Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero dice que hará "recuperar la economía" y la oposición le acusa de pasividad

El presidente del Gobierno comparece en el Congreso de los Diputados para explicar cómo afrontar los continuos malos datos económicos.- Culpa de la crisis a la mala situación internacional.- Rajoy asegura que España tiene "más crisis que otros y es más vulnerable"

En el día en que nuevos datos certifican el estancamiento de la economía española -más paro y mala previsiones para el turismo - el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha intentado dar explicaciones a cómo salir de la crisis y ha lanzado un mensaje de optimismo: "Sabremos hacer recuperar la economía y el empleo, manteniendo siempre las políticas sociales". Mientras que el presidente del PP, Mariano Rajoy, le ha acusado de "mentir a los españoles" y ha coincidido con el resto de partidos en reprochar a Zapatero su pasividad ante la crisis.

Rodríguez Zapatero, en su comparecencia extraordinaria en el Pleno del Congreso de los Diputados, ha empezado relatando las cifras negativas que desde hace meses golpean la economía del país. En su opinión, todo se debe a la mala situación internacional, especialmente la crisis bancaria internacional y el precio del petróleo. "Los datos de la economía española e internacional son elocuentes", pero "quiero decir a los ciudadanos que nos vamos a recuperar". La coyuntura económica es "ciertamente difícil y complicada", tanto en España como en el resto del mundo, lo que está afectando a "buena parte" de los ciudadanos.

"El súbito encarecimiento del crudo está llevando la inflación a dígitos históricamente altos y esto ocasiona el alza de los tipos de interés. En España, los datos de afiliación a la Seguridad Social han caído", ha dicho Zapatero. El Euríbor está al 5,4%; hace un año "el barril de petróleo costaba 70 dólares" (la mitad de ahora). En sólo seis meses la economía ha pasado de crecer por encima del 4% a situarse en el entorno del 2%. Y aún más, el ajuste -otro eufemismo- del sector de la construcción ha sido "más rápido e intenso" de lo que previsto, con un "alto coste" en términos de empleo, un revés que, según el presidente, "continuará en los próximos meses".

Además, todos estos malos datos han llegado en un plazo "relativamente breve", lo que "acentúa" la sensación de deterioro, en opinión del jefe del Ejecutivo. Zapatero ha reconocido que muchos ciudadanos "viven un empeoramiento de su situación y el escenario para los próximos meses es de crecimiento debilitado, no de recesión". Por ello, el Gobierno "asume su responsabilidad y reacciona con los medios a su alcance" pero "hay factores que no están bajo su control", en alusión, sobre todo, al alza del precio de los carburantes.

Al jefe del Ejecutivo lo han acompañado casi todos los ministros de su Gobierno, mientras que el presidente del PP, Mariano Rajoy, está acompañado de la secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal.

La mejor situación ante la crisis

Zapatero ha destacado las armas que tiene la economía española para superar la crisis: "Nunca se había afrontado un periodo como este en mejor situación". De las medidas que el Gobierno ha aprobado para atacar el frenazo económico, ha vuelto a mencionar la eliminación del "impuesto de patrimonio y la rebaja en el impuesto de la renta de 400 euros" a cada ciudadano.

Además, ha anunciado que antes de que acabe este mes el Consejo de Ministros enviará al Consejo General del Poder Judicial un anteproyecto de reforma de la Ley de Enjuiciamiento Civil y de la Ley de Arrendamientos Urbanos. Con ello, el Gobierno pretende dotar de mayores garantías a los propietarios de viviendas que son reacios a poner sus pisos en el mercado de alquiler por el temor a un impago.

Asimismo, en 2009 y 2010 se ampliarán las líneas de financiación para las pequeñas y medianas empresas y se han acelerado las devoluciones del IVA para las compañías. En su intervención, el presidente ha recordado la aprobación de medidas para ayudar a los sectores afectados por la subida de los carburantes. "Un empobrecimiento de la sociedad", ha reconocido Zapatero que es lo vivido por transportistas y marineros por la subida de los carburantes.

Rajoy: "Usted ha venido a rastras"

El presidente del PP, Mariano Rajoy, ha comenzado su discurso agradeciendo con ironía la presencia del presidente, "que ha venido a rastras" a dar explicaciones. Rajoy ha repetido los malos datos económicos: la balanza exterior, el Euríbor. "Tenemos un crecimiento estancado, la inflación está descontrolada, el déficit exterior sigue imparable". "Los ciudadanos perciben que hay crisis, las ventas de automóviles han caído un 30% en junio. "No es una crisis que afecta sólo a la construcción, como se empeña en decir el Gobierno".

Rajoy ha discrepado respecto a que España esté bien preparada para la marejada económica. "Tenemos más crisis que otros y somos más vulnerables porque en los últimos años no se ha hecho nada", ha agregado Rajoy. A continuación, se ha hecho varias preguntas, entre ellas "¿Quién nos llamó antipatriotas por alertar de la crisis", mientras los parlamentarios populares respondían "¡Zapatero!" y así con cinco o seis cuestiones más.

Acto seguido, Rajoy ha dicho sobre las medidas anunciadas por Zapatero que no servirán de nada. "Cada día dicen una cosa y no se ponen de acuerdo", ha dicho Rajoy sobre los datos de crecimiento previstos por el Ejecutivo. "Déjese de vaguedades y diga algo en concreto, explique los datos reales y después dirá qué medios va a aplicar", ha enfatizado Rajoy, para quien se necesita liberalización económica, ahorro presupuestarios y reformas laborales. "No predique austeridad a la vez crea un ministerio de dudosa utilidad", ha dicho en alusión al Ministerio de Igualdad.

El líder del principal partido de la oposición ha instado a Zapatero a que abandone los eufemismos y que olvide "engaños y disimulos" porque se ha comportado "como un médico que oculta la verdad al paciente". Si el presidente actúa como pide Rajoy, se saldrá de la crisis. Rajoy ha mostrado a la cámara unos folios, "un paquete de medidas razonables que le hace la oposición".

Rajoy se ha mostrado dispuesto a ofrecer la ayuda del PP, pero siempre que el presidente "se arme de coraje, reconozca la gravedad de la crisis y concrete sus dimensiones para que sea posible aplicar los remedios adecuados".

Durán: "Más inversión en investigación"

A continuación ha intervenido el portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antonio Durán i Lleida, quien ha comenzado diciendo que "desde hace un año había malos datos económicos y el Gobierno ha disimulado". En opinión de Durán, España "no es competitiva y el modelo está agotado", por lo que ha pedido al Gobierno que invierta más en investigación y desarrollo. Además, ha lanzado una advertencia a Zapatero en el sentido de que los cambios "profundos" que requiere la economía española exigen "una estabilidad parlamentaria y una mayoría" que el PSOE no tiene.

El portavoz económico del Grupo Vasco, Pedro Azpiazu, ha reclamado al Gobierno acuerdos competenciales sobre inmigración, formación y políticas de I+D, para "dar un nuevo impulso a la economía". Durante su intervención en el pleno extraordinario sobre economía del Congreso de los Diputados, Azpiazu ha advertido a Zapatero de que si opta por la "recentralización de las políticas, si continúa con las intromisiones competenciales, la confrontación estará servida", ha dicho Azpiazu. A juicio del portavoz del PNV, el Gobierno "ha salido huyendo hacia delante" con propuestas electoralistas como la paga de los 400 euros "que afecta de igual manera a Botín y a su jardinero".

El portavoz de Esquerra Republicana, Joan Ridao, ha declarado que al Gobierno "se le va a acabar el concurso semántico" al hablar de la coyuntura económica española con palabras como "ajuste severo o desaceleración" porque "vamos a una clara, clarísima, recesión". En todo caso, Ridao ha reconocido que muchas de las causas de la crisis "no son imputables a la gestión del Gobierno". Sobre las medidas puestas en marcha, Ridao ha declarado que "son recetas de carácter coyuntural y claramente liberales" que sólo han "estimulado un poco el consumo interno".

Los cuatro partidos que integran el Grupo Mixto (BNG, CC, NB y UPyD) han criticado la lenta reacción del Gobierno ante una crisis económica que se niega a reconocer y que le ha llevado a tomar medidas "erróneas".

Sólo el PSOE se ha mostrado de acuerdo con las medidas anunciadas por el Gobierno. El portavoz de los socialistas en la Cámara baja, José Antonio Alonso, ha afirmado que las soluciones aportadas son "serias y están bien pensadas", y que no se harán "decretazos".