Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sólo la mitad de los jóvenes están fijos

El nivel educativo no marca una gran diferencia en la temporalidad en el trabajo, según el Consejo de la Juventud de España

La temporalidad sigue siendo el principal problema laboral de los jóvenes españoles, ya que sólo el 47% de los trabajadores entre 16 y 29 años posee un contrato indefinido. Aunque este porcentaje aumenta en los últimos años de juventud, todavía un 44% de asalariados entre los 25 y 29 años ocupa un empleo con contrato temporal, según el tercer boletín de Observatorio Joven de Empleo del Consejo de la Juventud de España, presentado hoy.

El porcentaje de contratos indefinidos es menos frecuente entre los trabajadores de nacionalidad extranjera, cuya diferencia se sitúa en un 38,1% frente al 48,9% en el caso de los españoles y los ciudadanos de la Unión Europea residentes en nuestro país.

El nivel educativo no establece una diferencia notable en la temporalidad, si bien esta es menos frecuente para los titulados en formación profesional de grado medio o superior y los titulados universitarios. Por comunidades autónomas, sólo en Aragón, Cataluña, Madrid y La Rioja el porcentaje de jóvenes con contrato indefinido supera la mitad de los ocupados.

Según ha explicado el presidente del Consejo de la Juventud de la Comunidad de Madrid, Jaime Chapatte, las cifras son "muy parecidas" a las reflejadas en los dos anteriores observatorios de hace 3 y 6 meses, lo que refleja una "estabilidad" con la que "no estamos de acuerdo". "Solicitamos medidas estructurales de fomento de la calidad del empleo", ha reclamado.

Por su parte, Mario Esteban Ruiz, presidente del Consejo de la Juventud de España (CJE), ha destacado que desde este organismo "no se defiende la creación de contratos específicos para jóvenes", sino la creación de empleo "estable y de calidad".

El empleo público agudiza la temporalidad

Las reivindicaciones del CJE se centran en "mejorar la productividad" mediante políticas que incidan en mayor gasto en I+D+I, un plan de formación para los colectivos más desfavorecidos, homogeneizar el sistema nacional de cualificaciones en todo el Estado y homologación de estudios de otros países, adecuar el puesto de trabajo a la titulación, categoría profesional y salario, igualdad para la mujeres y garantizar la Oferta de Empleo Público.

Asimismo, el CJE pide una mayor vigilancia de la responsabilidad del empresario en materia de seguridad laboral y salud, ya que cada semana mueren tres jóvenes en sus puestos de trabajo.

La aportación del empleo público a esta situación de temporalidad es significativa, puesto que la tasa de temporalidad en este sector es del 56,2% para los hombres y del 72,1% para las mujeres. Casi tres de cuatro mujeres jóvenes trabajando para las instituciones públicas lo hacen de manera temporal.