".

Subida "transitoria" de la inflación"

Solbes ha pedido a empresarios y sindicatos que, en el marco del diálogo social, acuerden un reparto "equilibrado" de los beneficios empresariales y los costes salariales, para hacer frente a la crisis. "En la medida en la que cada uno asuma su responsabilidad, evitaremos un deterioro adicional de la economía", ha dicho. Las tensiones de los precios continuarán "algún mes más", según Solbes, lo que provocará algún "incremento adicional" de la inflación en los próximos meses.

"Confusión a la confusión"

El portavoz del PP en la comisión, Cristóbal Montoro, ha respondido con contundencia a las explicaciones de Solbes y le ha acusado de "añadir confusión a la confusión". Para Montoro, el Gobierno incurre en una contradicción cuando dice que va a mantener las políticas sociales y es incapaz de corregir la inflación. Sin embargo, el responsable de Economía del PP ha terminado su intervención recordando que las ofertas del PP siguen abiertas.

Mientras, el portavoz de CiU en la Comisión, Josep Sánchez Llibre, ha pedido que el Gobierno "deje de improvisar" y de "dilapidar" el superávit con medidas como la rebaja de 400 euros a todos los contribuyentes.

Por su parte, Pedro Azpiazu, del PNV, ha considerado que el Gobierno no analiza la situación "con total honestidad" y el diputado de ICV, Joan Herrera, ha lamentado que Solbes no haya hecho un análisis más realista de la coyuntura.