El edificio Chrysler pasa a manos de un fondo de Emiratos Árabes

El Abu Dabi Investment lo ha comprado por 511 millones de euros

Uno de los rascacielos más célebres y reconocibles del sky-line de Nueva York, el edificio Chrysler, tiene nuevo dueño. Por 800 millones de dólares (511 millones de euros) lo ha adquirido un fondo de los Emiratos Árabes, el Abu Dhabi Investment Council, han informado fuentes próximas a la negociación.

Esta torre mide 319 metros y está en el lado este de Manhattan. El edificio, en cuya construcción, en 1929, no murió ningún obrero, era hasta hoy copropiedad de los fondos Real Estate y el fondo Tishman Speyer. El edificio, cuya característica más destacada es su aguja de acero, fue diseñado por William van Alen, el contratista William H. Reynolds y posteriormente se vendió a Walter P. Chrysler como sede para su compañía.

El Chrysler fue brevemente el edificio más alto del mundo, ya que apenas un año después de ser erigido perdió su rango en 1931 ante el Empire State. Su estilo es Art Deco y sus ornamentos imitan a los tapacubos que usaban entonces los automóviles Chrysler.

Esta transacción es la segunda operación inmobiliaria de importancia protagonizada en Nueva York en las últimas semanas por un fondo soberano árabe, después de que otro fondo de Dubai comprara junto a Goldman Sachs el edificio de General Motors.