Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI advierte que "algunos países están en su punto crítico"

Un informe estima que si los precios de los alimentos siguen subiendo y los del petróleo se mantienen, algunos gobiernos no podrán alimentar a sus pueblos

Muchos gobiernos tendrán que ajustar sus políticas en respuesta a la subida de los precios y la comunidad internacional tendrá que hacer de su parte para atajar esta crisis global, ha dicho hoy el Fondo Monetario Internacional (FMI). "Algunos países están en un punto crítico", ha afirmado el director gerente del FMI, Dominique Strauss Kahn.

El encarecimiento de los alimentos y los combustibles afecta más a los países pobres, dependientes de las importaciones y con problemas en su balanza de pagos, explica el FMI en un informe divulgado hoy. "Si los precios de los alimentos siguen subiendo y los del petróleo se mantienen donde están, algunos gobiernos ya no podrán alimentar a sus pueblos y, al mismo tiempo, mantener la estabilidad de sus economías", ha señalado el funcionario.

El problema que encaran la "comunidad internacional" y los países de ingresos bajos y medios, según Strauss Khan, es "asegurar los suministros adecuados de alimentos al tiempo que se preserven los beneficios de reducción de la pobreza obtenidos en años recientes por el crecimiento más rápido, la inflación baja, y mejores posiciones de presupuesto y balanza de pagos".

Los países pobres cada vez gastan más

El estudio determina que los precios más altos de los alimentos han significado que un grupo de 33 países pobres, importadores netos de alimentos, gastaron 2.300 millones de dólares adicionales desde enero de 2007, o un 0,5% de su Producto Interior Bruto de ese año. En el mismo período, el aumento del precio del petróleo sobre 59 países de ingresos bajos que son importadores netos de crudo fue de 35.800 millones de dólares, esto es el 2,2% de su PIB.

En marzo pasado, los precios de los alimentos para 120 países de ingresos bajos y mercados emergentes fueron un 12% más altos que un año antes, comparado con una inflación del 10% tan solo tres meses antes.

La inflación en los precios de combustibles también se aceleró del 6,7% al 9% en el mismo período, según el informe del FMI.