Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las aerolíneas españolas reclaman rebajas en las tasas aeroportuarias para evitar despidos

La patronal de las compañías aéreas advierte de que la reducción de vuelos y los recortes de empleo van a continuar si no se adoptan "medidas urgentes"

El presidente de la Asociación Española de Compañías Aéreas (AECA), Felipe Navío, ha asegurado hoy que el caso de Spanair puede trasladarse a otras aerolíneas que podrían llevar a cabo Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) si el Gobierno no disminuye las tasas aeroportuarias, de navegación y de seguridad, para intentar paliar los efectos de la crisis internacional que padece este sector debido a la escalada del precio del combustible

Navío ha explicado que "si no se toman medidas", será "el usuario el que pague este incremento". Asimismo, agregó que el primer síntoma de crisis es la reducción del consumo y adelantó que han notado una menor ocupación en los aviones y la supresión de vuelos adicionales.

Navío resalta que el 50% de los costes de las aerolíneas proceden de segmentos ajenos a su gestión como el combustible y las tasas de navegación o seguridad

"La reducción de vuelos, de flota y los recortes de empleo están afectando tanto a las compañías de bandera como a las de bajo coste o vacacionales", ha aseverado antes de añadir que, no obstante, destinos turísticos como Baleares o Canarias se verán menos afectados por esta situación, aunque "pueden sufrir" una merma en cuanto a frecuencias de vuelo.

En esta línea, Navío ha recordado que en los últimos meses 25 compañías aéreas han cerrado o presentado concurso de acreedores. Asimismo, ha resaltado que esta situación no afecta sólo la aerolíneas españolas, sino que a nivel europeo y mundial también sucede lo mismo como resultado del "tremendo impacto" de la subida del petróleo.

Por ello, ha reiterado que es necesario que el Gobierno, a través de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), tome parte en esta situación de crisis que afecta al sector aéreo español e internacional disminuyendo las tasas, que son "exageradas", además de criticar que las tasas de seguridad del AVE las asuma el Ejecutivo -a través de los Presupuestos Generales del Estado (PGE)-, mientras que en el caso de los aeropuertos las asumen las compañías.

Las compañías están haciendo "todos los esfuerzos"

Esta medida permitiría a las compañías aéreas disponer de más margen para reducir costes, ya que éstas han estado haciendo "todos los esfuerzos" para reducir costes en aquellos segmentos que les competen directamente. Sin embargo, Navío ha resaltado que el 50% de los costes de las aerolíneas proceden de segmentos ajenos a su gestión, como son el precio del combustible, las tasas de navegación, de seguridad y aeroportuarias.

Navío ha recordado que las tasas de navegación de los aeropuertos españoles son las segundas más caras de Europa, algo "ilógico" cuando el AVE es un competidor directo de las aerolíneas, que cuyas tasas de seguridad están financiadas por el Ministerio del Interior.

AECA se ha reunido recientemente con el Ministerio de Fomento para presentarle 22 medidas dirigidas a hacer frente a esta coyuntura tan adversa. Así, la asociación cree que el Estado debe "apretarse el cinturón" mediante la disminución de los costes propios de los aeropuertos para que las compañías dispongan de "más margen de viabilidad". Por último, ha comentado que es necesario reordenar el espacio aéreo español, para que las rutas sean más directas y se consuma menos combustible.

Las declaraciones de Navío tienen lugar apenas dos días después de que Spanair haya anunciado un plan de viabilidad para "afrontar la crisis económica y la escalada del precio del combustible", que contempla la reducción de capacidad, flota y plantilla. Los despidos, según las cifras dadas por la dirección de la aerolínea propiedad del grupo escandinavo SAS a los sindicatos, afectarían a unos 1.100 trabajadores, de ellos, 710 de tierra y otros 340 de vuelo.

Lufthansa da ejemplo y gasta un 30% menos de queroseno a pesar de aumentar su actividad

El grupo aéreo alemán Lufthansa destaca en su último informe sobre sostenibilidad que en la actualidad consume aproximadamente un 30% menos de combustible que en 1991, tras haber reducido la media de consumo hasta 4,32 litros por cada 100 kilómetros por pasajero en 2007.

Durante este periodo, el consumo de combustible ha bajado al menos dos litros por 100 kilómetros por pasajero. Así, mientras la actividad de la aerolínea ha aumentado un 232% en los últimos 17 años, el consumo de carburante se ha incrementado en un 121% durante el mismo periodo.

La reducción del consumo de combustible ha sido posible gracias al plan puesto en marcha por la aerolínea alemana para renovar la flota. En concreto, Lufthansa ha informado de que el A340-300 utiliza 3,5 litros por pasajero cada 100 kilómetros por pasajero, por lo que ha firmado un acuerdo con Airbus para la adquisición de nuevos modelos por un monto aproximado de 14.000 millones de euros.

Más información